Teck 24, un hombre que todo lo piensa en letras

Lunes, 30 Diciembre 2019 16:02

Este grafitero, muralista y especialista en calligraffiti ha dejado su huella en varias paredes de la capital. 

||| ||| |||
81

Información adicional

  • Coautor 1: Juan Daniel Ayazo Urrea

Tiene 33 años y 5 tatuajes, es 100% rolo y ha vivido en Chapinero y Galerías, donde se vieron sus primeras firmas. Tiene un hermano mayor y el dibujo hizo parte de su vida desde pequeño. Desde las cartas hechas para sus padres hasta grandes muros en los barrios que lo vieron crecer. Así es la vida de Teck 24, un grafitero, muralista y especialista en calligraffiti que está más vigente que nunca.

Dejó de ser Eduardo Garzón ya hace 20 años, cuando empezó su carrera, cuando a su primo, ese que le ponía apodos por todo, le puso uno nuevo; Teck. Su cabeza empezó a pensar en esa como su identidad, como su sello. Firmas por aquí y por allá con esas cuatro letras, de hecho, una combinación bastante versátil, algo fundamental si es de lettering de lo que estamos hablando (creación de letras dibujadas a mano para aplicar a un objeto o superficie).

No es muy común encontrarse con un grafitero de tantos años de experiencia. Su carrera nació con el milenio y antes que desgastarse ha crecido y permeado en lugares inimaginables. Discovery Channel, Home and Health, Redbull y Jack Daniels hacen parte de las marcas con las que ha colaborado y en las que sus letras se han vuelto protagonistas.

Sus primeros recuerdos lo transportan a lo mucho que le gustaba jugar, pero no de cualquier manera, los muñecos se movían en mundos en que el peso, los sistemas, el equilibrio y la construcción eran los verdaderos protagonistas. Su amor por los juegos se demostró más que nunca cuando, a los diez años, lo primero que compró con su propio dinero fue un muñeco articulado (de esos con los que los millennials siempre soñaron).

El arte era lo suyo y él lo sabía desde pequeño. Si no sería cantante, lo suyo era ser artista plástico. Y, para haberlo pensado desde sus ocho años, fue una acertada intuición. El orden y la estructura continuaron siendo centro toda su vida, tanto en el grafiti como en la música. Se inició como cantante y participó en Rap al Parque de 2003 pero la barca no salió a flote, el mundo de la música le robaba su independencia; mucha influencia, mucho productor y poco arte. Así las cosas, regresó a las firmas, a las calles y al juego de las letras con la imaginación.

Si hay algo que ha influenciado toda su vida es la pasión; si no conecta la razón con el corazón, ¡no funciona! El colegio no era lo suyo porque nunca llegó a ese lugar lleno de fuego al que sí pudo llegar la música, el dibujo, el muralismo, el lettering y el graffiti. Aunque de pequeño las aulas no fueron el agua de su pez, años después la academia lo sedujo a tal punto de ser ahora un reconocido egresado de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Sin lugar a dudas, el Teck de hoy no es el mismo de hace 20 años; tanta trayectoria no pasa desapercibida. Ya no es un círculo cerrado de personas las que le generan empatía, ya no es tan solo una mente crítica y, aunque desde el inicio sabía que no se trataba “ni de hacer por hacer, ni de dañar por dañar, ni de pintar por pintar” confiesa que su sensibilidad artística ahora es tan o más grande que los muros que ha llenado de su arte. “¿Quién me lee?” y “¿Cómo lo hace?” son ahora las verdaderas cuestiones.

Es por eso que dentro de sus más álgidas aspiraciones se encuentra esa de “ser la chispa que movió cosas, aun si no aparecen los créditos”. No es un nombre, no es una obra, no es un muro; es la consecuencia de lo hecho, la gota que rebosa el vaso y luego se pierde en el reguero. No, Teck no es un hombre al que lo mueva el reconocimiento, no se sienta a enumerar las veces que lo han nombrado o condecorado por x o y, el efecto de sus muros no es algo que esté a su alcance, y en ese sentido, prefiere no ahondar en él.

 

 

 

No es un artista que prefiera ignorar la realidad y apartar su arte del contexto en el que ha nacido. Contrario a esto, lo impregna de realidades, de críticas y de sus posiciones; “soy reflexivo y analítico de la vida, de mí, y de la mejor manera para ahorrarme tanta mierda. Replanteo hasta sacar mi propia conclusión, no la que me complace sino la que responde a la realidad”.

 

 

 Su Instagram está lleno de proyectos sociales, de llamados a levantarse contra aquello que no nos gusta y de mensajes para los poderosos que tanta molestia le despiertan. “Si hay algo que me molesta es la mezcla del poder, con el ego y la arrogancia” Foto: Instagram @teck24horas

Como si fuera poco, hace ya unos nueve años se dedica a esparcir su conocimiento entre nuevos artistas y aficionados, como él, al mundo de las letras. Sus talleres son sin duda un sold out inmediato. Basta preguntarle a quien quiera que se considere amante o practicante del arte graffiti en Colombia para que se escuche un muy particular “Teck es el papá, es un pro” y todos sus similares. No de gratis fue presentado por el Street Art-Bo (feria internacional de arte callejero) del 2019 como “uno de los cuatro únicos embajadores del movimiento caligraffiti en Latinoamérica y el único en Colombia”

El siguiente mural fue realizado en honor a los 20 años del asesinato de Jaime Garzón, realizado por el colectivo ‘Dexpierte’ en colaboración con varios artistas, entre ellos, Teck24. Fue publicado en redes sociales acompañado del siguiente mensaje: “¡20 años de Impunidad! El asesinato de Jaime Garzón <ES UN CRIMEN DE LESA HUMANIDAD> Recordar a Jaime siempre será una tarea por realizar, siempre implicará el ejercicio de producir incomodidad a quienes les molesta no solo la pintura en una pared sino su mensaje, su color y la forma en que hacemos memoria. Hoy, al igual que hace 2, 3, 5, 8 y 20 años haremos lo que esté a nuestro alcance por manifestar que el legado de Jaime Garzón, es una enseñanza generacional con la cual compartimos y seguiremos enlazando rayones, flores, gritos, retratos y muchas frases por escribir y leer en voz alta. Colaboración con @teck24horas”.

 

Su añoranza para el mundo del graffiti (que innegablemente conoce a la perfección) es “que haya más muros y oportunidad de pintarlos”. Si en sus 20 años de carrera se ha perdido ya la cuenta de las veces que algún objeto, de esos que casualmente llegaron a sus manos, ha sido transformado con su firma, no es posible medir las veces que las 4 letras por las que lo conocen hace veinte años se quedarán grabadas en la mente de sus admiradores (que en el mundo del arte son incalculables). Lo único que recuerda bien es la primera vez que la idea de firmar las mentes de sus espectadores lo sedujo; un par de años después de comprar su primer marcador salió a firmar con uno de sus amigos, quien, al otro día, le confesó haber soñado con su firma. Para muchos, un hecho apenas lógico, para Teck, el inicio de su marca en el mundo.

"Tu técnica y proceso de decisiones son la carne que le da vida a tu propio estilo y tu personalidad e intención son los huesos que levantan y estructuran esa carne"