Beethoven en manos de la Orquesta Wiener Akademie

Miércoles, 21 Febrero 2018 11:53

En un especial de cinco conciertos con instrumentos de época, el director austriaco Martin Haselböck trajo en exclusiva el integral de las sinfonías del compositor alemán. 

Foto: Teatro Mayor Julio Mario Santodomingo||| Foto: Teatro Mayor Julio Mario Santodomingo||| |||
422

Después de recibir un aplauso que duró varios minutos, por la magistral interpretación de la última sinfonía que compuso Beethoven, Martin Haselböck y su Orquesta se despidieron, el domingo 4 de febrero, de los escenarios colombianos con la gira llamada ‘RE- SOUND Beethoven’.

Este evento estuvo enmarcado en la ‘temporada Austria’, país invitado de honor en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo. Sobre su realización Ramiro Osorio Fonseca, Director General del Teatro Mayor, dice que el privilegio es sólo de Colombia, debido a que, aunque realizan una gira muy corta, solo han venido aquí con la integral. En otros lugares como Santo Domingo, en República Dominicana, se toca una parte pequeña del repertorio.

Osorio agrega que “esta Orquesta y su director Martin Haselböck son los máximos exponentes del repertorio de Beethoven con los instrumentos de su época. Han hecho una investigación sobre la composición en el momento en que se escribió la música y se estrenaron las obras”.

Haselböck le ha dedicado los últimos años de su vida a la interpretación de la música de Beethoven. Ideó y estrenó la gira ‘RE-SOUND’ en 2014, junto con la Orquesta Wiener Akademie, fundada por él en los años ochenta. Su propósito es reconstruir la sensación acústica y sonora de las piezas compuestas para los Habsburgo. Por eso ha recreado su sonido en el mismo lugar en donde se tocaron originalmente.

En una conferencia enmarcada también en su gira, Haselböck explicó que su afición a Beethoven se debe a que, a diferencia de otros artistas como Mozart o Bach, su música se caracteriza por la energía. Y lo especial es que cada sinfonía se enfoca en un instrumento.

Cuando el director y su equipo asistieron a los lugares en los que se tocaron las piezas originalmente procuraron tomar el mismo “color” específico que caracterizaba a las flautas y complementar su sonido con el de los violines, de manera que sonara como un solo instrumento.

El concierto, que duró un poco más de una hora, estuvo acompañada por dos coros: el Coro Filarmónico juvenil de la OFB (Orquesta Filarmónica de Bogotá) y por la Sociedad Coral Santa Cecilia. Además cuatro solistas se unieron a la Oda a la Alegría de Schiller que se interpretó en la última parte de la obra. Melba Ramos (soprano), Andrea Orjuela (mezzosoprano), Gustavo López (tenor) y Gunter Haumer (barítono) fueron el complemento ideal para los músicos de Haselböck.

Gabriel Mejía, asistente del evento, dice que la presentación se caracterizó por ser particularmente animosa y por su gran ímpetu. Destacó la novedad de escuchar las piezas con los instrumentos de época, pues dice que ha asistido a eventos similares de otras Orquestas y efectivamente sí suenan distinto.

Felipe Martínez, director de orquesta, violista y experto en instrumentos de cuerda destaca que: “Escuchar a Beethoven es importante, porque es un referente de la música clásica en el mundo. Es tan importante como leer a García Márquez o ver una pintura de Velázquez o Murillo, pues son los estándares altos del nivel cultural en el mundo”.

Martínez, en adición, afirma que presentaciones como la de la Wiener Akademie tienen una labor sumamente importante en la divulgación de la música del periodo clásico. Además son un gran estímulo para la gente que hace música clásica en el país y un impulso para las nuevas generaciones de músicos, directores y productores. Así se atreven a pensar que en este país sí hay cabida para este tipo de espectáculos.

Y es precisamente esto a lo que le apunta el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo cuando realiza este tipo de eventos. “Nos interesa mucho que el público colombiano y que cada vez más jóvenes se acerquen al tema de la música clásica”, dice Ramiro Osorio. Él también destaca que al ser la música clásica la base de todas, da las herramientas para poder comprender el desarrollo de las piezas y para disfrutar obras maravillosas.

Eventos similares como la presentación de la Orquesta Filarmónica de Viena, dirigida por el venezolano Gustavo Dudamel, llegarán próximamente al Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo para deleitar nuevamente a los bogotanos.