Claraluna, un lugar para grandes soñadores

Lunes, 19 Noviembre 2018 07:29

Mauricio Lozano, director artístico y fundador Claraluna, cuenta un poco más acerca de la academia que recibe a grandes soñadores de corta edad y que en este año obtuvo el Grammy a mejor álbum de música latina para niños.

Mauricio Lozano, director artístico y fundador Claraluna||| Mauricio Lozano, director artístico y fundador Claraluna||| Cortesía|||
56

Claraluna es una academia de artes escénicas y una agrupación musical, que durante los últimos 22 años se ha dedicado a la formación de niños y jóvenes dentro del desarrollo artístico y social de nuestro país. Integra el canto, el baile y el teatro a través de canciones originales con ritmos jóvenes, mensajes positivos y temáticas colombiana. Este año ganaron el premio a Mejor  Álbum de Música Latina para Niños y, anteriormente, habían sido tres veces nominados (2008, 2011 y 2016) en esta misma categoría.

Es una academia que está comprometida a ir más allá de solo lo artístico, acompañando desde la primera infancia al crecimiento personal. Con el fin de tener jóvenes capaces de soñar, de expresar sus ideas con seguridad, para poder en el futuro, ser ellos quien realmente hagan un cambio. Mauricio Lozano, director artístico y fundador de Claraluna, cuenta la trayectoria, su experiencia y el secreto que ha llevado a la academia a ser de las mejores de Colombia.

*Entrevista realizada antes de asistir a los Grammy Latinos 2018.

Soy un soñador que cree en las nuevas generaciones. Cree en que es importante ponerle mucho cuidado a los niños de la primera infancia.Es muy importante en todo sentido, no solamente en lo artístico sino, si hay una buena infancia tenemos buenos jóvenes y unos buenos adultos. Me parece que ahí es clave y hay que apuntarle mucho a eso.

La solución al conflicto mundial es ponerle cuidado a la primera infancia. De eso sale, Claraluna. Es decir nosotros no somos una academia para que salgan músicos, actrices, actores ni bailarines sino para que salgan seres humanos. El arte es el medio para educar niños en valores humanos.

Yo tambien tuve un cepillo como micrófono y cantaba. Me acuerdo que yo ponía mis peluches de público y les cantaba a ellos y alguna vez dije bueno algunas vez cantaré y alguna vez estaré pisando una alfombra roja en unos Grammy. Y bueno, ya es la cuarta vez. Ya en mes y medio estaré otra vez en Las Vegas caminando en esa alfombra roja. Y eso ha sido por haber soñado, yo pienso que entre más soñemos es mucho mejor esto.

Todo lo del niño es sub-valorado como “Ay no llore eso no es importante”. A la niña se le perdió la muñeca que sea y le dicen “no tranquila eso se repone” cuando en realidad es un drama. Pero el drama de la muñeca sin ojo es todo un drama y es super importante. Entonces también pasa mucho eso con el trabajo infantil “No como eso es música de niños eso es recreación”.

Con Claraluna hemos creído que la música se tiene que hacer bien a nivel infantil. Uno escucha las producciones de Disney, por ejemplo, y uno ve que son ¡las producciones de Disney!que es un orquesta completa que son buenos letristas buena música. Y aquí la música en Latinoamérica se convirtió, ya estamos mejorando, pero es en una “organetica” y a cantar ahí un payaso desafinado. Entonces hay que darles mucha calidad a los niños

Es muy lindo, ahorita estamos viajando con 40 niños y vamos a pisar la alfombra 40 niños y jóvenes. Y va a ser muy bonito, porque ver esa cantidad de niños en nombre de un país es muy bonito. Entonces si ha cambiado pero para bien, porque hemos creado un buen lugar allá en Los Ángeles y Latinoamérica.

Con Claraluna estamos en la primera infancia que es de 1 a 5 años, pero igual seguimos con la adolescencia. De hecho lo que mejor sabemos hacer es el tema del trato con los adolescentes. Es importante que un niño y sobretodo un adolescente esté ocupado en algo. Que pertenezca a un grupo, no solo a Claraluna, que pertenezca a un equipo de fútbol, a un grupo scout, al coro de la iglesia, no sé, que pertenezca a algo porque el niño tiene que sentirse útil.

Si el adolescente pertenece a un grupo como este, lo estamos alejando de vicios: porque en el momento en el que el adolescente no tenga nada que hacer es cuando vienen los problemas porque empieza a aburrirse de una forma en la que no es la adecuada que es buscar esos grupos en drogadicción, en hacer bobadas.

El secreto está en que conozco los nombres de mis estudiantes. No son un código de barras, no son un número más en la lista. Los conozco y creo que es el éxito, sí conozco al niño como ser humano y no como un niño que me paga pensión.

A los niños hay darles mucha seguridad, tienen muchos traumas y los principales culpables somos los papás. Si el niño se cae uno le echa la culpa al piso, uno es como ¡ay! piso tonto, ¡ay! escritorio tonto le pegaste a mi hijo. Entonces uno malcría mucho a los niños uno los crea inseguro, entonces con la música hemos ido dando seguridad, ¡seguridad todo el tiempo!

“...Entonces creo que nosotros por encima de la premiación que tengamos, lo que es nuestra misión es darle mucha seguridad a los niños para que sean unos adolescentes, unos jóvenes, unos adultos muy seguros e importantes para el país.”

Información adicional

  • Coautor 1: Karen Díaz
  • Coautor 2: Nicolás Camelo
  • Coautor 3: Camila Torres