‘Los originales’: las joyas con refuerzo de caucho

Lunes, 20 Noviembre 2017 20:24
Escrito por

En Bogotá es difícil encontrar un barrio en el que no exista una cancha de microfútbol, pero es aún más difícil no encontrar en estas canchas al menos un par de tenis Croydon Royal. 

||| ||| |||
3421

Un trozo de lona encargado de recubrir la parte superior del pie. Un encintado del caucho con el que se hacen llantas para carros. La suela, un refuerzo en la punta, ambos del mismo material, y dos líneas al costado. Esos son los detalles del arma más letal en las canchas de asfalto. No obstante la predilección por los Croydon en los escenarios deportivos de cada barrio no apareció como por arte de magia.

Croydon, Croydon, ¡tenis Croydon! … Los O- ri- gi- na- les. Ese jingle era la referencia más clara que tenía al empezar a investigar sobre la historia de esta marca que aparentemente sí tiene la receta más original en cuanto a durabilidad del calzado refiere.

Croydon es una empresa colombiana de zapatos que cumple este mes 80 años. Luego de hacer una alianza con la marca  de llantas para carros Uniroyal, sacó la línea Croydon Royal, un zapato que nació pensando en las necesidades del jugador de microfútbol. ‘El royal’ empezó a destacar en primera instancia por su durabilidad, la cual estaba garantizada por el refuerzo que llevaba en la punta y por las dos líneas al costado de la suela que permitían reconocerlos de primera.

Con el paso del tiempo la marca empezó a ganar popularidad y el zapato pasó de ser usado exclusivamente en las canchas de micro, a ser una prenda más de la moda cotidiana, así lo confirma Andrés González, quien ha sido miembro del equipo publicitario desde hace más de 40 años.

Era tal el reconocimiento de la marca que a finales de la década de los 80 uno de los zapatos de mayor prestigio pertenecía a la misma casa de los originales del microfútbol. Los Croydon Fastrak eran una de las referencias más apetecidas en la época pues el zapato era capaz de contar los pasos y dar la hora, o así lo cuenta Eduardo López, quien añade que “los Fastrak eran para jugar básquet y los que tenían esos tenis eran gente play”.

El crecimiento del nombre Croydon hizo que a finales de los 80 la empresa exportara 2 millones de ejemplares anuales a países como Perú, Ecuador, México, Estados Unidos e incluso cruzó continentes llegando hasta el Japón. Esta demanda hizo necesario implementar  un muy fuerte ritmo de producción, el cual llegó a alcanzar la suma de 25.000 pares diarios.

En su periodo presidencial, entre 1986 y 1990, Virgilio Barco montó la hoja de ruta para la apertura económica, esta abrió los mercados colombianos al mundo y permitió el crecimiento de empresas como Croydon, sin embargo esta misma política tendría efectos contrarios unos años  más tarde.

Cesar Gaviria sería el encargado de aumentar el ritmo de la apertura en su periodo presidencial que tomaría poco menos del primer lustro de los 90 y cuyos resultados condujeron a varias industrias colombianas a la quiebra.

Para ese entonces los principales competidores de Croydon eran la marca ecuatoriana Venus, quienes ya habían instalado una planta de producción en Manizales, y la marca norteamericana Converse quienes ya habían conquistado buena parte del mercado y de a poco lo volcaba totalmente a su favor.

Según el equipo publicitario de Croydon, la marca entre los años 1990 y 1996 tuvo que empezar a hacer frente a la fuerte competencia y empezó a ser objeto de un fenómeno de estigmatización, del que aún hay rastro en la actualidad. Según Nicole Acuña, estudiante de Periodismo, en su barrio uno de sus vecinos usaba tenis Croydon, hecho que lo hizo víctima de una suerte de matoneo inspirado en no tener un zapato ‘de marca’.

La tensión de ese entonces, sumada a una serie de malas decisiones administrativas llevó a que en 1996 el sindicato de empleados empezara una seria de acciones con miras a generar un cambio en la gerencia de la compañía. En este punto la producción se redujo significativamente dando vía libre a Converse para terminar de tomarse el mercado con los Converse All star, también conocidos como Chuck Taylor´s.

