"La calle y la noche también son nuestras"

Domingo, 30 Agosto 2015 06:46
Escrito por

Con música y poesía se realizó La Noche Sin Miedo, un espacio en el que se visibilizan actos de violencia e inseguridad hacia las mujeres en las universidades públicas de Bogotá

Según la ONU, el 70% de las mujeres experimenta violencia en el transcurso de su vida.||| Según la ONU, el 70% de las mujeres experimenta violencia en el transcurso de su vida.||| |||
2053

Bajo la consigna “la calle y la noche también son nuestras” se realizó el evento “La Noche Sin Miedo” el pasado 28 de agosto en la Universidad Pedagógica. Desde las 5 p.m., en un encuentro cultural se reunieron diferentes colectivos defensores de los derechos de género de varias universidades de Bogotá como resistencia frente a situaciones de inseguridad, microtráfico, abuso sexual y prostitución, que se han venido presentando continuamente en universidades públicas. (Lea también: El acoso sexual no para en Bogotá)

Va terminando la tarde y en la Universidad Pedagógica varias personas se reúnen en torno a un grupo de mujeres preparadas para que comience la noche: La Noche Sin Miedo. Estas mujeres hacen parte de diferentes colectivos de género de universidades como la Distrital, la Javeriana, la Pedagógica, la Sergio Arboleda y el Rosario. El motivo que las reúne es protestar, desde actos culturales, frente a la problemática de abuso sexual, prostitución y microtráfico que ocurre en las universidades públicas de la ciudad, todo esto, bajo el emblema “La calle y la noche también son nuestras. Libres de agresiones y ninguna sin respuesta”.

Fue conocido en septiembre del año pasado el caso de una estudiante de Pedagogía Infantil, de la Universidad Distrital, que fue abusada sexualmente dentro del campus. El rector de la universidad organizó un plantón en desacuerdo frente a este hecho mientras que grupos estudiantiles organizaron otro, protestando en contra de la tardía información que dio el rector a los medios (20 días después del suceso), pero sobre todo denunciando que en dos años ya se han presentado siete violaciones y la universidad no ha tomado medidas para enfrentar el problema directamente. 

Frente a estos sucesos, se dio lugar a la primera Noche sin Miedo en noviembre del año pasado organizada en la Universidad Distrital como protesta frente a la inseguridad que se genera del microtráfico, no sólo para las mujeres sino para todos los integrantes de la universidad.

Son las 7 p.m. y el primer grupo se presenta, una mujer y un hombre cantan rap mientras alrededor de ellos va llegando más gente. Un papel pegado a un muro anuncia que “en promedio cada mes 85 mujeres son asesinadas, 924 son víctimas de abuso sexual y más de 2.600 ha reportado violencia intrafamiliar”, según la Defensoría del Pueblo, junto con otro letrero que informa que “los índices de delitos violentos cometidos en contra de mujeres, superan hasta cuatro veces los que se perpetúan en contra de hombres”, según Medicina Legal. (Lea también: Manoseo en Transmilenio, una realidad para las estudiantes)

Diana Ospicio, estudiante de la Universidad Distrital e integrante del colectivo de género Mama Gaitana de dicha universidad, denuncia que en el campus de la Universidad Pedagógica hay prostitución. Un hombre se para en las puertas de baños y salones y recibe la plata mientras adentro se tienen relaciones sexuales. Sin embargo, Diana considera que “más que el problema sea la prostitución, que es grave, es por qué está pasando y es porque evidentemente muchas de las peladas tampoco tienen económicamente para venir a estudiar pues tienen que mantener niños. El problema es quiénes están manejando la prostitución en la universidad.”

A propósito de la problemática tratada en el evento, la Secretaría Distrital de la Mujer en alianza con ALS- SafetiPin, decidió implementar desde este mes en Bogotá, SafetiPin, una aplicación que nació en la India con el objetivo de que a través de la imagen de un gancho de nodriza (Safety pin en inglés), las mujeres registren en un mapa qué tan seguros son los lugares por donde transitan a diario. 

Diana insiste en un aspecto más y es el de la necesidad de políticas de género en la educación superior para generar espacios de participación femenina, desde lo académico, pues según ella “las universidades conocen los casos de violación pero no han desarrollado mecanismos para evitarlo”. Y es que ésta es una problemática que no sólo pasa en Colombia, según un artículo de BBC Mundo, en universidades como Harvard y Princeton han reportado casos de violación a mujeres en el campus, lo que generó que el año pasado el presidente Barack Obama presentara el informe Not Alone en el que se notifica acerca de casos de violación y se dan herramientas para prevenir el abuso sexual en las universidades. 

Cada vez son más los colectivos y organizaciones que visibilizan este tipo de situaciones relacionadas con los derechos de las mujeres, es el caso por ejemplo de Daniela Fernández, integrante de un nuevo colectivo de la Universidad Sergio Arboleda llamado Atenea Sergista, quienes han realizado actividades de formación y cine foros además de participar en eventos como estos al estar vinculadas en una red de colectivos de género universitarios. Mientras desde la universidades y el Gobierno se toman medidas al respecto, estos colectivos seguirán realizando actividades para tener no muchas, sino todas las Noches sin Miedo.