4 denuncias de acoso sexual en la Universidad del Rosario

Domingo, 12 Noviembre 2017 21:15

Plaza Capital hizo una investigación sobre esta situación en la universidad. Conozca cuáles son las líneas que existen para denunciar este tipo de casos.

||| ||| |||
5297

Para muchas personas, el acoso sexual resulta ser imperceptible, en especial cuando se presenta dentro de un contexto educativo y de formación personal como lo es una universidad. Sin embargo, es una realidad con la que tienen que convivir diariamente muchas estudiantes del Rosario.

En este trabajo periodístico, un grupo de universitarias, quienes aseguraron que fueron víctimas directas de acoso sexual por parte de compañeros de estudio o profesores, decidieron romper su silencio y revelar sus casos. Vale tener en cuenta que el miedo, la vergüenza y las represiones, fueron algunos los motivos que las llevaron a callar y solamente contarle a su más cercano grupo de amigas y/o familiares lo que había pasado. 

Para proteger su identidad y salvaguardar su integridad personal, Plaza Capital se abstiene de publicar el nombre o cualquier dato que permita la identificación de las denunciantes. Pese a que muchas otras víctimas de acoso nos presentaron sus casos prefirieron que los mismos no fueran publicados.

Igualmente, Plaza Capital reproduce apartes textuales de los testimonios de las estudiantes que decidieron hablar. El enfoque de la presente nota es dar a conocer la problemática que existe, los temores que rodean los casos y dar a conocer las líneas de ayuda que ofrece la Universidad.  

(Ver Nota de Plaza Capital: El acoso sexual no para en Bogotá)

¿Qué es el acoso sexual?

La Ley 1257 de diciembre de 2008 y el artículo 210 A del Código Penal Colombiano definen al acoso sexual como la acción de un individuo "que en beneficio suyo o de un tercero y valiéndose de su superioridad manifiesta o relaciones de autoridad o de poder, edad, sexo, posición laboral, social, familiar o económica, acose, persiga, hostigue o asedie física o verbalmente, con fines sexuales no consentidos, a otra persona (…)". Es por esto que es pertinente entender que el acoso sexual no es solo una práctica física o lo que se conoce como un acceso carnal abusivo, sino también se ejecuta de manera verbal y psicológica.

“Es un secreto a voces”. De esta manera se refirieron muchos de los estudiantes al ser consultados sobre los casos de acoso sexual que se presentan en la Universidad Rosario. La situación ha sido asimilada, aceptada y tolerada por muchos años pese a la gravedad del asunto puesto que una gran mayoría consideran que el denunciar este tipo de casos es un riesgo inútil que les podría afectar aún más e incluso revictimizar.

En los medios de comunicación y en los portales institucionales esta problemática ha sido tratada muy pocas veces. Son contados los casos en los que se hace una referencia directa y no global de los escenarios en los que se presentan estos tipos de acoso. En enero de 2017, el portal digital VICE Colombia publicó un artículo titulado “Abuso sexual en las universidades de Colombia: un enemigo silencioso”.

En dicha publicación se citaban varios casos de acoso y abuso sexual en diferentes universidades públicas y privadas de Bogotá y otras regiones del país. En una de sus consideraciones se hacía mención a que muchos de estos casos siguen en el anonimato, por lo que se hacía un llamado de atención para que las mujeres "superen el miedo, la vergüenza y la culpa” y se concienticen de que es un problema y que hay que denunciar.

El artículo fue motivo de debate en varios medios de comunicación, principalmente en emisoras de radio, y en las redes sociales. Líderes de opinión lo citaron e invitaron a que se siguiera con este tipo de denuncias para que no quedarán en la impunidad.

(Ver artículo VICE Colombia: “Abuso sexual en las universidades de Colombia: un enemigo silencioso”)

Los cuatro casos

Una estudiante de cuarto semestre de Periodismo y Opinión Pública aseguró que tras salir durante unos meses con un compañero empezó a recibir una serie de mensajes en su WhatsApp que evidentemente representaban un acoso. Pese a que le dejó las cosas en claro, él le siguió escribiéndole y buscándola para tener encuentros sexuales. Situación a todas luces incomoda.

“Yo salí con un chico de la universidad casi que un semestre completo. Mientras salíamos él comenzó a mandarme fotos de su pene. En el momento no lo vi tan mal pues estábamos saliendo; sin embargo, al terminar el semestre dejamos de hacerlo y él consiguió novia (…) El problema es que él, a pesar de tener novia, me sigue mandando fotos, me sigue buscando y me pregunta ‘¿Cuándo vamos a tirar?’ (…) Me escribe que tengo buenas tetas o buen culo. Yo trato de evitarlo, pues para mí resulta incómodo. Siendo sincera no he denunciado pues hasta hace poco entendí que era un problema”.

