Patricia Ramos: "La credibilidad es como la confianza, una vez la pierdes, recuperarla es casi imposible"

Miércoles, 23 Febrero 2022 18:21
Escrito por

La periodista colombomexicana habló en exclusiva con Plaza Capital acerca de su trayectoria profesional y de los desafíos para los jóvenes en el periodismo contemporáneo.

Patricia Ramos presentando uno de sus programas||| Patricia Ramos presentando uno de sus programas||| Copyright Patricia Ramos|||
741

Patricia Ramos ha sido casi todo en el periodismo. En sus inicios fue corresponsal en Caracol Radio, luego cubrió eventos para medios como la NBC y la RAI de Italia y durante más de 10 años llegó a ser presentadora en diferentes programas de la cadena estadounidense CNN, como Café CNN o Realidades en Contexto. Además, ha sido galardonada con tres premios Emmy y en 2016 fue la personalidad iberoamericana del año de la Organización de Periodistas Iberoamericanos.

Esta colombomexicana ha estado inmersa en la profesión desde que era niña y ha vivido en carne propia las transformaciones, tanto de fondo como de forma, que ha sufrido el periodismo en los últimos 30 años. Dice que lo primero para ser periodista es ser valiente y que no hay que evitar las preguntas difíciles.

Durante los últimos 15 años, Ramos ha estado en medio de dos mundos: el estadounidense y el latinoamericano. Ha tenido tanto que explicarles a los norteamericanos la complejidad de los países latinos, como exponerles a los hispanohablantes las problemáticas de la política de los Estados Unidos.

Luego de enfrentar mil batallas, esta reportera le cuenta a Plaza Capital su visión acerca de lo que ha sido la pasión de su vida: el periodismo.    

 

¿Qué es el periodismo?

Buscar la verdad, hacer las preguntas incomodas, indagar, ser valiente. El periodismo no es una profesión, es un estilo de vida, es una mística. Quizás esta labor solo es equiparable a los médicos o a las personas que se dedican a la fe, pues esta labor es algo que se tiene que llevar en la sangre. El día que te pierdes una noticia y su contexto ya te rezagaste.

 

¿Qué implica ser periodista?

Arriesgarse a enfrentarse con el poder. Hay que tener en cuenta el objetivo que uno tenga como periodista: hay personas que buscan la fama mientras que hay otras que buscan la respetabilidad, que en mi opinión es lo más importante.  Además, en algunos países, lastimosamente, ser periodista se ha convertido en algo muy peligroso, sobre todo si se cubren fuentes políticas y judiciales y sí se quiere ser un buscador de la verdad.  

“Ya los periodistas no son rehenes o presos informativos de los horarios, los noticieros o las parrillas como lo eran antes”

 

¿Cuáles han sido los mayores cambios en el periodismo en los últimos 20 años?

Yo inicié transmitiendo desde un teléfono público para Caracol Radio, luego pasé a la televisión, en donde viví la época de las transmisiones por satélite y ahora muchos años después uno sale al aire desde un teléfono celular. Ya los periodistas no son rehenes o presos informativos de los horarios, los noticieros o las parrillas como lo era antes. Ahora se pueden fundar canales de YouTube, hacer podcast o escribir en las redes sin ninguna barrera. Por ejemplo, hoy en día, la televisión tiene un papel reflexivo para dar contexto, muy diferente al que tenía hace 20 o 25 años, donde era el primer eslabón de la cadena informativa.  

Esta atomización de la información implica enormes desafíos porque se debe ser muy objetivo y serio pues siempre está en juego algo fundamental para los periodistas: la credibilidad.

 

¿Qué tan importante es la reportería para la formación de un periodista? ¿Y qué tan importante ha sido la reportería para su carrera?

La reportería es la base, en mi caso allanó el camino para seguir avanzando hacia otras latitudes. Lo vital de la reportería es conocer la calle, mojarse los pies como dirán en México.

“Nunca se debe caer en una negociación con una fuente para obtener algún dato”

 

¿Cuáles son las claves para estar bien informado como periodista?

Leer, leer y volver a leer. Pero leer no es simplemente estar pendiente de los periódicos y los medios digitales, sino también estar al tanto de los análisis y columnas de opinión para tener los diferentes puntos de vista en torno a un hecho.

Por otra parte, hay que tener un olfato con el cual tal vez se nace. Además, hay que ir aprendiendo según tu público y tu medio para saber en dónde están las noticias. Y a todo eso hay que sumarle una red de contactos, que van informando con mucha credibilidad. Pero ojo: nunca se debe caer en una negociación con una fuente para obtener algún dato.

 

¿Por qué le interesó ser periodista?

Yo cuando era niña quería ser medico cirujana. Pero la verdad nací en un medio periodístico, gracias a que mis dos padres también eran periodistas, entonces yo conviví con una serie de personalidades que mis papas entrevistaban e inclusive iban a mi casa.

Mi madre es una persona que es prácticamente imposible de chiviar. Una vez yo estaba viendo las noticias y había un golpe de estado en Birmania, entonces decidí preguntarle para intentar sorprenderla. ¡Pero ella ya sabía lo que había pasado con todos los detalles y números!

Luego en la universidad, a la hora de elegir, me decanté por la Comunicación, y afortunadamente me decanté por este duro y maravilloso oficio.

“A lo largo de mi carrera he entendido que hay que saber de todo para mejorar”

 

Usted ha desarrollado su carrera en empresas muy grandes como la CNN, la RAI, etc. ¿Cuál ha sido la razón para permanecer la mayor parte de su carrera en medios de comunicación masivos?

Primero, que trabajo 26 horas al día. Segundo, que lo hago con pasión. Tercero, soy muy estricta en el trabajo. Cuarto, porque he aprendido de todo y porque empecé desde abajo.

