Martín Rivera, rosarista y candidato verde: “Lo fácil sería aprenderse 13 frases lindas de memoria, yo prefiero hacer pedagogía”

Lunes, 16 Septiembre 2019 09:36

El segundo candidato más joven del partido Alianza Verde, apoyado por Sergio Fajardo para el Concejo de Bogotá, habla sobre sus ideales y propuestas principalmente enfocadas en el ambiente y en el género y de lo que significa para él ser un rosarista

Martin Rivera apoya firmemente las formas distintas de hacer política y no pierde la esperanza de mejorar la ciudad.||| Martin Rivera apoya firmemente las formas distintas de hacer política y no pierde la esperanza de mejorar la ciudad.||| Cortesía partido Alianza Verde.|||
81

Estudió Gestión y desarrollo urbano en la Universidad del Rosario, Alma Mater que lleva y llevará siempre en su corazón. Es un hombre relajado y abierto al debate siempre que se le presente. No le molesta coger Transmilenio si es necesario y planea seguir haciéndolo siempre y cuando la ocasión no le permita transportarse en su bicicleta. 

 

Sin saco ni corbata, y con una sonrisa que le saca suspiros a más de una, Martín atiende en su casa de campaña a todo el que quiera tomarse un  café, o en su defecto una cerveza, para hablar de la situación política bogotana y sobre las formas en que este rosarista planea tomarse la capital. 

 

Siempre ha estado en Compromiso Ciudadano, un movimiento político alternativo y muy cercano al verde. Tienen una excelente relación pues coinciden en muchos aspectos.  No son partido político y eso los diferencian de la Alianza, pero se puede decir que son pares. 

Asimismo, Martín hace parte del colectivo “Combo 2600”, un colectivo ciudadano para hacer activismo y ruido de manera distinta. En él se habla de distintos temas coyunturales y se abre el debate a temas de interés social y político. Por ahora está en pausa durante las épocas electorales. 

 

¿Hace cuánto está metido en campañas políticas?

Desde el 2009. Entré como voluntario en la primera campaña presidencial de Fajardo Desde ahí me apasiona todo esto. 

 

¿Cómo ha sido su proceso de campaña? ¿Tiene una forma alternativa de alcance?

Creo firmemente en la política, creo que se puede hacer bien y que se puede hacer a partir de principios. Desafortunadamente la política ha llevado a que nos des interesemos por ella debido a gente ladrona, corrupta, que se mete a hacer de las suyas. Mi campaña es de frente, saliendo a la calle, algo que llevo haciendo 10 años, es mi manera de hacerlo. Cogemos periódicos y los repartimos, miramos a los ojos a la gente y les contamos nuestras propuestas como candidatos. Así debe ser el eje de transformación social. 

 

¿Cree que el ser rosarista ha influído en su forma de ver la política?

Claro, de la universidad aprendí muchas cosas, pero entre ellas la más importante para mí siempre ha sido ser muy humano y tener sentido crítico, que son características claves de un rosarista. Esos dos aspectos deben ser bases de todo lo que sea o tenga un efecto sobre la política, y siempre los tendré muy presentes.  

 

¿Encuentra algún defecto en Claudia López o en su candidatura a la alcaldía?

Todos somos seres humanos y todos tenemos defectos. Claudia es un ser humano que tiene sus defectos y tiene sus atributos. Ella sabe muy bien cuales son sus falencias y está trabajando en mejorar día a día. Sin embargo son muchos más sus atributos, su energía y sus ganas de trabajar por Bogotá. Ella fue quien lideró, aún así no lo admita, a un montón de personas para que votaran en contra de la corrupción. Claudia será la primera alcaldesa en la historia de Bogotá, y apenas pase eso, será la política más importante en la historia de Colombia como mujer. 

 

¿Tiene alguna cercanía con los temas de género?

Si, mi esposa Matilde es feminista, hace parte de un colectivo y eso me ha abierto las puertas a muchas perspectivas distintas sobre el género. Fue ella quien me propuso matrimonio, y por ella he entendido la importancia de ser conscientes; no de ser activista, no de ser feminista para decirle al mundo que también creo en estas causas sino de entender los machismos que están en los hombres colombianos por nuestra sociedad y que debemos comprender para no replicarlos. 




¿Cómo planea mejorar las condiciones en las que viven las mujeres en esta ciudad?

Bogotá solo tiene 15.000 policías, 5.000 por turno, según cifras de la Secretaría de Seguridad. Se necesitan más. Además es una policía que evidentemente no está entrenada en protección de Derechos Humanos y en protección hacia la mujer.  Entonces, el Concejo de Bogotá debe insistir junto con la Secretaría de Seguridad y solicitarle al Ministerio del Interior que le asigne más policías al distrito, y aparte de eso, que haya una capacitación previa para más efectividad. No se trata solamente de cantidad sino también de calidad. 

 

¿Esas son propuestas que buscan resultados a largo plazo?

Nuestra generación debe ser capaz de entender que Bogotá, la que nos merecemos vivir, nos demorara un poco, pero es necesaria. Hacer transformaciones reales requiere un tiempo largo.

 

Le diré distintas palabras, usted me responde con lo primero que piense: 

 

Transmilenio por la séptima: Innecesario en este momento. 

Metro: Necesario.   ¿Subterráneo o aéreo?: Ambos.

Duque: Pésimo presidente. 

Educación pública: Lo más importante en la sociedad.

Post-conflicto: El reto más grande que tiene nuestra generación.

Dosis mínima: En lugares autorizados  

 

¿Cómo mejorar la situación por la llegada masiva de ciudadanos venezolanos?

Lo primero es no ser hipócritas, durante muchos años millones de colombianos llegaron a Venezuela. Ahora que somos nosotros que los reciben a ellos no podemos ignorarlos. Segundo, se debe asumir que es una realidad, hay quienes no desean aceptarlo, pero basta solo con subirse al Transmilenio para comprobarlo. Tercero, buscar soluciones duraderas, esta problemática no es pasajera. 

 

¿Qué medida se puede tomar desde el Concejo para mejorar su calidad de vida y la de de nosotros conviviendo con ellos?

No se pueden priorizar las medidas públicas en pro de los venezolanos y descuidar nuestros  propios problemas. Sencillamente debemos articularnos y ver esto como un solo reto que la ciudad debe responder y resolver. Nosotros no somos muy distintos a ellos, tenemos múltiples cosas en común y darles la espalda sería caer en un error muy grande. Se tiene que crear el pensamiento de que si les va bien a ellos nos va bien a nosotros. 

 

Si Claudia  López gana la alcaldía, ¿qué es lo primero que debe hacer?

Revisar muy bien qué programas están funcionando y asegurarse de que los que estén en orden sigan así. Vamos a parar con el clientelismo y con la repartidera de puestos y contratos  porque nos están volviendo inoperantes en el desarrollo urbano. 

 

Tres palabras que lo definan como posible Concejal. 

Articulador, radicalmente constructivo.