Espacio Odeón reabrió sus puertas al arte y reconciliación con la muestra ‘Redistribución’

Martes, 24 Agosto 2021 10:49
Escrito por

Hasta este domingo 28 de agosto las puertas del espacio cultural ubicado en el centro de Bogotá estarán abiertas para que el público disfrute de manera gratuita de la exposición.

Grabando en la memoria. Resistencia, por la madre Jacqueline Castillo y los artistas Johan Moreno y Karen Ballesteros|Entrada a Espacio Odeón con las piezas de ‘Redistribución’|Jugando a la utopía, por Daniela Gómez, Violeta Martínez y Ricardo Contreras|Territorios en cuestión, por Jesús López|Entrada a Espacio Odeón con las piezas de ‘Redistribución’||| Grabando en la memoria. Resistencia, por la madre Jacqueline Castillo y los artistas Johan Moreno y Karen Ballesteros|Entrada a Espacio Odeón con las piezas de ‘Redistribución’|Jugando a la utopía, por Daniela Gómez, Violeta Martínez y Ricardo Contreras|Territorios en cuestión, por Jesús López|Entrada a Espacio Odeón con las piezas de ‘Redistribución’||| Laura Beltrán Gualteros|Laura Beltrán Gualteros|Laura Beltrán Gualteros|Laura Beltrán Gualteros|Laura Beltrán Gualteros|||
432

La exhibición se desarrolla en Espacio Odeón bajo la dirección de Tatiana Rais y la producción conjunta de Mariela Silva y Sebastián Cruz, encaminada para dar frente a la reapertura cultural en la capital del país. 

El primer ciclo del evento agrupa las exhibiciones ‘Territorios en cuestión’, ‘Jugar a la utopía’ y ‘Grabando en la memoria’, producidas por colectivos artísticos de artistas visuales, plásticos y gráficos. En este lugar, sin costo alguno, se está desarrollando la integración de los espacios de arte que se vieron afectados por los estragos de la pandemia.

Alejandra Casanova, mediadora de la exhibición e integrante del equipo de Espacio Odeón le contó a Plaza Capital que la agrupación de estos artistas es el fruto de una amplia convocatoria del Instituto Distrital de las Artes (Idartes), que ha permitido abrir las puertas de cara a la nueva normalidad que afectó al montaje del espacio, permitiendo el reconocimiento de los artistas participantes y reabriendo el acceso a la cultura al público.

Casanova añadió que en el contexto de la pandemia uno de los mayores retos a los que se enfrentaron fue que “no existía público” y, en cambio, “se optó por qué algunas personas vinieran a vivir aquí y así subsistió el Espacio Odeón durante el tiempo de cuarentena estricta”. El principal ingreso que mantiene en pie a este espacio es la realización de inauguraciones de eventos, donde se contempla la venta de licor y comida como “una gran fuente de ingreso que, por términos de aforo, fue imposible realizar”. 

Debido a esto, fue necesario enfocar sus esfuerzos en la tienda oficial de Espacio Odeón al “transformarla en un remate  y destinar todo el dinero para la subsistencia del lugar”. En la actualidad, este proyecto de creación artística está abierto a recibir donaciones por parte de sus asistentes .

Con el objetivo de llevar a cabo la apertura cultural y los retos económicos que ha significado la llegada de la pandemia, Espacio Odeón tendrá sus puertas abiertas hasta el domingo 28 de agosto con las siguientes exposiciones.

Territorios en cuestión

La exhibición audiovisual cuenta con la producción de Iván Tovar, Diana Buitrón, Stephanie Díaz y Jesús López, todos artistas caleños, junto a los audios de las acciones del colectivo La Resistencia del Drama. Los artistas cumplieron con el objetivo de plantear formas distintas para abordar la noción de relaciones de poder, consumo y resistencia que surgen dentro del diario vivir.

“Aquí se presentan una selección de obras que parten de una serie de conceptos discontinuos y diversos que, si bien no coinciden temporal o espacialmente, se manifiestan todos de una u otra manera en la cultura y en el territorio” según sus autores.

El colectivo de artistas en esta pieza se conforma por distintas áreas que complementan su objetivo, recurriendo a soportes impresos, materia orgánica y proyecciones audiovisuales.

Esta exposición cuenta con tres piezas claves que incluyen un juego de serialidad textual en las paredes de Jesús López; la muestra de materia orgánica por Stepahnie Díaz y Diana Buitrón y una producción audiovisual proyectada en el primer piso por Iván Tovar.

Jesús López, detalla que es “una instalación en la que con un juego de serialidad textual es posible ver cómo el lenguaje se adapta a la territorialidad y contribuye al condicionamiento del comportamiento humano”.

Por su parte, Iván Tovar propone un problema relacionado a la manera en que la información y la imagen hacen parte de la estrategia neoliberal para construir la realidad, donde “se reimprimieron las portadas de distintos periódicos del mundo y se agregaron noticias sobre los nexos paramilitares de Coca-Cola en Colombia”.

Stephanie Díaz construye por medio de imagen y texto un proceso de descomposición que crea una metáfora del capitalismo como una “entidad mutable que, si bien puede imaginarse cómo se descompone poco a poco, también sostiene las teorías de cómo este no llega a su fin porque se regenera”.

