¿Se deben reabrir los templos? El gran debate de la nueva normalidad

Miércoles, 09 Septiembre 2020 12:14

Fieles y líderes religiosos desean retomar loscultos de forma presencial, pues algunos aseguran que su estado de ánimo se vio afectado desde que estos se pausaron. Sin embargo, otros consideran que se debe esperar a que los contagios bajen en la capital.

 

Fieles rezando en las puertas del oratorio de la Parroquia de San Cipriano|Algunos fieles desean seguir tomando las ceremonias religiosas vía internet para evitar el contagio por Covid-19.||| Fieles rezando en las puertas del oratorio de la Parroquia de San Cipriano|Algunos fieles desean seguir tomando las ceremonias religiosas vía internet para evitar el contagio por Covid-19.||| Paula Rodríguez|Paula Rodríguez|||
440

El pasado 27 de agosto, los obispos de Bogotá le enviaron una carta al Gobierno Nacional y Distrital pidiendo la reactivación de las eucaristías desde el 1 de septiembre.Una de las razones de su solicitud fue “la importancia de la celebración comunitaria para la salud integral (física, psíquica y espiritual) del alto porcentaje de creyentes de la población bogotana”.

Aunque el Distrito no ha dado respuesta a la carta, el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, afirmó que posiblemente se permitiría realizar ceremonias religiosas en espacios abiertos. Mientras tanto, en el periodo actual de ‘Nueva Realidad’, la Alcaldía de Bogotá solo permite los cultos bajo modalidades ‘auto-culto’, desde los vehículos de los fieles y ‘asómate a la ventana’, siempre y cuando toda la comunidad haya concertado.

Hasta ahora no se han realizado pilotos de las modalidades admitidas en la capital. Los líderes religiosos también proponen abrir los templos con menos aforo y realizar ceremonias religiosas en espacios al aire libre. “Estimamos que la apertura de templos, bajo protocolos de bioseguridad, no genera condiciones de riesgo superiores a las de otros sectores cuya reapertura ya fue autorizada”, manifestaron los obispos en su comunicado.

 

 

Los efectos de no asistir a los templos

No obstante, para muchos feligreses es fundamental asistir a los templos. Es el caso de María Pirazán, una mujer de 65 años que vive sola e iba a la iglesia cada ocho días, quien firma que se ha visto afectada por no poder asistir a misa ya que extraña reunirse con sus vecinos. “Yo sigo viendo la eucaristía por internet, pero no es lo mismo porque uno no siente que hace parte de la comunidad, no habla con la gente y no puede recibir la comunión”.

El estado de ánimo de María Pirazán ha decaído y asegura tener constantes sentimientos de tristeza y desesperanza. Al respecto, Paola Lora Reyes, – psicóloga especialista en psicología clínica, – afirma que los cultos son un espacio importante de socialización que contribuye a la  salud mental de los fieles, sobre todo para los adultos mayores.

Lora Reyes explica que eliminar estos espacios “puede generar afecto triste, ideas de soledad, apatía y pocas ganas de realizar otras actividades, con la posibilidad de perjudicar la salud física”. Ante esto, recomienda mantener activas las redes sociales en las que se puedan compartir momentos de oración conjunta para aliviar estos sentimientos.

Otra de las razones por las que se han visto afectados los fieles es porque no pueden recibir la comunión, pues es un signo que simboliza recibir a Dios en su corazón, explica Luis Carreño, párroco de la Iglesia San Jerónimo Emiliani, – ubicada en la localidad de Suba –. “Los feligreses me llaman y me cuentan que están mal porque no toman el alimento espiritual, pero más allá de eso yo les recuerdo que el Señorestá con ellos.

Lora Reyes expresa que es normal que se presenten sentimientos de tristeza o culpa al no recibir la hostia ya que es un ritual que representa la fe y el arrepentimiento. Sin embargo, aconseja a los fieles realizar los signos que puedan desde casa y procurar asistir a las iniciativas de reactivación de los cultos, acatando las medidas de bioseguridad.

Argumentos de quienes prefieren seguir con los cultos desde casa

Sin embargo,no toda la comunidad religiosa está de acuerdo con que se reabran los templos, pues algunos consideran que una reactivación prematura puede ser desfavorable y aumentar la velocidad de propagación del coronavirus. “Si vamos a tener gente en la calle, debemos tener primero a quien lo necesita para subsistir o genere productividad”, afirma el párroco Jorge Mario Naranjo, sacerdote de la Iglesia Santa Teresita del Niño Jesús.

Además, algunos sacerdotes han notado ventajas de practicar las ceremonias religiosas de forma virtual. “A nosotros los sacerdotes nos ha despertado el celo pastoral, el afán de llegarle a la gente”, menciona el padre Jorge Naranjo con todo lo que ha pasado. Afirma que en un futuro estaría dispuesto a reabrir la Iglesia cuando no haya un riesgo latente de que sus feligreses puedan presentar complicaciones a causa dela Covid-19.

Feligreses también comparten la postura de aplazar la reactivación de los templos. “Aunque un espacio ayuda simbólicamente a que uno tenga mayor conexión, la fe no está asociada a un lugar. Incluso, sin la pandemia no habría encontrado sacerdotes que me conectaran espiritualmente como ahora”, dice Lyda Mora, fiel a la Iglesia y paciente de una enfermedad autoinmune, quien no asistiría a los templos debido a su situación médica.

¡Tenga en cuenta! Medidas de bioseguridaden ceremonias religiosas

El Ministerio de Salud, dentro del protocolo para la reapertura de templos, recomienda a las iglesias hacer procesos de inscripción para verificar que sus asistentes no presenten síntomas. Además, antes de iniciar la ceremonia, las iglesias deben registrar la temperatura de los fieles, desinfectar los espacios que vayan a ocupar y proporcionar alcohol a la entrada.

En cuanto a la restricción del aforo, el protocolo indica que se debe desarrollar un piloto en el que sólo participen 50 personas, durante 15 días. Terminado este, se debe realizar un segundo piloto con un máximo de 35 % de ocupación por el mismo periodo y manteniendo el distanciamiento y la ubicación en zigzag de las sillas.

Incluso si se reabrieran los templos en Bogotá, algunos signos no se podrían realizar como el saludo de la paz, el uso de velaso la comunión. No obstante, el sacerdote Luis Carreño dice que entregar la hostia en la mano del fiel sería una posibilidad para recibir este sacramento, como se ha realizado en algunos templos en el país que ya retomaron sus actividades.

Por el contrario, Jorge Iván Giraldo, – médico especialista en urgencias –, advierte que “el coronavirus se transmite por las partículas de saliva y estas pueden caen en objetos. Por eso, para mayor prevención, yo obviaría recibir la comunión, incluso de mano en mano”.

Giraldo recomienda algunas medidas de autocuidado para los fieles que asistan a cultos:

  • Portar correctamente mascarilla, cubriendo nariz y boca.
  • No tener contacto físico con ninguna persona y mantener el distanciamiento de más de 2 metros.
  • Lavarse las manos antes y después de regresar de la ceremonia religiosa.
  • En modalidades diferentes a auto-cultos, se recomienda desinfectar la ropa cuando llegue a casa o, en lo posible, cambiarla.
  • En caso de que se abran los templos, se debe desinfectar la suela de los zapatos antes de entrar a la iglesia.
  • Procurar no cantar, rezar en voz alta y hablar lo menos posible.