A lo largo de mi carrera he entendido que hay que saber de todo para mejorar. Por ejemplo, cuando dirigí salas de redacción en televisión, tuve que aprender a editar porque estaba cansada de que me dijeran: “Eso no se puede hacer”. Entonces, sé escribir, sé producir, he hecho radio, he hecho prensa escrita , he hecho televisión y últimamente he hecho periodismo digital, con bastante éxito en CNN.

“El inglés es la base, y si le sumas al español te entiendes con más de la mitad del mundo. Eso sí, ningún idioma sobra”

 

¿Cuál es la importancia de hablar varios idiomas para llegar a un medio internacional?

El inglés es la base, y si le sumas al español te entiendes con más de la mitad del mundo. Eso sí, ningún idioma sobra.

Una vez cuando yo era corresponsal llegó a México el canciller alemán Helmut Kohl. Yo estaba junto a toda la prensa afuera del Hotel Camino Real en la Ciudad de México, esperando a que saliera para hacerle unas preguntas en inglés. Pero resulta que Kohl solamente hablaba alemán. Entonces, me fui a mi oficina y llamé a mi amigo Diego Genovés (hijo del famoso escritor Santiago Genovés) que habla alemán, y le pedí que me tradujera tres preguntas.

A continuación, estuve practicando mi acento y memorizando las preguntas hasta las dos o tres de la mañana. A la mañana siguiente, volví al Hotel y cuando lo vi le dije: “Ich bin Patricia Ramos”. El canciller me dijo que pasara y finalmente le hice la entrevista sin saber una palabra de alemán.

Con esta historia quiero decir que no hay barreras y menos hoy en día con la tecnología.  

 

¿Qué dificultades acarrea analizar a Latinoamérica desde Estados Unidos?

Muchas. Si ya es difícil comprendernos entre nosotros mismos, hacer entender en Estados Unidos la complejidad de nuestra cultura, de nuestras costumbres y de nuestra política es un reto. Por lo tanto, hay que hacer un esfuerzo para darle un buen contexto a las noticias. En una reunión editorial muchas veces te niegan historias, y uno debe argumentar por qué son importantes en nuestra región.

Hoy en día, películas como Coco o Encanto han ayudado a que el mundo estadounidense entienda que Latinoamérica es mucho más que un mariachi. De repente a veces deciden ver hacia los problemas que hay en el sur del continente, pero no con la frecuencia que uno quisiera.

No es fácil entrar en Estados Unidos para los periodistas de ascendencia hispana, porque de entrada te dicen: “Ah, como no vienes de Harvard o Yale tienes que demostrar el doble”.  Aunque eso no quiere decir que viniendo de cualquier parte puedas ser un excelente periodista.

“Yo no soy una buena periodista porque trabajo en un gran medio, yo soy una buena periodista siempre”

 

¿Usted ha colaborado y trabajado para medios en diferentes continentes ¿Cómo analiza la actualidad de los grandes medios en Latinoamérica? ¿Piensa que están en decadencia?

No tengo mucho que opinar porque llevo mucho tiempo fuera de Latinoamérica. Hay medios en la región que son muy respetables y hay otros que buscan más el espectáculo, que es también es respetable.

Yo creo que el periodista es periodista por sí mismo. En un momento de mi carrera yo trabajaba para la RAI de Italia, y por cuestiones personales pasé a trabajar a un medio colombiano. Hubo un periodista (que luego obtuvo bastante reconocimiento) que me dijo: “¿Qué se siente venir de una gran cadena para venir a trabajar a un medio en Colombia?”. Yo me le quedé viendo y le dije: “Es muy sencillo, yo no soy una buena periodista porque trabajo en un gran medio, yo soy una buena periodista siempre”.

 

¿Cuáles son los desafíos para los periodistas jóvenes de hoy en día?

Muchas, porque actualmente cualquier persona que tiene un celular cree que es periodista. Hay un bombardeo de información, videos y sonidos, etc., que hace que destacar sea más complicado. Los periodistas jóvenes deben ser muy serios con lo que hacen y tienen que tutearse con las nuevas tecnologías.

Por otro lado, hoy en día hay más herramientas para destacar, cualquiera puede tener un canal de información. Pero para lograr eso, se debe tener personalidad y un sello propio. Yo creo que los periodistas jóvenes tienen la ventaja de la tecnología con el reto de destacar desde un punto de vista editorial.

“La credibilidad es como la confianza, una vez que la pierdes recuperarla es casi imposible. Nunca se debe publicar una noticia que no esté 100 % contrastada”.

 

¿Cree que las redes sociales y los medios de comunicación hoy cumplen la misma labor?

Pienso que hay un gran porcentaje de noticias falsas. Una cosa son los medios digitales como BBC, CNN, El País y otra cosa son las redes sociales. Un periodista debe siempre corroborar los hechos. La credibilidad es como la confianza, una vez que la pierdes recuperarla es casi imposible. Nunca se debe publicar una noticia que no esté 100 % contrastada.

 

 ¿Qué consejo le daría a un joven periodista que quisiera trabajar en un medio de comunicación masivo como CNN?

Lo primero es ser muy bueno en lo que hagas. Y lo segundo es luchar hasta el final. Yo he luchado muchísimo en mi vida y he logrado el sueño de muchos, que es ser anchor (presentadora) en CNN. Yo invito a todos los jóvenes periodistas a entregarse por la profesión. Es importante especializarse: en autos deportivos, en política colombiana, en economía o en lo que sea.

Por último, es fundamental estar al día en las cuestiones digitales. Antes decíamos que la tecnología era el futuro, ahora la tecnología es el presente. La televisión que antes era la gran locomotora del mundo informativo se ha convertido en el carbón que alimenta lo digital.