Los riesgos de ser periodista en Nicaragua

Miércoles, 03 Marzo 2021 20:19
Escrito por

Desde la dictadura de Anastacio Somoza hasta la actualidad, los periodistas nicaragüenses han corrido riesgos para ejercer su profesión, en especial el periodismo critico del régimen. En Plaza Capital entrevistamos a Emma Amador, periodista que ha ejercido la profesión desde hace 44 años en el país, pero que hoy se encuentra censurada. Con motivo del pasado 1 de marzo, fecha en la que se celebra en Nicaragua el día del periodista, recordamos que en países como Nicaragua supone un alto riesgo ejercer el derecho a informar.

||| ||| Pixabay|||
314

La historia política de Nicaragua ha marcado el ejercicio del periodismo en el país desde 1977 con la dictadura de Anastasio Somoza hasta la actualidad bajo el régimen de Daniel Ortega. Los nicaragüenses en especial los que ejercen el periodismo crítico e independiente han visto siempre su libertad de expresión limitada.Tras 53 años de dictadura, Nicaragua celebró sus primeras elecciones libres en el año 1990, en las que quedó electa Violeta Barrios de Chamorro, quien restituye las libertades públicas en el país.

En el 2006 se presenta como candidato Daniel Ortega en las elecciones y logra llegar al poder con una reforma electoral que le permitió ser el presidente con solo el 38% de los votos. Solo en el 2018 se hace evidente la crisis social y política de Nicaragua ante la comunidad internacional. Durante los tres últimos años los periodistas se han visto perseguidos por el régimen, casos como el saqueo y cierre del periodico Confidencial, dirigido por Carlos Chamorro, que lo obligó a exiliarse en Costa Rica como la muerte del periodista Miguel Angel Gahona en Bluefields mientras cubría una manifestación. En Plaza Capital entrevistamos a Emma Amador, periodista que ha ejercido la profesión desde hace 44 años y en la actualidad se encuentra censurada. Amador ha sido corresponsal internacional de Siga Noticias en México.

 ¿Cuáles son los riesgos actuales de ejercer el periodismo en Nicaragua?

Los riesgos para ejercer el periodismo en Nicaragua son un periodismo crítico verdad, somos víctimas de asedio, de persecución, de asaltos y de robo. Durante mi vida he trabajado en periodismo escrito, periodismo radial, periodismo televisivo. Actualmente, estoy censurada. Me he visto obligada a crear un medio digital que es un blog llamado La Esteliana en el que publico los resultados de las investigaciones que he realizado. A pesar de las limitaciones que nos pone el gobierno, seguimos utilizando los medios que tenemos al alcance para hacer nuestro trabajo y llevarle información a la ciudadanía de sucesos que ocurren nacional y localmente.

 ¿Considera que vale la pena correr esos riesgos?

Claro que vale la pena. Y es precisamente porque la libertad de expresión es un derecho inalienable al ser humano que tiene que ser defendido y que tiene que ser practicado independientemente de los regímenes que nos están oprimiendo. Sin embargo, hay que cuidarse mucho, hay que saber en qué momento se puede hacer una publicación y cómo se tiene que hacer esa publicación.

 ¿Considera que las leyes aprobadas por el gobierno respaldan ahora más el ejercicio del periodismo?

En octubre del año pasado se aprobaron dos leyes de doble filo, en cuanto a la ley de inversión extranjera, corremos riesgo los periodistas que tenemos vínculos con organismos internacionales. Precisamente, las leyes se aprueban para controlar los nexos que puede tener un periodista, solo con el fin de tener control sobre el ejercicio periodístico. En cuanto a la ley de ciberdelito o la ley mordaza como la llamamos aquí, si bien es cierto que hay personas que abusan del uso de las redes sociales e internet, sin embargo, se usa con el fin de amedrentar, amenazar y reprimir a las personas que critican el régimen. Conozco el caso de Kalúa Salazar quien ha sido procesada por difundir información sobre malos manejos de los recursos públicos en la zona Caribe del país. Lo mismo sucedió con David Quintana, que se encargaba del boletín ecológico de un medio digital.