El teatro como una forma de vida

Domingo, 15 Abril 2012 15:49

Uno de los problemas que enfrentan los actores, como señala Yara Barragán, estudiante de Licenciatura en Artes Escénicas, es que deben saber que unas veces les van a pagar pero otras no van a recibir ningún sueldo. “Por eso la clave es tener pasión".

“Desde pequeños nos dicen lo que no debemos hacer, pero hace falta un espacio donde podamos expresarnos y ser libres. El teatro te permite todo eso” señala Paola Olarte, estudiante de actuación.||| “Desde pequeños nos dicen lo que no debemos hacer, pero hace falta un espacio donde podamos expresarnos y ser libres. El teatro te permite todo eso” señala Paola Olarte, estudiante de actuación.||| Foto: Ximena Arias García. /Plaza Capital.com|||
822

Desde pequeñas, tanto Yara Barragán como Paola Olarte sabían que su pasión era el teatro, por eso no se veían estudiando otra carrera. Ambas sienten que es su proyecto de vida. Yara estudia en la Universidad Pedagógica Nacional y está en tercer semestre. Y afirma que siendo actriz puede transformar la realidad por un momento, cuando la gente llora o ríe a carcajadas.

Paola estudia en el Teatro Libre de Bogotá y está en noveno semestre. Ella considera que aunque las personas no deseen dedicarse a la actuación, sí deberían practicar teatro ya que “sirve para eliminar muchos miedos, conocerse a sí mismo, saber cómo enfrentarse a un público y elevar el autoestima”.

Cuando Yara les dijo a sus papás que quería estudiar teatro, les pareció fascinante pero éstos le exigieron que fuera la mejor. No fue un choque para ellos porque sabían que desde pequeña le gustaba y ahora están muy felices porque le ha ido muy bien.

En once grado, Paola empezó a dudar y pensó en estudiar Bellas Artes. En el momento en que tomó la decisión de dedicarse al teatro, su mamá le dijo “¿Por qué no sigues la carrera de Bellas Artes?” ya que se asustó puesto que según Paola, “el ambiente es muy pesado. Uno se encuentra con gente inmadura que cree que fumarse un porro le va a servir para interpretar un personaje.” Sin embargo, siempre la apoyaron.

Ambas opinan que en Colombia falta una mayor inversión en el teatro. Yara afirma que es importante que los actores asistan a las obras para poder tener referentes para su carrera. Además, cree que uno de los problemas del Festival Iberoamericano de Teatro es que los precios de las boletas son muy altos. Y propone que se establezcan convenios con las empresas para que los costos sean más bajos y los estudiantes puedan asistir a las funciones.

“El problema de este país es que se siente muy orgulloso de invertir una gran parte de su presupuesto en la guerra, pero no lo hace con actividades tan constructivas como el teatro, la danza o la educación”, afirma Paola.

Una de las experiencias más incómodas que tuvo que vivir Paola durante su carrera sucedió durante un Festival Universitario Internacional en Neiva. La forma de pago era el hospedaje. Sin embargo, cuando llegaron al supuesto hotel era una bodega con colchones donados por los recicladores. “No había sábanas y yo encontré gusanos en la almohada. Había un baño para treinta personas sin agua y sin puerta.”

Las mujeres no toleraron esta situación y pidieron un cambio. Una parte del grupo fue llevada al hotel cinco estrellas donde se estaban hospedando los extranjeros. “Creo que hace falta un sentido de propiedad con los grupos de teatro colombiano que hacen lo mismo que aquellos que vienen de otros países”, señaló Paola.

Ella les recomienda a los jóvenes que deseen seguir la carrera de actuación que vayan mucho a teatro y hablen con actores. También, les sugiere que conozcan el enfoque que ofrecen las escuelas que dictan esa carrera en el país.

Por su parte, Yara les recomienda que lean y estén enterados sobre el contexto actual. También, deben tener mucha paciencia porque para el montaje de una obra deben repetirla una y otra vez. “Los jóvenes no pueden creer que es pura farándula. Hay que investigar, escribir mucho y trasnochar” afirma Barragán.