Luego de ese período en el que la marca decayó, la gerencia tomó la decisión de hacer cambios en su línea clásica, así que de la línea Royal se desprendió la línea Discovery, la cual intentó acercarse un poco más a la apariencia de los All Star.

El parecido entre los Royal, los Discovery y los All Star salta a la vista, no obstante ambas marcas niegan que se haya tratado de un robo del diseño o algo parecido. Andrés González de Croydon dice que su diseño existe en Colombia antes de que Converse llegara al país y por su parte la oficina de mercadeo de Converse, dice que de ninguna manera pudieron haber robado el diseño pues el zapato tiene un origen norteamericano.

Así mismo en la página web de Converse existe una breve recopilación de su historia y la primera vez que apareció el diseño de los All Star fue en 1917 para los jugadores de basquetbol de la época, dos décadas antes de que existiera la empresa nacional y su producto enfocado en los jugadores de microfútbol.

Por su parte la línea Discovery se ha mantenido dinámica desde su aparición pues cada año se reforma la horma, pero los Royal se mantienen fieles al diseño original y según González “siempre se va a manejar, no hay catálogo en el que no salga”.

Tras la crisis, los cambios en los productos y la fuerte arremetida de Converse, Croydon volvió al mercado pero “la marca parece vieja” aseguró González sobre la respuesta del público, es como si ese valor cultural se hubiera perdido. Así sucedió en términos generales con la marca, salvo con los Croydon Royal pues el público microfutbolero seguía volviendo a su viejo conocido.

Gabriel Bohórquez, jugador del equipo de microfútbol de la Universidad de Ciencias Aplicadas dice que lo que primero le llamó la atención de los Royal es el tiempo que duran, por otra parte argumenta que la suela lisa de los Croydon es muy cómoda para jugar en el asfalto y no solo eso sino que el refuerzo en la punta le ayuda a imprimirle más fuerza a su disparo, y es que el ‘puntazo’ como se le conoce popularmente, es casi un punto a favor de los Royal, pero ¿están los zapatos realmente diseñados para la actividad deportiva?

Carlos Julio Rojas, kinesiólogo, comenta que la suela lisa y plana a largo plazo puede ser contraproducente para las rodillas pues el calzado no permite amortiguar bien los impactos con el suelo, añade que si bien el refuerzo de caucho protege el pie, el excesivo uso de la punta puede ocasionar daños en las uñas o en los dedos que el zapato tarde o temprano no podrá evitar, sin embargo señala: “igual esos tenis sí que duran”.

En la tarea de conocer la historia de este, si cabe el adjetivo, ‘histórico’ zapato, un detalle recurrente ha sido la durabilidad. Al contactar a Juana Cortés, vendedora de Converse, y preguntarle sobre las características de los All Star, automáticamente se refirió a la variedad de colores y estilos, pero al mencionarle los Croydon Royal su primera reacción fue: “¿esos son los que son como chiviados?”, para luego añadir: “… les resaltaría la calidad, el precio y sobretodo lo que duran”.

Hoy por hoy Croydon se enfrenta al desconocimiento de sus productos que no están relacionados con el microfútbol. Ana María Cortés una estudiante de Relaciones Internacionales, quien suele calzar unos All Star de color blanco, dice que prefiere Converse sobre Croydon debido a que ya conoce la calidad de los Converse y que aunque las líneas Royal y Discovery sean más baratas eso no desafía la confianza que tiene en los All Star.

Los Converse All Star tienen un costo que supera los 200.000 pesos mientras que Croydon Royal o Discovery oscilan entre los 70.000 y los 80.000 pesos.

Si bien uno de los targets sigue siendo la comunidad microfutbolera, el equipo publicitario de Croydon está concentrando sus esfuerzos en refrescar la imagen de la marca, no solo para que las personas al escuchar la palabra Croydon dejen de pensar que les hablan de algo que no es para ellos, sino  para dar a conocer las nuevas líneas de la marca y seguir escribiendo la historia de ‘Los O-ri-gi-na-les’.