"La lucha es de ‘todes’, pues a ‘todes’ nos afecta"

Miércoles, 13 Noviembre 2019 12:21

Camila Flórez, psicóloga de la Universidad de la Sabana, es una de las fundadoras de 'Juntes Podemos', comunidad feminista y proyecto educativo.

 
||| ||| |||
367

Camila Flórez Yepes nació el 13 de julio de 1995 en Bogotá. Estudió en el Colegio Bureche de Santa Marta y, tras graduarse, se dedicó a estudiar psicología en la Universidad de La Sabana. Al terminar su pregrado, realizó una especialización en Psicología Educativa de este mismo centro educativo.

Comenzó a dedicarse al feminismo de forma reciente, creando, junto a otras mujeres activistas interesadas en educarse y educar a las demás personas sobre este movimiento, el proyecto educativo que lleva por nombre ‘Juntes Podemos’. Este nace en la plataforma digital de Instagram, pero al crecer, comienza a incluir reuniones y eventos organizados para reunirse con sus seguidores y discutir los temas presentados en la página. 

Varios de los enfoques que se tratan dentro de ‘Juntes Podemos’ son los relacionados con el sexo y género, los derechos de la mujer y el lenguaje inclusivo. Se realizan actividades y encuestas, haciendo del proyecto educativo una nueva dinámica innovadora que ha tenido gran alcance y crecimiento en el último año.

¿Cómo nace la idea de 'Juntes Podemos'?

Nace del reencuentro con una amiga en varios eventos sobre liderazgo femenino en el que decidimos encontrarnos y crear un proyecto en torno a la educación. Nosotras desconocíamos del tema y mientras aprendíamos, queríamos también enseñar y propiciar espacios de cambio en Bogotá, cómo los hay en otros países.

¿En qué consiste el proyecto?

Es un proyecto educativo en género, equidad y derechos de la mujer. Principalmente estamos como una plataforma digital en Instagram con más de 10,000 seguidores y también hacemos encuentros y eventos en los que conocemos a la comunidad y podemos profundizar en algunos temas de interés público.

¿Por qué considera que 'Juntes Podemos' es importante para la sociedad actual?

Porque se necesitan más espacios de educación en los que no se impongan opiniones ni formas correctas de pensar, sino presentar el contenido de la forma más objetiva posible, complementando esa información con diferentes recursos sensoriales y presentando distintas opiniones para crear una sociedad informada y culta, para así tomar mejores decisiones que lleven a una transformación positiva, justa y equitativa.

¿A qué audiencia está dirigido este proyecto?

Nos dirigimos básicamente a cualquier persona interesada en conocer las bases relacionadas al género, pero sobretodo a jóvenes adultos que quieran aprender.

¿Quién es el equipo detrás de ‘Juntes Podemos’?

Mi cofundadora se llama Daniela Rojas y es Ingeniera Civil; nuestra asesora principal es María Paula Cote que se encuentra estudiando Medicina; María González que es psicóloga; Daniela Bonilla que está estudiando Derecho; Aty Pinilla que se encuentra estudiando Artes Plásticas y María Paula Zuleta que es psicóloga.

¿Con qué otros grupos relacionados con el feminismo colaboran?

Con cualquier grupo que esté dispuesto a generar una alianza en la que se realicen talleres, conferencias, encuentros o simplemente un voz a voz. Hemos colaborado con ‘Siete Polas’, ‘Degeneradas’, ‘Dos Latinas’, ‘Alma Negra’, ‘Escuela de Kickboxing Rosa Elvira Cely’, ‘Bloom Cup Colombia’, ‘Human Tienda’, ‘Feministas en Construcción’, ‘Católicas por el Derecho a Decidir’, ‘Fundación Niñas sin Miedo’, ‘Fundación CIDEEM’, ‘Fundación Sexo con Ropa’, entre muchas otras más.

 

Si tuviera que darle una definición al feminismo, ¿cómo lo definiría?

La lucha por la equidad de género.

¿En qué se diferencia ‘Juntes Podemos’ de otros grupos activistas feministas?

Nuestra mayor diferencia es que las publicaciones y contenido que presentamos no está basada en nuestra opinión como feministas, sino que es a partir de una investigación rigurosa tratando de ser lo más imparciales posibles. Es muy difícil ser completamente objetivas, pero buscamos publicar los distintos puntos de vista, sustentar todos nuestros datos y complementarlos con la opinión de personas expertas en el tema. Otra característica diferenciadora es el lenguaje inclusivo, principalmente con el uso de la "e".

¿Cuál es el origen del nombre de este proyecto?

Fue súper sencillo. Queríamos algo que reflejara que todas las personas hacían parte de la lucha, que no era solo de las mujeres. Entonces dijimos “juntos”, pero aprendimos que hay personas de género no binario o que no se identifican únicamente en un solo género y nos arriesgamos a ponerle “Juntes”. El “Podemos” está relacionado a todo lo que podemos lograr si estamos ‘unides’, si trabajamos en conjunto y luchamos mano a mano.

