En 2018 se han registrado 92 casos de abandono infantil en Colombia

Domingo, 15 Abril 2018 21:34

Según cifras del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, el año 2017 cerró con 1.235 casos de abandono infantil en todo el territorio colombiano.

||| ||| Nicolás Morales|||
138

Diversas son las circunstancias por las cuales los padres de familia dejan solos en casa a los menores de edad sin la supervisión de un adulto responsable. Bien sea por razones de trabajo, porque no tienen dinero para dejarlos en un jardín o por simple descuido de los mayores.

La Policía Nacional ha tenido que atender diversos casos gracias a llamadas que llegan a través de la línea de emergencias nacional 123. Comunicaciones usualmente hechas por los mismos vecinos, quienes alertan a las autoridades de hechos como estos que tienen lugar cerca a sus zonas de residencia. Las localidades en las cuales se presentaron mayor cantidad de casos con desatención a menores el año pasado fueron: Suba, San Cristóbal y Engativá; según lo demuestran estadísticas de la Policía de Infancia y Adolescencia.

Los casos atendidos por la Policía Metropolitana son apenas una muestra de la situación en la ciudad, pues alternamente a la línea nacional de emergencias, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) cuenta con la línea 141, que funciona desde hace un año, por medio de la cual también se reciben denuncias y se atienden casos denunciados hasta por los mismos menores.

Pero, ¿qué sucede con estos niños que son puestos a disposición del ICBF? "Si es abandono de padre y madre, es decir, que no tiene contacto con los padres, se pone al menor en un proceso de adoptabilidad", dijo Cristian Franco, asesor de dirección del Bienestar Familiar. Además, hace énfasis en que existe la obligación legal de publicar fotos del menor en medios escritos o televisivos para ver si algún familiar los reconoce y pueda hacerse cargo de él.

Sin embargo, mientras el menor está en declaratoria de adoptabilidad a disposición del ICBF, la Institución y en general el Estado, como garante de los derechos del menor, le brinda al niño educación, vestuario, apoyo psicosocial y apoyo educativo mientras este no haya sido adoptado por ninguna otra familia, esté en proceso de reintegro, o no haya cumplido la mayoría de edad. Durante este periodo de crecimiento, como lo dice Cristian Franco, "el Estado se convierte en una familia para el menor".

Cuando el menor cumple la mayoría de edad dentro de la Institución, esta le reconoce al ahora ciudadano su capacidad para tomar la decisión de permanecer en la entidad y tener más probabilidades de surgir con ellos, o irse y hacerse cargo de su vida ya como un adulto; no obstante aquí no para la labor del ICBF, pues este último le hace un seguimiento al caso durante los seis meses posteriores a su salida voluntaria.

Finalmente, cabe recordar que el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar no es la única Institución que presta este servicio de acogida a los menores. Eventualmente si los padres de familia no pueden hacerse cargo del menor, existen otras alternativas al abandono; como lo son los jardines públicos que ofrece el distrito o los internados a cargo del Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud (idipron).