Pese a lo que se cree este no es un caso aislado o de una simple “entusada” como se podría llegar afirmar en un contexto histórico y cultural, en el que se ha llegado a creer que este tipo de situaciones son normales y hacen parte de la vida de cada adolescente. Este caso, señalan los expertos, representa una forma de acoso que debe ser denunciada.

Otra estudiante de la facultad de Jurisprudencia sufrió una situación similar por parte de otro compañero de clases. Pese a que su relación no pasó más allá de un compañerismo, en repetidas oportunidades el joven le manifestó abiertamente que le gustaba y que quería tener algo con ella. Pretensiones que no fueron compartidas puesto que no le generaba ningún tipo de interés.

El caso pasó a mayores cuando la joven se encontraba en Santa Marta disfrutando unos días de vacaciones. Su compañero al conocer por las redes sociales que se encontraba en el sector de El Rodadero fue a buscarla directamente para invitarla a su casa en la capital del departamento del Magdalena, invitación que ella rechazó. De regreso a Bogotá, los mensajes e invitaciones continuaron a tal punto de generarle intranquilidad y temor por lo que podría llegar a hacerle. 

“Yo tenía un compañero de la universidad al cual yo le gustaba mucho y desde que me conoció me escribía con frecuencia. Él no me llamaba la atención y rara vez le contestaba los mensajes. En vacaciones, yo estaba en el rodadero y subí una historia a mi Instagram. Él la vio y decidió llegar al lugar donde me encontraba. No me quitaba los ojos de encima y me escribía que si quería ir a su casa (…) a lo que me negué. Cuando llegamos a Bogotá no paraba de escribirme y al hablar con él se molestó mucho pues no entendía que no me gustaba. Tuve miedo de que hiciera algo, pero no ha pasado nada hasta ahora”.

No hace falta un mensaje para que la mujer se sienta vulnerada. Otra estudiante de Periodismo manifestó que en una oportunidad un profesor la observó de manera morbosa durante toda una clase. No falta entrar en detalles para describir lo incómoda que pudo llegar a ser el momento. Para la alumna desde ese momento la relación profesor-estudiante presentó un notable cambio.

“Un día teníamos que entregar un trabajo para clase y yo estaba sentada al frente y llevaba puesta una camiseta algo escotada. El profesor me llamó para que le entregara el trabajo; sin embargo, cuando me paré de la silla noté que no dejaba de mirarme los senos, me sentí muy incómoda. Además, desde ese día me trata diferente a las demás estudiantes”.

Una estudiante de la carrera de Antropología aseguró que cuando cursaba el Ciclo Básico de la Escuela de Ciencias Humanas se sintió afectada por los comentarios ofensivos de uno de sus profesores. Por referencias de otros compañeros sabe que no es la primera vez que se presenta un caso parecido con dicho maestro, quien al parecer tiene varios antecedentes por acosar a las estudiantes pero hasta el momento no se han tomado acciones en su contra.

“En una ocasión durante la clase yo tenía puesto un vestido pegado. Al entrar al salón el profesor me dijo que yo estaba en Bogotá para ir a las discotecas debido a la forma en la que estaba vestida. A él le han hecho muchas denuncias; sin embargo, aún no pasa nada”.

Las líneas de apoyo

‘URosario Te Escucha’ es la línea con la que cuenta la Universidad para recibir este tipo de denuncias, entre muchas otras. Sin embargo, pese a la publicidad que se le ha hecho muy pocos estudiantes conocen la existencia de la misma o la forma en cómo deben acercarse para exponer sus casos.

La Directora del Departamento de Estudiantes, Naysla Andrea Pacheco y la directora jurídica de la Universidad, Catalina Lasso Ruales, quienes son las encargadas de manejar la plataforma, le contaron a Plaza Capital el mecanismo que existe. ‘URosario Te Escucha’ cuenta con tres rutas de ayuda: Jurídica, Psicológica y Académica, a las cuales puede acceder el estudiante cuando lo requiera o considere necesario.

Asistencia Jurídica: En esta línea se interpone una queja para que se realice un proceso disciplinario interno. Profesores, estudiantes o funcionarios pueden presentar sus respectivas denuncias y en el desarrollo del análisis del caso se revisará si existen méritos o no para ejecutar una acción correctiva.

