Colombiano diseña software para que los carros se cambien de carril de forma autónoma

Jueves, 27 Abril 2017 02:17

Con los vehículos auto-conducidos se busca que los accidentes de tránsito disminuyan.

||| ||| |||
1352

Desde la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín, se ha creado un prototipo de software que puede permitirle a los vehículos hacer cambios de carril sin la intervención de un conductor. Andrés Acosta está al frente de este proyecto que surge en un momento de transición tecnológica hacia la circulación de carros completamente autónomos por calles y carreteras.

Un auto autónomo “puede tomar decisiones respecto a una tarea que le pusieron”, indica el profesor de ingeniería electrónica, Alexander Pérez. Desde el 2016 en California, Estados Unidos, circulan carros auto-conducidos de la empresa Uber supervisados por un conductor y un ingeniero abordo. Este tipo de vehículos prometen “incrementar la seguridad y disminuir las tazas de accidentalidad en las ciudades”, comenta el estudiante de maestría en Ingeniería de Minas, Andrés Acosta. El estudiante agrega que esto brinda ventajas como que las personas puedan realizar actividades que no podrían llevar a cabo si estuvieran conduciendo.

La arquitectura lógica del sistema informático (software) diseñado por Andrés Acosta consta de dos módulos. Uno contiene lo relacionado al comportamiento del vehículo y el otro es el sistema de control del auto que lo guía para que efectúe el cambio de carril. Para que el carro pueda realizar la acción, el estudiante de maestría afirma que el vehículo debe contar con un computador y diferentes tipos de sensores para reconocer el carril por el que está circulando y al que se va a dirigir.

Alexander Pérez dice que los sensores también pueden identificar otros carros que transitan por los alrededores y la distancia existente entre ellos. La identificación de peatones, ciclistas y motociclistas es una meta a cumplir a través de los sensores. Andrés Acosta comenta que empresas como Google y Tesla, hoy pioneras en la creación de tecnología para fabricar autos autónomos, ya los pueden reconocer.

El profesor de ingeniería dice que la identificación de esos agentes no es sencilla. “Nosotros tenemos una base de datos en el cerebro muy grande. Ves a una persona y a otra y puedes identificar quién es quién. Que un algoritmo haga eso es muy difícil”, afirma Pérez. Para el profesor, las operaciones (algoritmos) que hacen que se puedan identificar a los actores son complejas para que puedan distinguir entre peatones y ciclistas. Alexander Pérez agrega que es importante que el sistema de los autos autónomos sea rápido para que funcione bien.

“Si puede censar todo con precisión, de pronto pueda hacerlo mucho más rápido de lo que lo hace una persona”, indica el profesor de ingeniería respecto al cambio de carril. Para el diseñador del software que permite esta acción, la velocidad con que un carro podría realizar el movimiento, variaría según el pasajero. El estudiante de maestría plantea dos formas en que el automóvil podría llevar a cabo la maniobra. Una es el modo deportivo, diseñado para los pasajeros a los que les gusta viajar rápido. La otra es el modo drive, especial para aquellos a los que les es incómodo o les genera inseguridad el transitar a gran velocidad.

Además de las diferencias según los pasajeros, Acosta afirma que en Colombia se deben tener en cuenta comportamientos que en otros países no, como el de los motociclistas que se ubican entre los carros. “Podría ser necesario incluso sensores adicionales para detectar estos motociclistas y los sistemas para identificarlos y evitar colisiones”, comenta el estudiante de maestría.

Por las conductas de los colombianos, el profesor de ingeniería cree que para que los autos completamente autónomos lleguen al país todavía falta tiempo. “Seguro que de aquí a 10 años no tendremos carros autónomos por el tema de la idiosincrasia y de que hay que hacer mucha infraestructura”, comenta Pérez. El estudiante de maestría dice que se necesita un cambio en la infraestructura que soporte las tecnologías de comunicaciones entre el vehículo y la misma para mejorar la estimación de las posiciones de los autos con el fin de evitar colisiones.

En Singapur, la tecnología de los carros autónomos ha llegado, pero solamente en el recorrido del aeropuerto a un punto específico y limitado a vías señalizadas. El software creado desde la Universidad Nacional por ahora trabaja con un entorno ideal y un carro simulado en un computador que supone la existencia de sensores que puedan identificar peatones, ciclistas, motocicletas y carros.

Para llevarlo a un escenario real, Acosta propone que se comience con un robot y un escenario a pequeña escala con características similares a las reales. Validado el software en ese escenario, el estudiante dice que se podría pensar en hacer pruebas con un vehículo real.

Actualmente, Andrés Acosta es miembro del grupo de investigación GAUNAL (Grupo de Automática de la Universidad Nacional) junto con otros estudiantes de maestría y doctorado. Allí trabajan en temas relacionados con la identificación de carriles y actores en las vías a partir de videos. “Este podría ser un esfuerzo conjunto tanto de entidades a nivel nacional como de nivel internacional”, indica el estudiante para poder aplicar su software en Colombia, teniendo en cuenta también los comportamientos particulares de los conductores en el país.