El submarino rojo de Manolo Bellon

Miércoles, 31 Octubre 2018 11:25

El periodista y discjockey que más sabe sobre The Beatles en Colombia enseña su otra pasión: Independiente Santa Fe.

||| ||| |||
120

Transcurría el año 1958, Colombia atravesaba uno de los sucesos políticos más importantes del siglo XX, el inicio del Frente Nacional. Para esos tiempos el rock and roll navegaba por el Océano Atlántico, aterrizaba en Inglaterra y se apoderaba de los británicos. Las notas y acordes de The Quarrymen se tomaban las calles de Liverpool. Aquella banda conducida por un joven británico llamado John Lennon, dictaba con sus canciones el comienzo de una de las más grandes bandas musicales de todos los tiempos. Este también era el año que marcaría la historia para un niño de nueve años, que vivía en la ciudad de Bogotá, pues conocería a una de sus dos grandes pasiones: Independiente Santa Fe. Mientras que, 'al otro lado del charco', se iba forjando su otra pasión, que solo años después conocería, gracias al talento de cuatro músicos ingleses.

Stuttgart y Liverpool eran los lugares que darían a luz a las dos grandes pasiones del periodista y discjockey Manolo Bellon. Un personaje alto, sonriente, de ojos grandes y expresivos, bastante carismático, alegre y muy dado a compartir con la gente. El único colombiano que sin ser músico ganó un disco de oro por su programa "Beatles por siempre" emitido por la emisora Caracol Estéreo entre 1999 y 2001. Recuerdo que mantiene igual de fresco e intacto, como cuando en 1958 su padre le dijo: "Santa Fe es campeón". El conjunto bogotano conseguía su segunda estrella, hecho que marcaría un antes y un después en la vida de Manolo, que tan solo tenía nueve años de edad y que sería su primer recuerdo futbolero, ligando toda su vida a la pasión cardenal.

Quizá fuera el uniforme rojo del equipo del que era hincha su padre; el Stuttgart, el comienzo por esta pasión. Pero algo era cierto, el segundo título del rojo bogotano empezaría con su romance por el fútbol, que hoy a sus 68 años se mantiene igual de vivo e intacto que la Beatlemanía, como él define su amor por The Beatles. "Recuerdo esos días cuando empezó mi cariño por Santa Fe, es una de mis mayores pasiones", dice Manolo describiendo su fanatismo por el rojo capitalino.

Pasión futbolera que ha sido ajena para su familia, pero que sin dudas ha dejado grandes amigos como Pablo García, jefe de prensa de Independiente Santa Fe, a quien conoció en el año 2004 en una charla radial, conmemorando los 50 años del primer álbum de Elvis Presley. Pablo define a Manolo como "una persona positiva, uno de los hinchas más icónicos del equipo, un hombre que estimo desde que yo era niño y un gran amigo que admiro mucho".

No pasarían muchos años después de aquella conversación con su padre, para que por primera vez visitara el estadio El Campín. Era el año 1962, Bogotá se vestía de rojo; Santa Fe vs. América, a la edad de 13 años, sería su primer encuentro con 'el Coloso' de la 57 y con su gran pasión. Casualmente para este tiempo se constituía The Beatles, quienes para este año lanzaron su primer sencillo y gran éxito: Love Me Do

Su cabello y bigote que con el tiempo se han tornado canos por las experiencias y el paso de los años, le han forjado otros compañeros de vida, que al igual que el fútbol, se han creado gracias a la pasión por la música y por la radio. Ernesto Díaz, su ingeniero de sonido por más de 40 años en Caracol Estéreo habló sobre Manolo: "Él es un ser humano increíble que tiene un gran humor, una excelente persona con la que siempre me he entendido muy bien y el mejor amigo que uno puede tener".

Como aquellos recuerdos de infancia que se tejían en las calles bogotanas por años, sería su último gran festejo por un buen tiempo. Era el año 1975, iba camino a La Calera con algunos de sus amigos, cuando por radio escuchaban al "León" coronarse campeón por sexta ocasión, esta vez en tierras antioqueñas, de la mano de Alfonso 'El Maestrico' Cañon. "Un jugador fino y de excelencia, pero, además, con el corazón teñido de rojo y el alma tatuada con el escudo de Santa Fe", así define Manolo, a quien considera ha sido uno de sus grandes referentes dentro de la escuadra cardenal, quién ese día los puso a saltar y a cantar de la emoción a él y a sus amigos en medio de la carretera.

De igual manera, en 1975 se publicaba el sexto álbum Venus and Mars de la banda Wings, liderada por el exbeatle Paul McCartney. También sería el mismo año que vería nacer a otro de los grandes iconos de la radio en Colombia; Alejandro Marín, el director de La X y uno de los amigos que ha dejado la pasión por la música y la radio por más de 20 años para Manolo.

“El discjockey más influyente de la segunda mitad del siglo XX en Colombia y uno de los cronistas e historiadores musicales más grandes que ha dado nuestro país. A punta de trabajo, dedicación y de mucha radio, se ha ganado un espacio muy especial en el corazón de la gente y de nosotros los discjockeys, que hemos crecido y aprendido gracias a él"-

De esta forma definió Alejandro a Manolo, bajo el sonido de un saxofón y un piano que engalanaban una noche fría, adornada por las luces bogotanas, un poderoso café y una amena charla sobre el último libro (The Beatles: La historia) del mayor Beatlemaniaco que tiene Colombia.

Pero como no hay mal que dure cien años, en el 2012 después de una ardua espera, los ojos expectantes de Manolo que, por más de 37 años, habían esperado una celebración como aquella del 75 vía a La Calera, por fin sollozaban ante el anhelado gol de Jonathan Copete frente al Deportivo Pasto. Con una gran emotividad en su cara, una sonrisa de oreja a oreja y una irradiante energía explicaba cómo finalmente la esquiva, sufrida y luchada séptima estrella era para Independiente Santa Fe, el León, el equipo del corazón de Manolo Bellon.