Cali, bastión antiuribista y epicentro del caos vivido en el Paro Nacional en Colombia 2021

Jueves, 13 Mayo 2021 10:28
Escrito por

El pasado 28 de abril dio comienzo el Paro Nacional en diferentes ciudades del país. Lo que muchos pensaron que era una manifestación de unos pocos días, terminó siendo un caos en la ciudad de Cali, que ha sido considerado el epicentro del caos del Paro Nacional por la resistencia de parte de la población caleña ante la represión violenta durante los primeros días. Tanto ha sido la resistencia de los caleños que el sector de Puerto Rellena, ubicado en el suroriente de la ciudad, es conocido como Puerto Resistencia, hasta los anuncios de la alcaldía local usan este nuevo nombre del sector.

Paro Nacional 5M en Bogotá|Paro Nacional 5M en Bogotá|Paro Nacional 5M en Bogotá|Paro Nacional 5M en Bogotá||| Paro Nacional 5M en Bogotá|Paro Nacional 5M en Bogotá|Paro Nacional 5M en Bogotá|Paro Nacional 5M en Bogotá||| Fátima Martínez Gutiérrez|Fátima Martínez Gutiérrez|Fátima Martínez Gutiérrez|Fátima Martínez|||
1910

Desde el inicio del Paro la situación en Cali ha sido violenta. El primer día ante la destrucción del patrimonio público y privado, el alcalde Jorge Iván Ospina decretó toque de queda a partir de las 3 de la tarde, momento en el cual muchos de los manifestantes y ciudadanos hicieron caso omiso. En la tarde la situación se tornó aún más violenta por la represión de la fuerza pública. Para ese día, según La Silla Vacía, había alrededor de 4 mil móviles entre Ejército y Policía en las calles de la ciudad.

En los últimos 14 días, los caleños han vivido un ambiente tenso y violento que al parecer no tiene una pronta solución. Muchas personas en el país a través de las redes sociales han presenciado lo que ha sucedido en la ciudad: los tiroteos en diferentes sectores de la ciudad como Siloé y la Luna; los ataques a defensores y defensoras de derechos humanos que trabajaban en diferentes puntos de las manifestaciones como lo fue el ataque a la misión médica y personas de Derechos Humanos en el sector de la Luna hace seis días; la represión violenta a los manifestantes por parte de la Fuerza Pública; agresiones entre civiles armados y los ataques a la Minga indígena el pasado domingo. Hasta la fecha según Indepaz en el marco del Paro Nacional han muerto alrededor de 47 personas. 

¿Por qué Cali? ¿Por qué con el paso de los días aumentó la violencia?

Cali tiene una ubicación estratégica y su cercanía al Puerto de Buenaventura, uno de los puertos por donde entra la mayoría de las importaciones al país, le da aún más una mayor importancia, convirtiéndola en una ciudad regional que conecta con el Pacífico colombiano. Para entender todo lo que ha sucedido en las últimas dos semanas resulta crucial tener en cuenta el antecedente y cómo marcó el narcotráfico de la década de los ochenta y noventa en la cultura caleña, tras la extradición del Cartel de Cali, el poder del narcotráfico que estaba concentrado por un solo grupo de personas se diluyó y aparecieron nuevos grupos y líderes en la capital del Valle del Cauca.

Entre la década de los noventa y 2000, muchos caleños fueron víctimas de la extorsión de estos grupos y la ciudad tenía un ambiente violento: masacres y altos índices de homicidio era el día a día de la ciudad, la tasa de homicidios de ese entonces era superior a los 80 por cada 100.000 habitantes. No obstante, a partir del 2011 la situación comenzó a apaciguarse con la extradición de diferentes narcotraficantes. Otro aspecto a tener en cuenta es que Cali es una ciudad receptora de migrantes desplazados por la violencia de los departamentos del Cauca y Nariño, en ambos departamentos hay presencia de guerrillas, paramilitares, narcotráfico, además de que el departamento de Nariño colinda con Ecuador.

Actualmente, en la ciudad se presenta el fenómeno del micro tráfico que trae consigo violencia. A raíz de la pandemia, la cuarentena obligatoria y la lenta reactivación de la economía local por parte del alcalde, muchos ciudadanos perdieron su capacidad adquisitiva y la desigualdad se ha visto aún más marcada sobre todo en el oriente de la ciudad, donde la situación es aún más compleja: peajes urbanos, saqueos, además de la destrucción de autobuses e instalaciones.

A todo esto, se suma que ni lo social, ni la seguridad han sido la prioridad de la alcaldía de Jorge Iván Ospina, puesto que en temas de seguridad la ciudad ya estaba mal, el 70% de las cámaras de seguridad no funcionaba y antes del inicio del Paro Nacional, unos 200 policías estaban encargados de vigilar la ciudad por turnos. Todo lo que se ha mencionado ha hecho que el Paro y la falta de control y de comunicación del alcalde Jorge Iván evidenciara la crisis política, social y económica de Cali, que está acompañada del desabastecimiento de alimentos en la ciudad, el aumento del precio, la dificultad para conseguir combustible y la militarización de buena parte de la ciudad.

Se espera que con la llegada, desde el martes pasado, del presidente Iván Duque, en coordinación con la alcaldía y la gobernación de Cali, el diálogo alcance soluciones viables que mejoren, no solo la situación de la ciudad, sino también el bienestar de todos los caleños que, en estos momentos, están en una situación crítica después de dos semanas de violencia en la ciudad.