Día del veganismo: la lucha del movimiento animalista y la sombra del privilegio

Martes, 01 Noviembre 2022 10:38
Escrito por

Este primero de noviembre se conmemora el día mundial del veganismo. Los defensores de la causa se convocan para expandir su mensaje y rechazar la explotación animal. 

Manifestación animalista en el Parque Nacional de Bogotá.||| Manifestación animalista en el Parque Nacional de Bogotá.||| Mariana Bermúdez|||
149

El movimiento animalista sigue sumando personas a su causa, que busca conscientizar acerca del consumo y uso de animales como una práctica que genera daños no solo al animal, sino también a las personas y al medio ambiente. Este primero de noviembre, cuando se conmemora el día de veganismo, los movimientos animan a la ciudadanía a cambiar sus hábitos y mentalidad por medio de acciones pedagógicas y manifestaciones. 

Sin embargo, muchas veces la posibilidad de participar para nuevas personas se asocia con privilegios socioeconómicos y académicos que marcan una brecha entre el querer y el poder.   

A nivel internacional se está generando un activismo por redes sociales. Cuentas como Vegin tiene programadas transmisiones en vivo vía Instagram con fines pedagógicos para toda la audiencia de habla española que quieran aprender más del tema.  

En Bogotá se convocaron manifestaciones pacíficas en calles, parques e incluso plazoletas de comida. Organizaciones como Bogotá Vegana, junto con Veganismo Activismo, organizaron una acción informativa.

El fin de las manifestaciones, tal como lo explica el grupo de activistas Acción Directa Bogotá, es “informar y no juzgar” a todos aquellos que escuchan su mensaje: “Tenemos la obligación moral de ampliar nuestro círculo de compasión y consideración con los demás animales”, afirman.   

Esto ha abierto un espacio para tratar las implicaciones de esta lucha y sus principales barreras, además de conocer distintas experiencias de quienes promueven la conciencia frente al consumo de productos de origen animal. 

¿Qué defiende la lucha antiespecista y el veganismo?  

“El veganismo no es una filosofía, es un principio ético que va en contra de la injusticia, el especismo”. Así lo define la organización Bogotá Vegana. El movimiento en defensa de los derechos de los animales está directamente ligado con el no consumo de ningún producto que contribuya a la explotación animal.  

También, esta causa tiene entre sus objetivos principales conscientizar sobre las relaciones entre los humanos y los animales, según comentó uno de los miembros de los colectivos. Se busca que no existan jerarquías entre los animales: “No solo le podemos dar derechos a un perro o a un gato, tiene que ser a todos los animales en igualdad de condiciones”.  

Dentro del discurso de respeto por la vida y la no explotación también se menciona el no uso de ropa o productos denominados como parte de fast fashion. “Puede que no tenga origen animal, pero está el trasfondo de que haya una explotación y el vegano lo que quiere es que ningún ser sintiente tenga una explotación”, afirmó Valentina, miembro de la lucha animalista. 

Los privilegios y el veganismo  

El movimiento animalista tiene como sombra que su lucha está ligada a una serie de privilegios que permiten que quien quiera entrar en este estilo de vida pueda mantenerse.  Sebastián, joven activista, afirma que el veganismo padece estigmas de clase: “Creen que es una cultura elitista, pero no es una moda, es una conciencia”. 

Frente a esta noción de privilegio monetario, Camila Plazas, ex vegana, afirma que “lo que se sostiene mucho desde la gente que es vegana o vegetariana es que, si vas a comprar vegetales son más baratos. La cuestión es que como uno no tiene el tiempo de ponerse a buscar y a hacer las recetas más elaboradas, se empiezan a buscar nuevos alimentos que la industria ha producido veganos: el tamal vegano, la empanada vegana, y estos sí resultan más caros que comprar otro alimento normal, pues no es lo que está estandarizado y es más caro para quien lo produce y para quien lo compra”. 

El nutricionista Ian Horne asegura que, según estudios epidemiológicos, “una dieta vegana es una de las más sanas que hay si es equilibrada y si se tiene acceso a la variedad de alimentos que se necesitan. En el contexto de Colombia alimentos como nueces, frutas, hortalizas y alimentos veganos preparados son muy caros y esta dieta no sería una opción para personas de bajos recursos”.  

Lina Galindo, vegana y estudiante de Medicina, al referirse a los privilegios relacionados con el veganismo, opina que se da “tal vez en el acceso a la información y en el acompañamiento profesional”. De hecho, este acceso y acompañamiento de profesionales de la salud resulta prioritario a la hora de adaptarse a un estilo de vida cuya alimentación se basa en alimentos de origen vegetal. 

Plazas, quien dejó el veganismo por afecciones de salud mentales y físicas, asegura: “La transición a vegana fue muy rápido, fue lo primero que hice, primero fui vegana por seis meses y después vegetariana, para intentar suplir esa proteína que por desconocimiento no sabía cómo suplir”.  

Horne, quien se ha formado académicamente acerca de veganismo indica que “el peligro con la dieta vegana es cuando se adopta por una persona que no se ha educado sobre el tema, que no tiene acceso a la gama de alimentos necesarios, o que no sabe o no está dispuesto a preparar los platos. Muchas veces esta persona termina comiendo una dieta monótona alta en carbohidratos/féculas que no satisface sus necesidades nutricionales”.  

(También lea: Los arrecifes de coral cuentan con varios proyectos para su preservación en Colombia)  

Expansión del veganismo 

Dentro de los principales logros que se atribuyen los animalistas está el crecimiento en la demanda por productos veganos, lo cual ha llevado a distintas marcas multinacionales de alimentos a adaptarse a esta nueva tendencia. Entre estos están, los productos Pietrán, Burger King, McDonalds en Europa y Frisby, o empresas como Nestlé y Unilever.  

En una entrevista para Vegconomist en el año 2020, la fundadora de Liveti, una empresa de marketing para negocios sin explotación animal aseguró que “el veganismo en Colombia ha crecido de forma significativa en los últimos 10 años”.  

Así mismo, los negocios locales enfocados en productos veganos también se popularizan entre quienes no son veganos. Lily Blanco, trabajadora del restaurante Loto Azul, comenta que en un día de trabajo es más probable que se acerquen al restaurante quienes tienen un gusto particular por los platos vegetarianos y veganos que quienes son vegetarianos por convicción, a pesar de que el propósito del restaurante es “ofrecer una alternativa a aquellas personas que están optando por tener una dieta vegana”. 

Kantar división Worldpanel, una plataforma de análisis de consumo, reportó que durante 2020 y 2021 la venta de leches vegetales tuvo un incremento del 1.4%. El acercamiento a nuevas dinámicas de consumo de alimentos también genera una ruptura en los imaginarios en torno a la alimentación con productos vegetales. Incluso este tipo de alimentación se está posicionando como una opción saludable para los compradores.