SietePolas: feminismos en tiempos de Coronavirus

Jueves, 09 Abril 2020 15:29
Escrito por

SietePolas es una organización activista en la que siete mujeres colombianas comparten un camino de exploración, autoconocimiento y destrucción en el proceso de aprender y crear su feminismo. SietePolas aprovechan la palabra escrita y el auge de las redes para aterrizar discursos sobre la diversidad, el género, el rol de las mujeres y generar conversaciones en torno a estos temas. El Covid-19 no se ha explicado desde el enfoque de género, razón por la cuál SietePolas decidieron aportar a esta entrevista.

|||||| |||||| Tomadas de Instagram @sietepolas|Tomadas de Instagram @sietepolas|Tomadas de Instagram @sietepolas|Tomadas de Instagram @sietepolas|||
1172

¿Quiénes son Siete Polas y cuál es su objetivo? ¡Háblenme de ustedes!

Somos una organización feminista fundada por siete mujeres que nos conocimos estudiando en la universidad. Somos todas de distintas carreras lo que significa una de las fortalezas de la organización, pues el feminismo es totalmente diverso, además de multifacético e imperfecto. No predicamos un único feminismo, cada una de nosotras lo trabaja desde lo que cree y a partir de sus intereses.

¿Qué es el feminismo?

No hay una única definición del feminismo, yo personalmente te diría que el feminismo es darle a otras mujeres la posibilidad de tomar decisiones que tú no necesariamente tomarías, afirma Juliana, una de las SietePolas. A mí me gusta definirlo así porque muchas personas piensan que el feminismo es que ahora todas las mujeres tenemos que aspirar a ser gerentes, ser socias y ganarse mucha plata y no. El feminismo simplemente es que las mujeres tengan libertad de hacer y ser lo que quieran en sus vidas. Eso puede significar ser gerente general de una empresa multinacional o puede ser mamá y no tiene nada de malo. Cada mujer pude hacer lo que quiera y debe tener la libertad de tomar decisiones sin ser juzgada.

¿Por qué creen que se debe hablar de temas de género en tiempos de pandemia?

Como feministas nos preocupa porque el Coronavirus es un tema de privilegio. Está exponiendo a las personas más vulnerables: trabajadores informales, sin prestaciones y con necesidad de salud y sueldo. Escribo esto sentada en el computador, luego de trabajar de manera remota y de haber conseguido y comprado la suficiente comida para mi y para mi familia, así lo expresa Daniela, una de las SietePolas, en su artículo sobre el cuidado en tiempos de Coronavirus. Nos invita a donar recursos a los más débiles: trabajadoras sexuales, habitantes de calle, entre otros gremios, además de no dejar de lado a las mujeres que tienen probabilidad de ser violentadas en su hogar brindándoles todo el apoyo, pues no están solas.

¿Existe una relación entre el aislamiento obligatorio y el aumento de la violencia contra la mujer dentro de su hogar? ¿Por qué?

Colombia es un país donde el 76% de los casos de violencia sexual ocurren dentro de la vivienda, y en tan solo tres días de aislamiento preventivo se presentaron 43 casos de violencia contra la mujer en Bogotá. Durante la cuarentena obligatoria es posible que este sea el escenario de cientos de mujeres en nuestro país, explica Paola, una de las SietePolas, en su artículo sobre el aumento de la violencia contra la mujer en tiempos de crisis sanitaria. Allí es donde nos hace la invitación de estar pendiente de nuestras amigas, compañeras o conocidas y además nos muestra qué pasos debemos seguir si existe algún caso de violencia al interior del hogar, así como también distintas líneas de atención para poder acudir en cualquier momento. Toda la información la pueden encontrar en el siguiente enlace: La violencia contra la mujer va a aumentar

¿Creen que las mujeres están más inmersas en las labores domésticas que los hombres por la coyuntura actual? ¿Por qué?

En cualquier parte que busques sobre literatura de cuidado o de labores domésticas te das cuenta de que evidentemente los hombres todavía no realizan este tipo de trabajo. Es un trabajo que, si bien no es remunerado, quita tiempo y desgasta. Ahí es donde las mujeres estamos en total desventaja, afirma Juliana. El tema de clase juega un papel fundamental, pues las labores domésticas no se presentan en todas las mujeres. Tu escuchas historias de mujeres que se levantan a las 4:00am a hacerles desayuno a los hijos y al esposo, salen a trabajar y llegan a la casa a seguir trabajando.

Para mí, el tema más importante con respecto al trabajo no remunerado es la doble jornada de género. Las mujeres ya podemos salir a trabajar en lo que queramos. Sin embargo, ¿qué pasa cuándo llegamos a la casa? Pues que seguimos trabajando. La participación de las mujeres en el mercado laboral no ha implicado que ahora los hombres también trabajen en la casa, no lo hacen. Entonces evidentemente va a haber un tema relacionado con la situación actual, vamos a ver la dinámica de los hombres participando en labores domésticas. Hago la invitación de que miremos desde nuestro entorno y analicemos cómo ha sido esta dinámica, si realmente los hombres de nuestro hogar se han vistos inmersos en labores domésticas, o si no. Analicemos cómo este momento tan interesante va a permitir cambiar esa percepción, pero tampoco se trata generar un cambio por el momento, sino generar un cambio duradero.

