La sombra sobre la COP26: nuevo informe revela que la acción climática es urgente

Lunes, 01 Noviembre 2021 21:55
Escrito por

El reporte publicado por los Estados Unidos detalla que no se ha alcanzado el objetivo del Acuerdo de París para reducir la temperatura global. 

Gran parte de las emisiones de gases efecto invernadero que produce Colombia vienen del sector agropecuario, que promueve la deforestación y prácticas no sostenibles con los suelos.||| Gran parte de las emisiones de gases efecto invernadero que produce Colombia vienen del sector agropecuario, que promueve la deforestación y prácticas no sostenibles con los suelos.||| Créditos: COP26|||
529

El Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos publicó el 22 de octubre un informe que devela que, a pesar de los compromisos firmados, la amenaza del cambio climático sigue generando varios retos de seguridad a nivel mundial que empeorarán. Esto, a la luz de la Conferencia entre las Partes (COP26), la cumbre climática de mayor importancia a nivel político, que se desarrollará en Glasgow, Escocia, entre el 31 de octubre y el 12 de noviembre. 

Este no es el primer informe concerniente a la crisis climática que ha salido este año. El 9 de agosto, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) sacó un reporte en el que participaron más de 200 expertos para evaluar los efectos físicos que ha producido esta amenaza.  

El IPCC reveló que la humanidad está en alerta roja, pues han puesto en evidencia que las consecuencias del cambio climático se viven actualmente. Tan solo en un espacio de nueve años (2011 a 2020), la temperatura mundial fue 1,9 grados Celsius más alta que entre 1850 y 1900. Incluso, la tasa de crecimiento del nivel del mar actual casi se ha triplicado en comparación con el periodo entre 1901 a 1971. 

Así, los expertos aseguran que se necesitan acciones inmediatas que puedan reducir las emisiones globales a la mitad para el 2030 y llegar a las cero emisiones netas para el 2050. Si se alcanza esto, se podrá detener el aumento de la temperatura global, que causa olas de calor severas, sequías y fuertes lluvias, así como del nivel del mar, que podría ir más allá de los dos metros para 2050, poniendo en riesgo la vida humana.  

Si bien los expertos son insistentes en la inmediatez de la acción climática, no son pesimistas y señalan que no se ha llegado al punto de no retorno. 

 

Para analizar las implicaciones del más reciente informe del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos, Plaza Capital habló con Sebastián Grajales, experto en temas de medio ambiente que hace parte de The Climate Reality Project desde el 2018, y con John Marulanda, experto en seguridad nacional y coronel retirado del Ejército de Colombia. 

¿Qué es la COP26? 

La COP26 es la vigésimosexta conferencia organizada por las Naciones Unidas a la que asisten los firmantes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que son más de 197 (196 países y la Unión Europea).  

Según Alok Sharma, el presidente designado de la conferencia, el principal objetivo será procurar que la temperatura global solo aumente en 1.5 grados y reducir las emisiones de carbono. Para lograrlo, se busca que entre los países desarrollados se recojan más de cien mil millones de dólares para la financiación de las acciones contra el cambio climático. 

¿Qué reveló el informe de EE.UU. sobre el cambio climático? 

Este reporte es el resultado del análisis geopolítico de las evaluaciones concernientes a esta amenaza por parte del IPCC, las Evaluaciones Nacionales sobre el Clima de Estados Unidos, y las agencias federales de este país. 

El informe presentó tres juicios claves para poder entender el resultado del cambio climático en el mundo: 

  • Primero, aumentarán las tensiones geopolíticas debido a las discusiones sobre cómo reducir las emisiones de gas efecto invernadero para cumplir con lo acordado en el Acuerdo de París, un pacto firmado en el 2015 para mantener el calentamiento global en 1.5 grados. Este debate se concentrará en qué países tienen más responsabilidad y en una competencia por recursos y nuevas tecnologías limpias.  
  • Segundo, se exacerbarán los problemas geopolíticos por los efectos físicos de la amenaza climática, sobre todo entre las fronteras por conflictos relacionados con el agua y la migración. Esto será especialmente evidente desde el 2030, cuando las temperaturas globales alcancen los 1.5 grados.  
  • Tercero, los efectos físicos del cambio climático impactarán en mayor escala a países en vías de desarrollo, que son los que están peor preparados para adaptarse. En sí, existe en estos un alto potencial de inestabilidad y de conflictos, que llevarán a que EE.UU. tenga que responder a más demandas económicas, militares y humanitarias. 

