"Necesitamos niños creativos que no sean consumidores de la tecnología pero si creadores de ella"

Lunes, 01 Noviembre 2021 13:48
Escrito por

Luz Adriana Bohada, profesora de tecnología e informática en el colegio Distrital Tomás Carrasquilla, lidera el Semillero Tomasinos creativos e innovadores quien de la mano con la Secretaria Distrital de Educación y el Instituto de Desarrollo Educativo y Pedagógico (IDEP) buscan una innovación educativa.

Miembros del Semillero de investigación Tomasinos creativos e innovadores.||| Miembros del Semillero de investigación Tomasinos creativos e innovadores.||| Foto: Adriana Bohada|||
277

El semillero de investigación de investigación Tomasinos creativos e innovadores, se conforma por estudiantes y maestros pertenecientes a diferentes grados del colegio Tomás Carrasquilla IED de Bogotá, en donde se reúnen para analizar las problemáticas de su entorno y buscar posibles soluciones a través de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación), la robótica y la impresión 3D.

Desde el año 2015 se puso en práctica el proyecto ‘’RoboTic: Construyendo, programando e interactuando aprendo’’ en que se pudo notar el interés de los jóvenes por la robótica, gracias a esto se creó un ambiente de aprendizaje en donde se empezaron a usar diferentes tecnologías (softwares, programas, equipos) los cuales le permitieran a los estudiantes aprender los conceptos básicos de la robótica.

Adriana Bohada, docente y una de las líderes de este proyecto, busca que los jóvenes estén listos y se puedan enfrentar a los nuevos desafíos que están surgiendo, desarrollando sus capacidades de diseño, el fortalecimiento de habilidades cognitivas para generar preguntas, detectar necesidades, buscar y plantear oportunidades al trazar creativamente múltiples soluciones evaluadas y desarrolladas. 

En entrevista con Plaza Capital contó cuáles han sido sus más grandes retos y logros, porque decidió enseñar esta materia tan poco convencional y los proyectos que tiene a corto y largo plazo con sus estudiantes. 

¿Por qué decidió ser maestra?

Decidí ser maestra porque desde muy pequeña estudié en La Normal, tradicionalmente en mi familia hay mucho profesor, toda mi primaria y bachillerato lo estudié en colegio pedagógico y finalmente ejercí como docente antes de ingresar a la universidad, en donde entré a estudiar licenciatura en electrónica y de ahí mi pasión por el mundo de la tecnología.

¿Cómo fue el proceso para empezar a dar clases de robótica?

Cuando inicié en el colegio donde trabajo en el área de tecnología e informática tuvimos que hacer una transformación de prácticas pedagógicas, porque en esa época a los niños en informática tan solo les enseñaban a usar Office, se basaba la enseñanza en que el centro era el computador y los programas. Comenzamos a realizar un currículo nuevo, lo adaptamos con unas indicaciones del Ministerio para implementarlo en nuestro colegio y que funcionara para nuestros niños. 

¿En qué momento decidió dar clases de robótica? 

Nos empezamos a preguntar qué les puede llamar la atención a los niños, iniciamos enseñando todos los temas, por ejemplo mecanismos, máquinas simples, energía, diseño, (...) y nos dimos cuenta de que lo que les llamaba la atención era la robótica. Casualmente cuando hacíamos proyectos muy sencillos, los niños terminaban con cajitas armando un robot, por lo que yo empecé a darme cuenta que era algo que les estaba interesando y gracias a  que estaba comenzando mi maestría logré crear un ambiente de aprendizaje para enseñarles a los niños principios básicos de la robótica.

Poco a poco trabajando en mi maestría me di cuenta que todo lo que podemos desarrollar con los niños, por ejemplo, el pensamiento computacional y el creativo. Comenzamos a trabajar con nuevas tecnologías, como la impresora 3D que nos ganamos en un concurso y también usamos varias plataformas como Scratch y Micro bid (...) temas que antes solo se veían en la universidad y que ahora están al alcance de nosotros gracias a la tecnología.

¿Cómo logran que los niños entiendan que es lo que les están enseñando?

Usamos aplicaciones que nos permiten diseñar y armar nuestros circuitos. También hay diversas formas de programas pero les enseñamos a los niños desde lo más básico, programación en papel, seguimiento de instrucciones, juegos de organizar bloques y así llegamos a programar robots que tenemos en nuestra sala de informática y otros dispositivos.

¿Lo que estos niños aprenden en su clase les va a dar herramientas para el mundo actual?

En la actualidad hay un lenguaje nuevo y es la programación, el hecho de programar y de desarrollar ese pensamiento computacional que es dar soluciones a nuestros problemas a través de las tecnologías y la informática, es una habilidad que deberíamos tener todos para el siglo XXI. Esto es lo que están empleando hoy en día nuestros estudiantes, ellos están programando, están solucionando retos y problemas en su vida cotidiana y eso es lo que necesitamos, niños creativos que no sean consumidores de la tecnología pero si creadores de ella, que apelen a la creatividad y a la innovación.

¿Cuáles han sido algunas complicaciones a la hora de enseñar una materia tan poco convencional en un colegio público?

Al comienzo no teníamos dinero ni dispositivos, no teníamos robots, solo teníamos los computadores viejos de la sala de informática. El primer robot lo compré yo y cuando empezamos a presentar el proyecto se nos fueron abriendo puertas, lo fuimos mostrando y lo que hacíamos con los niños en otros colegios.

Es difícil porque los tiempos no nos dan a veces, ya que el semillero se da en las mismas clases, algunos niños les tocaba quedarse contra jornada, el hecho de presentar el proyecto en otra institución es tiempo adicional del docente y de los niños, pero todo se hace por gusto, por pasión. 

¿Cuáles han sido sus retos a la hora de desarrollar este proyecto?

Uno de los retos que tenemos a la hora de trabajar con robótica es que la tecnología cambia y cada año tenemos nuevos programas, nuevos robots por lo que tanto el docente como lo estudiantes tienen que aprender, tienen que irse adaptando, y para mí eso es bonito, que la persona está en constante aprendizaje, algo que no pasa en las otras materias. El profesor de tecnología debe estar en constante preparación, lo chévere es que los niños se dan cuenta de que el maestro está aprendiendo a la par con ellos. Por lo que siempre estamos a la vanguardia a la espera de nuevas enseñanzas para poder aplicarlas y seguir creciendo 

¿Cuáles han sido sus objetivos a la hora de impartir esta materia? 

Uno de mis objetivos es desarrollar el pensamiento computacional y el pensamiento crítico de los niños, estas habilidades comunicativas y digitales que involucran la robótica. Aprovechamos esa diversidad de conocimiento y usamos estrategias STEAM, que es un modelo educativo que promueve la integración y el desarrollo de las materias científico-técnicas y artísticas en un único marco interdisciplinar

Nosotros ya llevamos muchos años presentando nuestro proyecto y los colegios distritales cada vez están más impulsados a presentar sus proyectos de robótica, inclusive algunos colegios privados ya empiezan a crear sus propios semilleros, por lo que podemos ver cómo se está volviendo una normalidad. 

¿En qué competencias han participado?

Ganamos siete kits de Arduino en el 2017 con el programa Ondas de Colciencias y ganamos reconocimiento al semillero de investigación con el IDEP un robot lego ev3 y una impresora 3D.