¿Qué importancia juegan las trabajadoras sexuales en toda la situación actual? ¿Por qué se buscan fondos monetarios para ellas?

A las trabajadoras sexuales no hay que verlas como unas pobrecitas, sino como mujeres empoderadas que tienen un trabajo, dice Juliana. El trabajo sexual es un trabajo y se debe luchar por defender los derechos de las mujeres que lo ejercen, nos cuenta Vanessa, una de las integrantes de SietePolas. En Colombia, el trabajo sexual aún está muy estigmatizado. Estos estigmas también han penetrado fuertemente en las autoridades judiciales, lo que impide que las mujeres puedan obtener justicia cuando son víctimas de abusos sexuales. Entonces sí, las trabajadoras juegan un papel importante en la sociedad. El feminismo debe incluir a las mujeres trabajadoras sexuales viéndolas como sujetas de una lucha, de poder y no como una víctima. Dentro de publicaciones de Siete Polas nombran la importancia de recaudar fondos para ellas ya que viven del día a día, y por la crisis sanitaria actual están impedidas a vivir dignamente.

¿Creen que ha sido influyente la participación de la mujer en la ciencia? ¿Cuál creen que ha sido su participación científica en la crisis sanitaria actual?

Históricamente las mujeres hemos estado marginadas de estas ciencias duras, así lo explica Pio, una integrante de las SietePolas. La discriminación, las diferencias de socialización de los géneros y cuestiones intrínsecas de aptitud son factores en donde se considera que las mujeres somos intrínsecamente menos capaces para la ciencia, simplemente por ser mujeres. Las ciencias sociales, la psicología, la literatura y las artes son todas socialmente vistas como carreras de mujeres y las ciencias duras, ingenierías y administración como carreras de hombres. Más allá de los estigmas los y las invito a que dejemos de creer en el mito que las mujeres somos malas para las matemáticas y a nuestros lectores hombres que se empiecen a cuestionar si la falta de mujeres en sus entornos corresponde a una realidad biológica o social y que además piensen dos veces antes de cuestionar la capacidad de una colega por el hecho de ser mujer.

¿De qué manera le va a afectar, tanto positiva como negativamente, esta pandemia a la mujer en un futuro?

En la industria de servicios las azafatas, enfermeras y profesoras son en su mayoría mujeres. Y aún cuando no tienen que exponerse por su trabajo, son las mujeres las responsables de labores del hogar, como cuidar enfermos, familiares, cocinar, entre otras cosas para pasar los periodos de cuarentena. Así que son las más afectadas por la crisis actual. Daniela afirma que no está demás pensar que la crisis puede traer cambios positivos, incluso lo compara con la Segunda Guerra Mundial, donde las mujeres participaron más en la fuerza laboral llevando a una nueva ola del feminismo. La crisis del Coronavirus es una oportunidad para cuestionar las dinámicas sociales que tenemos, de tal manera que beneficie a hombres y mujeres.

¿Qué creen que le deja a las nuevas generaciones hablar de temas de género en la actualidad?

No se me ocurre un motivo puntual por el cual en esta época tenga mayor relevancia hablar de feminismo que otras épocas, creo que siempre ha sido relevante, afirma Juliana. De pronto el reto que tenemos en la actualidad es que muchas personas creen que las mujeres ya alcanzamos la verdadera equidad y no tenemos de que quejarnos porque ya votamos, porque, además ya de que somos mamás, podemos salir a trabajar y no. En realidad todavía hay demasiados sesgos inconscientes, demasiada desigualdad y barreras para las mujeres tanto en el ámbito laboral, como en la participación política. Todavía está totalmente en vigencia y ese es el reto. Además tenemos un reto de aumentar el alcance del movimiento, tenemos que involucrar a los hombres, a los niños y niñas. Todo lo que tiene que ver con roles de género es algo que está muy interiorizado desde los pequeños. Es importante llevar un feminismo que puedan entender mejor. También es importante incluir en los temas de género muchos otros enfoques como la clase, la raza entre otros.

Y a modo de conclusión, ¿qué le dirían a las mujeres que no creen que en el feminismo y que lo catalogan como una exageración?

Es más feminista ser una mujer empática que una mujer empoderada. Lo más importante es la empatía. Lo que te permite a ti entender la necesidad del feminismo en cualquier momento histórico es la empatía, es la capacidad de entender los privilegios que tu tienes y que no todas tienen. La interseccionalidad que mencionaba anteriormente también se puede explicar desde otro enfoque, puede que una mujer no le haya dado duro nunca el tema de inequidad de género, pero ahí es donde hay que incluir y ver otras razones, como privilegios de clase o nivel educativo. Pero esto no le quita que crea en el feminismo, todo se basa en la empatía.

Lo que podemos concluir de SietePolas, es que las mujeres merecemos mayor participación social en la vida actual. No se se nos debe cuestionar nuestras capacidades por el simple hecho de ser mujer. La lucha femenina aún tiene mucho por recorrer, y esta crisis del Coronavirus puede romper esos estigmas sociales, de represión y de violencia. ¡Cuidémonos entre nosotras!