Finalmente, Diana Buitrón manipula la materia orgánica para “extraer su comportamiento de un territorio y ubicarlo en otro”, con el fin de “descifrar significados en esas transformaciones del encuentro entre lo crudo y lo podrido”.

Jugar a la utopía

Elaborado por Daniela Gómez, Violeta Martínez y Ricardo Contreras, se trata de un laboratorio experimental donde el público puede explorar lo que podría hacerse con el tiempo si no fuera necesario trabajar. Este proyecto surgió a partir de una pregunta sobre el futuro en Colombia, teniendo en cuenta el contexto de la pandemia y el estallido social.

Daniela Gómez le explicó a Plaza Capital que el inicio de este proyecto surgió a partir de “un cuestionamiento colectivo que propusiera un espacio en el que todos quisiéramos vivir. ¿Qué necesita la gente para sentarse y pensar en el futuro de este país? Tiempo: ¿La gente por qué no tiene tiempo en este país? Porque trabajamos de sol a sol”.

En el espacio de ‘Jugar a la utopía’ se encuentra una constante interrogante sobre los ingresos económicos de los colombianos, en relación a la implementación de la renta básica y un cambio que proponga nuevas formas de distribuir el capital. “Mi experiencia en la gestión y diálogo me permite pararme en este punto a pensar cómo puedo usarlo como herramienta para la vida y para derribar brechas sociales”, añadió la artista.

Gómez señala que junto a sus dos compañeros lograron llevar a cabo un proyecto que evidenciara las problemáticas: “Con Ricardo Contreras, que es un artista visual y pintor, junto a Violeta Martínez, que es música, quisimos hablar de esta coyuntura histórica y social que acoge al país de una manera indirecta”.

Grabando en la memoria

La creación gráfica es el resultado de la colaboración entre el colectivo MAFAPO (Madres de los Falsos Positivos de Soacha) y Arbitrio, conformado por licenciados en artes plásticas de la Universidad Pedagógica Nacional. Por medio de un proceso de grabado, esta exposición significó un espacio de memoria y resistencia por parte de las madres, que junto al colectivo Arbitrio, crearon piezas gráficas en homenaje a sus hijos víctimas de asesinatos extrajudiciales.

“Esto surgió a partir de un cuestionamiento generado con los 17 integrantes de Arbitrio frente a la consigna ‘Nos Están Matando’. ¿A quienes están matando?. A partir de aquí surgió una investigación que arrojó resultados sobre líderes ambientales y profesores que han sido asesinados sistemáticamente. Como nosotros somos profesores, decidimos hacer un homenaje a las víctimas como personas y no como cifras”, señaló Nicolás Espitia, integrante del colectivo Arbitrio.

El trabajo en conjunto con las Madres de Soacha surgió por proyectos en común que compartían estudiantes de artes visuales de la Universidad Pedagógica con el profesor e integrante de Arbitrio, Alexander Ruíz, quien tenía como objetivo enseñarle a las Madres técnicas artísticas.

“Cuando nos presentaron, supimos que las Madres estaban cansadas de contar su historia de dolor una y otra vez a personajes que solamente se llevan su memoria, usan su dolor para algún producto informativo y desaparecen”, añadió Espitia. 

Dos meses después, tras numerosas charlas entre los artistas y algunas de las integrantes de MAFAPO, decidieron asignar un profesor a cada madre para transformar sus historias en piezas de arte. “Empezamos por la palabra valor y el rostro de mi hijo. De aquí surgió el trabajo con los profesores que me ayudaron a retratar lo que para mi significa la maternidad en mi proceso”, comentó María Doris Tejada Castañeda, madre de Óscar Alexander Morales Tejada. 

Óscar Alexander, ejecutado extrajudicialmente, fue engañado por un comandante del Ejército Nacional con una supuesta oferta laboral de la Institución, que lo llevó a mudarse a la ciudad de Cúcuta a sus 26 años en diciembre del 2007. Ese Año Nuevo, María Doris solo recuerda escucharlo por última vez el 31 de diciembre en una llamada telefónica.

Las piezas gráficas que tomaron un año de trabajo en equipo con las Madres también dieron resultado a una ceremonia de grado donde fueron certificadas como egresadas de la Universidad Pedagógica Nacional. Esto, como un acto de honra a la lucha por la verdad de estos atroces hechos que ya cumplen 15 años.

“Esta experiencia me aportó tanto que puedo decir que hoy no soy la misma. Me siento con más firmeza y altura por todo lo que se construyó aquí. No solamente se plasmó esa memoria sino que confiar en los profesores construye paz desde el interior”, señaló María Doris Tejada.

La lideresa social añadió frente a la construcción de paz y reconciliación en Colombia que “estos procesos ayudan a sacar mucho dolor. La experiencia me dio fuerzas para seguir luchando por encontrar a mi hijo y resistir ante las circunstancias para garantizar que esto no se repita nunca más”.

Esta exhibición mantiene sus puertas abiertas a todo el público en la carrera 5 #12C-73, barrio La Candelaria, desde el mediodía hasta las 7:00pm de lunes a sábado. Además, cuenta con demás espacios de ocio que hacen parte de la reapertura cultural de la capital del país