¿Qué significa esto frente a la COP26? 

“Este informe es una bandera roja extra de todas las que ya se han levantado por la comunidad científica, pero esta vez es de la comunidad de la seguridad, para decirnos que hay países que van a tener muchos riesgos que se van a materializar en impactos en la calidad de vida de las personas”, afirma el experto en temas de medio ambiente Sebastián Grajales, líder de The Climate Reality Project en América Latina. 

De acuerdo con Grajales, este informe impulsa a que los países del norte global pongan su atención en Estados que enfrentan problemas graves en temas de infraestructura y adaptación. Sin embargo, aclara que esto no debe ser excusa para que otras naciones no hagan su parte en combatir esta amenaza, pues “todas las actividades que hace la humanidad aportan en gran o poca medida al cambio climático”. 

El experto en seguridad nacional y magíster en Estudios Políticos de la Pontificia Universidad Javeriana, John Marulanda, concuerda con lo dicho por Grajales, indicando que “es una corresponsabilidad de todos”: entre aquellos que están en crecimiento y, principalmente, quienes emiten más emisiones de gases efecto invernadero.  

No obstante, Marulanda no es muy optimista frente a los efectos que pueda tener este informe en las discusiones que se darán en el COP26 que, para él, siempre han sido “retóricas”. 

“Veo que van a darse las mismas retracciones de siempre, van a hacer las mismas promesas de siempre. No creo que vayan a decir nada nuevo”, afirma el experto.  

¿Qué panorama enfrenta Colombia? 

Colombia es uno de los once países en mayor riesgo frente al cambio climático, de acuerdo con el informe, junto con Afganistán, Myanmar, India, Pakistán, Corea del Norte, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua e Irak. El análisis reveló que los efectos físicos que tendría la amenaza ambiental, así como la falta de capacidad para adaptarse frente a las consecuencias de esta generarían un gran impacto en estos países. 

Según con el experto en medio ambiente, todos los países en camino de industrialización, como Colombia, tienen cuatro retos principales en la COP26:  

Primero, buscar financiación para desarrollar una infraestructura eficiente que permita la adaptación frente al cambio climático. Segundo, organizar los mercados de carbono que permitirán vivir del bosque y no de la deforestación. Tercero, encontrar vías de financiación que permitan construir la infraestructura para la mitigación de los impactos del cambio climático. Cuarto, generar alianzas con otros Estados.  

Con relación a las alianzas estratégicas, Colombia tiene la fortuna de tener buenas relaciones con Europa tanto como con EE.UU. El gigante norteamericano ha tenido a Colombia como su fiel aliado en la región por mucho tiempo y, de acuerdo con Marulanda, lo más posible es que este continúe desplazando activos militares para actuar frente a los desastres climáticos. 

“Se vienen realizando ejercicios conjuntos entre el Comando Sur de EE.UU. y diferentes ejércitos navales, aéreos y terrestres de la región. Esto tiene como principal objetivo la prevención en casos de desastres naturales que está dejando el cambio climático y al año se hacen dos o tres ejercicios para preparar a las unidades militares como apoyo inicial fundamental en el manejo de estos eventos”, explica el experto en seguridad nacional.  

Según Marulanda, el vaivén que resultará de los eventos catastróficos del cambio climático es uno de los principales riesgos para la seguridad nacional en Colombia y lo principal es que el Estado pueda mantener la estabilidad económica y alimentaria de toda la sociedad. Así, “el Gobierno debe tener adecuados planes de reacción, emergencia, continuidad, contención y prevención en todos los lugares del país”, señala el experto. 

En general, Colombia ha sido protagónica en los temas climáticos, “a pesar de tener una economía que depende de los combustibles fósiles y la deforestación”, apunta Grajales. Entonces, lo más importante es generar “compromisos globales para la financiación y la adaptación”. 

La adaptación, considera el líder de The Climate Reality Project, es sumamente importante en Colombia y ya se están realizando proyectos a nivel regional y nacional para realizar construcciones climáticas inteligentes que permitan la estabilidad de la población.  

Para Grajales, lo que se debe hacer en este momento es la restauración y regeneración geológica de los ecosistemas: “es un cambio de cultura, de educación y en cómo operan las cosas y desde el Gobierno se tiene que dar ejemplo”, resalta. 

Por el momento, se espera que la COP26 pueda generar nuevos acuerdos frente al cambio climático y unir a las naciones para combatir la amenaza evidente que representa.