¿Las elecciones presidenciales en EE.UU podrían afectar la relación bilateral con Colombia? Aquí le explicamos

Lunes, 24 Junio 2024 07:33
Escrito por

Expertos analizan cómo las propuestas de Biden y Trump podrían afectar áreas clave como el proceso de paz y el comercio.

|||| |||| |"Imagen: PanAm Post|||
174

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2024, que enfrentan al actual presidente Joe Biden y al exmandatario Donald Trump, generan grandes expectativas y preocupaciones en Colombia sobre el futuro de los lazos bilaterales con su principal socio estratégico.

No deje de leer: https://plazacapital.co/el-monedero/7372-conozca-las-oportunidades-de-trabajo-en-campamentos-de-verano-en-estados-unidos-para-jovenes-colombianos

Visiones contrastantes sobre temas neurálgicos

"Las elecciones en Estados Unidos siempre impactan significativamente a Colombia debido a los estrechos vínculos históricos, políticos y económicos entre ambos países", afirma la doctora Camila Rodríguez, profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Colombia.

Durante su gobierno (2021-2024), Biden ha mantenido un apoyo constante al proceso de paz en Colombia, respaldando activamente la implementación del Acuerdo Final firmado en 2016 con las FARC. Además, ha promovido una estrategia de cooperación en la lucha contra el narcotráfico, pero con un enfoque centrado en el desarrollo alternativo y la atención a las causas estructurales del problema.

Por su parte, durante su anterior mandato (2017-2021), Donald Trump adoptó una postura mucho más rígida frente al narcotráfico, con una mayor presión para la erradicación forzosa de cultivos ilícitos y la extradición de narcotraficantes a Estados Unidos. En cuanto al proceso de paz, si bien mantuvo formalmente el apoyo, Trump se mostró crítico frente a algunos aspectos del Acuerdo de Paz, especialmente en lo referente a la participación política de excombatientes de las FARC y las garantías de justicia transicional. Su enfoque se centró en la lucha antinarcóticos y la seguridad que en la implementación integral del Acuerdo.

Comercio bilateral, prioridad máxima

Los datos económicos respaldan la importancia crucial de las relaciones comerciales entre Colombia y Estados Unidos. Según las últimas cifras del DANE, en 2023 Estados Unidos fue el principal destino de las exportaciones colombianas, con una participación del 28,5%, y el primer origen de las importaciones, con un 26,3% del total.

"Cualquier cambio drástico en la política comercial de Estados Unidos tendría, sin duda, un efecto directo y de gran magnitud en la economía colombiana", advierte el economista Andrés Torres, experto en comercio internacional. "Una administración que promueva el libre comercio y la integración económica beneficiaría claramente a sectores exportadores colombianos clave como el agrícola, el textil y el de servicios. Por el contrario, medidas proteccionistas podrían generar nuevas barreras y afectar gravemente el flujo de bienes y servicios".

Cooperación en seguridad, un punto crucial

Otro de los aspectos clave en el futuro de los vínculos bilaterales es la cooperación en materia de seguridad y lucha contra el narcotráfico y grupos armados ilegales. Según datos oficiales del Ministerio de Defensa de Colombia, en el año 2023 el país recibió cerca de 400 millones de dólares en diferentes modalidades de asistencia de Estados Unidos para estos fines prioritarios.

"Mientras la administración Biden ha promovido un enfoque más integral, una eventual presidencia de Trump podría retomar una línea más dura, centrada en la interdicción militar y la erradicación forzosa de cultivos ilícitos", advierte el General (r) Ernesto Martínez, analista de seguridad nacional. "Mientras la administración Biden ha promovido una visión más integral, con mayor énfasis en el desarrollo rural, la sustitución de cultivos y el fortalecimiento institucional, una eventual nueva presidencia de Trump podría apostar por retomar una línea mucho más dura, centrada casi exclusivamente en la interdicción militar y la erradicación forzosa de los cultivos ilícitos".

Proceso de paz colombiano, en vilo

Más allá del tema comercial y de seguridad, un aspecto que genera particular incertidumbre en Colombia es el futuro del respaldo político y financiero de Estados Unidos al proceso de implementación del Acuerdo de Paz firmado en 2016.

Según el más reciente informe "Cuarto informe sobre el estado efectivo de implementación del Acuerdo de Paz en Colombia" (2024) del reconocido Instituto Kroc de Estudios Internacionales de Paz de la Universidad de Notre Dame, hasta febrero de 2024 se había logrado implementar alrededor del 61% de las disposiciones contempladas en el Acuerdo Final.

"El respaldo político y el apoyo financiero sustancial de Estados Unidos son piezas absolutamente cruciales para poder avanzar en consolidar e implementar los compromisos adquiridos en el Acuerdo de Paz de La Habana", afirma la Dra. Ana Gómez, prestigiosa investigadora del Centro de Estudios sobre Conflicto y Paz de Bogotá. "Un drástico cambio de enfoque o una reducción abrupta del apoyo por parte de la próxima administración estadounidense podría poner seriamente en riesgo los logros alcanzados hasta ahora en el proceso de paz y la estabilidad a futuro en las regiones más golpeadas por el conflicto armado".

Conozca más: https://plazacapital.co/debate/7121-guerras-el-olvido-medios

Retos de política exterior para Colombia

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2024 plantean, en definitiva, un escenario de gran incertidumbre para las relaciones bilaterales con Colombia en áreas decisivas. Mientras la reelección de Joe Biden representaría una continuidad en el apoyo al proceso de paz, la promoción del libre comercio y una visión más integral frente a la lucha antinarcóticos, un triunfo de Donald Trump podría implicar un giro hacia posturas más rígidas, mayor presión para la erradicación forzosa y políticas más proteccionistas.

Los expertos coinciden en que, independientemente del resultado electoral, Colombia deberá desplegar una estrategia proactiva y pragmática para adaptar su política exterior, buscando defender al máximo sus intereses nacionales y al mismo tiempo mantener una relación lo más constructiva posible con su principal aliado y socio estratégico.