Los contratos en el Fútbol Sala

Martes, 11 Noviembre 2014 12:26

Pese a que el fútbol sala se integró a la Federación Colombiana de Fútbol y tuvo un crecimiento enorme en su organización, aún falta reglamentar asuntos importantes, como legalizar la contratación de los jugadores.

||| ||| Foto: Oscar Delgado|||
888

Desde el año 2008, cuando la Selección Colombia logró llegar a la semifinal en el Sudamericano Sub-20 de futsal, se ha venido dando un crecimiento notable de este deporte en nuestro país. A partir de aquel año, Colombia ha mejorado sus presentaciones en los diferentes campeonatos internacionales, como en su primera presentación mundialista, cuando se adjudicó el valioso y sorpresivo 4to puesto en la Copa Mundial de Futsal (organizado por la FIFA), en Tailandia 2012.

También ha sido subcampeón en las últimas dos ediciones del Sudamericano Sub-20 (2010 y 2013) y en el pasado mes de marzo logró el bronce en los Sudamericanos de Chile 2014. Por si fuera poco, el pasado 28 de mayo de 2013 la FIFA le encargó a la Federación de Fútbol Colombiano organizar el próximo mundial de futsal del año 2016, que se disputará en varias ciudades del país como Bogotá, Villavicencio, Cúcuta, Ibagué y Bucaramanga.

Este crecimiento en el ámbito internacional coincide con lo que se está viendo en la organización de ligas y torneos a nivel nacional.

La Liga Argos es la máxima categoría de fútbol sala en Colombia. Se inició en el año 2011 y cuenta con grandes patrocinadores, como lo son Argos y Golty. Además el canal WinSports transmite algunos partidos de la liga. Esta liga es avalada por la FIFA y la Federación Colombiana de Fútbol, y actualmente cuenta con la participación de 16 equipos, pero se planea extender el número de participantes en los próximos años.

No obstante, a pesar de la importancia que está cobrando la liga, los jugadores, máximos protagonistas del juego, no cuentan con prestaciones sociales y, en muchos casos, ni siquiera cuentan con un sueldo. Los contratos que tienen los equipos con sus jugadores son de tipo verbal. ¿Qué tan legal es esto?

Contratos

Después de realizar una serie de entrevistas se pudo constatar que los jugadores no cuentan con ningún contrato escrito. Los pagos se hacen en efectivo y muchas veces estos se retrasan por parte de los directivos de los clubes. Según Andrés Cabrera, jurista de la Universidad del Rosario, “un contrato se puede hacer verbalmente. Sin embargo, en ningún momento se tiene que desconocer los mínimos fundamentales y uno de esos es el salario. Si un jugador adquiere una obligación contractual con alguien que realiza determinada labor, este tiene que entrar a pagar ese monto por la labor realizada”.

Según Esteven Cetina, jugador de Cóndor Sports Life, “cada mes los jugadores reciben su salario. No siempre es fijo el sueldo, a veces se demoran un mes, 15 días, pero nunca nos han quedado mal”.

Según Carlo Marthá, uno de los dirigentes de Lanús, la prioridad es construir jugadores de calidad que puedan salir del país para hacer una carrera futbolística, por eso sus jugadores no reciben un sueldo.

Sin embargo, según lo dicho por el abogado Cabrera, “cuando se genera un vínculo contractual mediante el cual usted se somete a realizar determinada labor en favor de una persona dentro de unas características, como el cumplimiento de un horario, cumplimiento de unas determinadas labores, el cumplimiento de estas ciertas labores con una continuidad en el tiempo, eso es un contrato de trabajo. Los directivos son personas que tienen que cumplir unos compromisos y no lo están haciendo”.

En caso de lesiones

Al no tener prestaciones sociales, no cuentan con servicios de salud que ofrece el régimen contributivo. Yulián Díaz, jugador de Cóndor y la selección Colombia, dice que “en caso de lesión el club responde por eso. El club tiene médicos, pero eso no ocurre en todos los equipos. En nuestro caso, la junta administrativa responde porque el presidente del club es accionista de Santa Fe - equipo de la liga profesional de fútbol - y nos lleva al médico de ese equipo”.

Para Yair Barrera, técnico de Cóndor, el nivel de desorganización es muy grande: “tuve un problema con un jugador que se rompió los meniscos por un choque que tuvo con un compañero. Ahí hay un problema grave porque el jugador quiere demandar y el club tiene que pagar por eso”.

Según el jurista Andrés Cabrera, en caso de accidentes que hayan sucedido en ejercicio de esta labor, todos los riesgos tienen que ser cubiertos por la persona que se beneficia de la labor realizada. “Estas son profesiones riesgosas y un jugador corre el riesgo todo el tiempo de lesionarse. Este tipo de lesiones se pueden prever, y la protección de ellos se tiene que regular”.

Llegaron los patrocinadores a la liga y...

Los equipos reciben dinero por parte de los patrocinadores del club y de la liga. De igual forma, reciben ingresos por los derechos de transmisión de los partidos. Así mismo, la federación subsidia el 70% de los gastos que tiene el club en los viajes que tiene que hacer cuando juegan de visitantes. Todos estos ingresos no se ven reflejado en los jugadores.

Según Cetina, “después del patrocinio de Argos las condiciones son iguales. No han cambiado. Nos gustaría manejar otro tipo de contrato.”

Otros jugadores ven esta liga como una forma de proyectarse a nivel internacional. “Aquí no nos dan prestaciones sociales ni sueldos fijos, en otros países es diferente. Yo aspiro jugar en otro lado”, aseguró Yulián Díaz

Colombia se prepara para albergar su segundo Mundial en 5 años, después de haber sido anfitrión y posterior campeón del Mundial de Fútbol de Salón, en el año 2011. Con estos logros, la FIFA ve con buenos ojos el proyecto deportivo en auge que Colombia está desarrollando. Y no sólo se trata de la parte deportiva, sino también de la organización y convicción de la Federación para hacer crecer este deporte.