Innovación y periodismo: nuevas prácticas para nuevos escenarios

Martes, 24 Abril 2018 23:22

La editorial de la Universidad del Rosario presentó en la Filbo el libro que recopila diversas interpretaciones de la labor periodística en la era de la inmediatez y la "cibercultura".

Foto: Jhoan Patarroyo||| Foto: Jhoan Patarroyo||| |||
594

El conversatorio fue transmitido por URosario Radio y se dio entre algunos de los autores del libro. Juliana Colussi y Daniel Barredo, profesores de la Universidad del Rosario, y Ludiam Cifuentes y Diana Henao, estudiantes de la misma, fueron los encargados de dar a conocer el contenido del texto, así como de transmitir el mensaje sobre la adaptabilidad que debe tener el periodismo ante los avances de la comunicación y la tecnología que trajo el nuevo siglo.

Según Colussi, la idea de crear este libro nació tras haber culminado un diplomado que la universidad ofertó en algunas regiones del país, que tuvo el objetivo de capacitar a jóvenes periodistas en situación de vulnerabilidad. “Para ellos fue muy novedoso ver los instrumentos que se utilizan en el periodismo digital”, señaló la profesora. Por lo tanto, se les enseñó a producir información con las limitadas herramientas con las que contaban, por ejemplo, sus celulares.

Ludiam Cifuentes, estudiante del programa de Periodismo y Opinión Pública, cuenta que por su lado, la iniciativa de participar en este libro nació en una clase que ella veía con Daniel Barredo. Este les ofreció presentar un texto sobre cualquier tema que involucrara al periodismo (la propuesta iba dirigida no solo a estudiantes, sino también a otros docentes de la carrera) y tras recibir más de 50 propuestas, el grupo de editores decidió escoger los mejores trabajos para ser publicados.

La señorita Cifuentes redactó un análisis sobre las redes sociales y su incursión como las nuevas narrativas del consumo informativo. En el conversatorio, ella explicaba cómo desde que se crearon han permitido que el consumidor pueda interactuar, es decir, tener una comunicación bidireccional con el productor de la información. Sin embargo, estas nuevas plataformas traen consigo la preocupación por la inmediatez de las noticias, generando a su vez que todo usuario pueda convertirse en un líder de opinión.

Diana Henao, estudiante y coautora del libro, escribió un capítulo enfocado en la caracterización de las víctimas en los medios de comunicación. Según ella, su investigación arrojó que entre el ya conocido periodismo de guerra y el más reciente, periodismo de paz, se le da muy poca participación y voz a las víctimas, pues se suele dar prioridad a las voces del gobierno.

A lo largo del conversatorio, Colussi y Barredo tocaron temas como la crisis de los medios tradicionales y la convergencia de estos con las nuevas tecnologías. Según ellos, para nadie es un secreto que ante la aparición del Internet, los medios tradicionales como la prensa, la radio y la televisión han perdido su capacidad masiva de alcanzar mucho público. Pero, por el lado positivo, este ha facilitado la creación de medios de comunicación virtuales, para que así cualquiera pueda ser escuchado, sin necesidad de invertir un gran capital e incluso, sin ser profesional.

Por esto, Barredo afirma que “los profesionales deberíamos repensar nuestra profesión”, ya que por la facilidad de generar contenidos, estos se banalizan y solo se busca lo sensacionalista y lo inverosímil. “No hay que construir información para las redes, hay que hacerlo para la sociedad”, afirmó Barredo. Juliana Colussi agregó que por esto mismo nació el periodista multitarea, ya que no solo investiga y produce la información, también la edita, la divulga, la viraliza y produce contenido multimedia, audiovisual, escrito, narrativo, etc., impidiendo así que el reportero cumpla con su función primordial: hacer reportería, investigación. Siendo así, muchas veces su producción se queda en lo superficial por el afán de la primicia y por las muchas tareas que debe cumplir al tiempo.

Finalmente, una pregunta del público asistente al conversatorio llevó a reflexionar sobre la dificultad para producir y consumir información de quienes viven en las regiones del país. Esta, según los autores, es una brecha que cada vez es más pequeña, pues con el avance de la tecnología ya "se puede hacer de todo". Desde que una persona tenga acceso a un celular o a un computador, ya lo convierte en un potencial productor y consumidor de información, ya que la usabilidad de estas herramientas le permite a cualquiera producir su propio contenido.