Iván Duque: más allá de la Presidencia

Lunes, 06 Agosto 2018 15:32

Este 7 de agosto termina una etapa en la historia reciente de Colombia. Tras ocho años de un Gobierno comandado por Juan Manuel Santos, Iván Duque será el nuevo presidente.

El presidente electo Iván Duque Márquez||| El presidente electo Iván Duque Márquez||| Twitter: @IvanDuque|||
133

El pasado 17 de junio, Iván Duque Márquez fue elegido como primer mandatario de Colombia al derrotar a su opositor, Gustavo Petro. Más allá de ser "el que dijo Uribe" para algunos, o "el cambio que necesita el país", para otros, este abogado bogotano de 42 años, padre de tres hijos, amante del rock, quiere ser recordado como el presidente que hizo resurgir la economía del país.

El militante del partido Centro Democrático se interesó desde que era niño en la política. Según cuenta su mamá, Juliana Márquez Tono en una entrevista a Duque le gustaba conversar con los adultos, ver noticias o leer alguno de los 17.000 libros que llegó a tener su padre Iván Duque Escobar, un liberal que llegó a ser Gobernador de Antioquia.

De él reconoce que le inculcó la admiración por el líder político Jorge Eliécer Gaitán, hasta el punto que llegó a aprenderse los recordados y emocionantes discursos del caudillo liberal y a recitarlos a la perfección.  

Posteriormente, la inclinación por la política se mezcló con el gusto por la música, principalmente el rock. “Iván tuvo una banda de rock en los últimos años de colegio, entonces los viernes y los sábados eran de conciertos”, dice María Juliana Ruiz, esposa del presidente electo. Además, Ruiz comenta que cada vez que tenían una pelea o terminaban su noviazgo, Duque le llevaba serenata a su casa.

A pesar de las discusiones, María Juliana dice que su relación ha sido excelente. De hecho, cuenta que apenas lo conoció sabía que iban a estar juntos. "Yo llegué a mi casa y dije 'mamá, conocí al papá de mis hijos'", manifestó en una entrevista. Igualmente describe a su esposo como un hombre especial, detallista e inteligente.   

La pareja se comprometió en Washington (Estados Unidos), donde ambos estudiaban una maestría, y se casaron luego de tres meses de noviazgo. En la capital estadounidense vivieron 13 años y empezaron a formar su propia familia, ahora compuesta por Luciana, de 11 años, Matías, de ocho y Eloísa de seis. Desde el nacimiento de su primera hija, Duque adquirió el hábito de escribirles cartas antes de viajar, costumbre que mantiene hasta la fecha.

El presidente se describe a sí mismo como humilde, fiel, honesto y conservador. Afirma que no se pierde ningún partido del América de Cali, no le gusta el toreo, sabe algunos trucos de magia, disfruta reírse de sí mismo y se siente orgulloso de ser uribista.

Su vida política

En lo referente a su trayectoria, Iván Duque inició siendo consultor en la Corporación Andina de Fomento (CAF) para luego ser asesor en el Ministerio de Hacienda durante el Gobierno de Andrés Pastrana. Después de ello trabajó 12 años (2001 – 2013) en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Posteriormente regresó a Colombia para ser senador, impulsando cuatro leyes: aumento de la licencia de maternidad, instalación de desfibriladores en sitios públicos, el uso de cesantías en seguros para educación y finalmente la Ley Naranja, que promueve la cultura y la economía creativa.  

Lo que más le agrada de su trabajo es acercarse a las personas y poder hablar con la ciudadanía, afirma. También dice que le gustaría que lo recordaran como el presidente que hizo resurgir la economía colombiana. Lo anterior lo piensa lograr mediante un mayor apoyo al emprendimiento, trámites más sencillos para crear empresas y por la ‘Economía Naranja’, la cual significa generar riqueza a desde sectores creativos. Sobre esto último, Duque publicó un libro en 2015 denominado “Efecto naranja” y fue coautor de “La economía naranja: una oportunidad infinita” en el año 2013.

Para saber si esto último se puede lograr los colombianos deberán esperar mínimo cuatro años. Por ahora, lo único que es cierto es que Duque deberá enfrentarse a un proceso de paz con las Farc que aún no está completo, a una corrupción que invade al país, a una violencia que no da tregua y a una nación en que la desigualdad es protagonista.