La reivindicación del ‘profe’ Osorio

Miércoles, 27 Junio 2018 19:31

El técnico colombiano logró que el seleccionado mexicano avanzara a los octavos de final de Rusia 2018. Ahora deberá enfrentarse a Brasil.

Hirving Lozano y Javier 'Chicharito' Hernández||| Hirving Lozano y Javier 'Chicharito' Hernández||| Twitter de la Selección Nacional de México @miseleccionmx|||
130

“¡Fuera Osorio!, ¡Fuera Osorio!” era el grito unánime que se escuchaba cada vez que 'El Tri' pisaba una cancha. Las continuas críticas de la afición y de la prensa deportiva mexicana hacían pensar en una posible salida del entrenador colombiano. Pese a todo esto, la Federación Mexicana de Fútbol le dio el voto de confianza que le permitió dirigir a los centroamericanos en el Mundial de Rusia.

Por azares del destino, los 'aztecas' quedaron en uno de los grupos más complicados de la competición: el grupo F, junto a Alemania, Suecia y Corea del Sur. El primer gran reto de los dirigidos por el 'profe' Osorio fue la siempre favorita y campeona vigente del Mundo. En un partido que pasó inmediatamente a la historia de los 'manitos' México venció el pasado 17 de junio a 'Die Mannschaft' con un solitario gol de Hirving Lozano, ganándole por primera vez a un equipo de esos quilates.

El 'pequeño' le había ganado al favorito, se repetía la historia de David contra Goliat, y esta vez Osorio había sacado un excelente resultado frente al que se suponía era el más fuerte del grupo. La mayoría de críticas se convirtieron después del pitazo final en halagos para el estudioso técnico oriundo del municipio de Santa Rosa de Cabal. 

Un grupo en Facebook incluso convocó a una marcha para “ofrecerle disculpas a Osorio”. No obstante, y aunque se hubiese dado un gran paso, aún quedaban por delante seis puntos en disputa para garantizar el acceso a la segunda ronda de la Copa.

El 23 de junio sería el segundo partido del combinado ‘tricolor’. En dicha oportunidad el rival era la siempre sorprendente Corea del Sur y su estrella Son Heung-min, quien milita en el Tottenham de Inglaterra. Los asiáticos venían de perder en el debut, por lo que una victoria era necesaria para seguir con un chance de clasificación.

Pese a los insistentes ataques de los coreanos y las peligrosas llegadas al arco defendido por Guillermo 'Memo' Ochoa, el conjunto liderado por 'Chicharito' Hernández logró su segunda victoria en línea, poniendo un pie en la siguiente fase.

Contra todo pronóstico, Juan Carlos Osorio ponía a México en el primer lugar del grupo F. Por el momento solo debían esperar un empate o una derrota alemana frente a Suecia para asegurar su pase a octavos de final. Y dicho resultado casi se da, si no fuera por un majestuoso remate del volante Toni Kroos en el último minuto que puso a celebrar a los europeos y a sufrir a los centroamericanos. En el grupo F todos, excepto Corea, estaban vivos a falta de una fecha.

El día en el que todo se definía llegó con toda su incertidumbre. El 27 de junio a las 9 de la mañana se conocía cuáles selecciones seguirían con el sueño de llegar a la final del evento deportivo más importante del planeta. México tenía que empatar o ganarle a Suecia para no depender de otros resultados, ya que si perdían y Alemania ganaba tendría que entrar la estadística de gol de diferencia para definir los nombres de los dos pasantes.

El ‘Tri’ utilizó la misma formación del juego anterior por primera vez en cerca de 50 partidos, cosa que los críticos, la afición y la prensa le pedían reiteradamente al colombiano. Sin embargo, el plan no funcionó, pues sus dirigidos sufrieron una dura derrota por 3 goles a 0. Lo único que quedaba era esperar pacientemente por un empate entre Alemania y Corea, o una victoria asiática.

Contra todo pronóstico, y toda estadística, esto último fue lo que ocurrió; los teutones cayeron 2-0 y después de 80 años quedaron estancados en la primera ronda y como si fuera poco últimos en su grupo. Los germanos repitieron la que ahora es conocida como la maldición del campeón defensor.

Con todo esto, lo único cierto es que los gritos de “¡Fuera Osorio!” no se volverán a escuchar en las tribunas, por el momento. Por el contrario, serán cambiados por arengas de apoyo y reconocimiento. Así, los hinchas aztecas buscarán que el seleccionador colombiano alcance su próximo objetivo: vencer a Brasil, el pentacampeón del mundo.