Cuando se considera que existen mérito la acción será adelantada por el decano cuando el denunciado es un docente; la secretaria académica cuando se trata de una estudiante; o recursos humanos cuando se hace referencia a un funcionario. Para interponer la medida jurídica, el agredido deberá enviar un texto al correo de ‘Urosario Te Escucha’ (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).

En el mismo se deberá presentar toda la información del caso, nombre del o de los implicados y las pruebas. “En cuyo caso el agresor no sea de la universidad o que lo sea, y se requiera alguna acción judicial, se le informa al afectado las rutas que tiene el Distrito y la Fiscalía General para el tratamiento del caso. Además, desde el consultorio jurídico de la Universidad se emite un concepto en el que se hace una revisión del caso, mostrándole al afectado cuáles deberían ser las acciones a tomar”, precisó Catalina Lasso.

Asistencia Psicológica: Se direcciona al equipo de psicología de la Decanatura del Medio para que el afectado pueda aprender cómo sobreponerse a la situación y salir adelante, si así lo requiere el caso en cuestión.

Asistencia Académica: La situación de acoso muchas veces puede llegar a ser tensionante, llegando a afectar el desempeño académico del estudiante. Por esta razón existe la ruta para que el afectado no descuide sus responsabilidades estudiantiles y con el apoyo del profesorado se emprenda una ayuda especializada.

Cabe resaltar que el afectado puede acceder a más de una ruta si así lo requiere; es decir, en cuyo caso una estudiante decida presentar un caso de acoso sexual dentro de la universidad, ella podrá escoger la o las rutas que mejor le parezcan.

Los miedos

Teniendo en cuenta que las denuncias aquí presentadas en el artículo periodístico no utilizaron el canal de comunicación que ofrece la universidad se les preguntó a Catalina Lasso y Naysla Andrea Pacheco a qué se debe el silencio de muchos estudiantes con respecto al acoso y qué medidas debería tomar la universidad para solucionar la problemática.  

Lasso y Pacheco coincidieron en señalar que los estudiantes deciden no hablar por dos razones: la primera, es que muchos creen que no existe confidencialidad con los casos. Sin embargo, esto no podría estar más lejos de la verdad, pues ‘Urosario Te Escucha’ “no difunde la información que presenten los implicados y es por ello, que se pueden acceder a los distintos canales, para brindarle al estudiante la confianza necesaria para hacer una denuncia”.

La segunda razón –según Catalina Lasso Rules- tiene que ver con el miedo y el estado de vulnerabilidad que puede llegar a sentir el estudiante, pues muchas veces, no pueden ver el problema con claridad.

Respecto a las medidas que se toman, Naysla Pacheco explica que “lo que estamos haciendo es que el programa sea cada vez más conocido dentro de la universidad. Este año, por ejemplo, estamos rotando una cabina roja en las diferentes sedes, para que, estudiantes, profesores y funcionarios, se acerquen a ella y nos cuenten sobre sus problemas u opiniones. También hemos repartido volantes y tenemos planeado realizar un evento para el final del segundo semestre del 2017 para que todos los rosaristas, se enteren de que ‘Urosario Te Escucha’ existe y está ahí para brindarles el apoyo que necesiten, pues no solo tratamos temas de acoso, sino también asesoramos a toda la comunidad en cualquier problema que se les presente”.

A continuación, encontrará el link y el correo electrónico de la línea ‘Urosario te Escucha’, para presentar su caso. También se aceptan sugerencia con el fin de mejorar el programa y ampliar sus líneas de atención a la comunidad rosarista.

En Plaza Capital estamos atentos a ser un canal de denuncia para que se puedan aplicar los correctivos necesarios y no se vuelvan a repetir más casos de acoso. Lo importante, en cualquiera de los casos, es perder el miedo y denunciar.

Link: http://www.urosario.edu.co/urosario-te-escucha/

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Plaza Capital: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

*Nota del Editor: Esta publicación ha sido revisada para atender a los principios periodísticos y será actualizada en los próximos días. Plaza Capital es un medio universitario que tiene como una de sus funciones la formación práctica periodística de los estudiantes del Programa de Periodismo y Opinión Pública. Por tanto, las notas pasan por un proceso de revisión y se hacen las alteraciones pertinentes. Aclaramos que en este medio no hay censura.

**Este artículo periodístico es el primero de una serie de denuncias que se publicarán en este medio frente a este tipo de problemáticas. Desde Plaza Capital hacemos una invitación a las víctimas de estas conductas impropias e ilegales a denunciar.