‘Juntes Podemos’ ha crecido exponencialmente en poco tiempo ¿cómo han vivido ese crecimiento?

Con mucha alegría. Comenzó como un proyecto por el mismo amor a la educación y claro que esperábamos que creciera para poder llegar a muchas personas, pero no sabíamos que lo lograríamos en tan poco tiempo. Ha sido un camino increíble en el que hemos estado en contacto con personas que nos ayudan a crecer en nuestros feminismos

¿Cuándo decidió identificarse como feminista?

Hace aproximadamente un año y medio, cuando decidí crear ‘Juntes Podemos’.

Cuando no se está dedicando a ‘Juntes’, ¿qué otra cosa le gusta hacer?

Quisiera poder dedicarme a tiempo completo a ‘Juntes Podemos’ y poder llegar a vivir de eso. Por el momento, es mi emprendimiento y es algo en lo que estoy pensando y trabajando casi todo el tiempo. Sin embargo, trabajo como freelance en una agencia para la educación, siendo diseñadora institucional de programas educativos con distintas universidades y organizaciones.

Existe mucha polémica alrededor del uso del lenguaje inclusivo, desde su perspectiva, ¿cómo debería abordarse?

Como siempre, creo que todo cambio permanente comienza por la educación. Es difícil obligar a las personas a adaptarse a un lenguaje inclusivo de repente, pues crecieron con otro tipo de lenguaje. El cambio es de a poco y no me molesta que hoy día sea algo que les incomode a las personas porque las hace pensar. A las personas que les llama la atención y lo tratan con respeto, les motivo a que, si no les gusta la "e," sean inclusivos usando "personas," por ejemplo.

¿De qué forma implementa su profesión en el proyecto de ‘Juntes’?

En todo. Inicie implementando mucho en la forma de investigar, cómo me enseñaron en mi carrera y así se lo he transmitido a mi equipo. También la psicología educativa, desde las herramientas pedagógicas que utilizamos al enseñar, como lo son usar diferentes tipos de estímulos (visual, auditivo, interactivo, kinético) para favorecer el aprendizaje, hasta la forma en la que diseñamos y realizamos los talleres. A su vez, la psicología social también juega un rol en todo lo que hacemos, pues al fin y al cabo nuestro interés es generar un impacto social por medio de la educación.

¿Qué le diría a las personas que creen que el feminismo es solo para mujeres?

La lucha del feminismo no es una lucha para unas cuantas personas. La lucha es de ‘todes’ pues a ‘todes’ nos afecta. Las mujeres solas no vamos a ganar esta pelea sin la ayuda del resto de la población.

¿De qué forma se incluye a los hombres en la lucha?

Una de las tres razones principales por las que los hombres se suicidan más que las mujeres es porque se guardan más la información de sus malestares y no comunican que están mal, básicamente, porque la sociedad les ha "enseñado" a ser machitos. Si esto no les hace entender que la lucha contra el patriarcado es de ‘todes’, entonces no sé qué lo va a hacer.

¿Cuál diría que ha sido el mayor logro de ‘Juntes Podemos’ hasta ahora?

Públicamente, creo que alcanzar los 10.000 seguidores en nuestra plataforma de Instagram. Pero para mí, personalmente, son las personas que nos escriben diciendo que les ha inspirado para salir de una relación de abuso, que han podido denunciar, que han aprendido cosas de las que nunca habían escuchado, que han aprendido a amar más sus cuerpos y que se sienten segures de su sexualidad. Eso lo vale todo.

¿Cuáles han sido las principales dificultades que han enfrentado desde que comenzó el proyecto?

Considero que no hemos presentado dificultades más allá de las críticas ante el lenguaje inclusivo. En dos entrevistas que nos hicieron, una en el YouTube de Karem Suárez y otra que fue en el Podcast de ‘Degeneradas’, la mayoría de los comentarios son dirigidos para lo estúpido que les parece el lenguaje inclusivo. No son capaces de dejar de lado algo que no les gusta, y que no comparten, con respeto, para poder escuchar los problemas de fondo.

¿Cómo vive el feminismo en su día a día?

Una vez uno se pone los lentes morados, no hay vuelta atrás. Veo mi vida pensando y cuestionándome todo. Desde la forma en la que escribo un texto, a como me dirijo a las personas, el tipo de preguntas que hago y cómo las hago, en romper estereotipos y en alzar la voz ante las violencias. No puedo ver una película sin verle el machismo.

De aquí a cinco años, ¿qué visión tiene de ‘Juntes Podemos’?

Tantas cosas. Queremos volvernos una organización que eduque los contenidos que trabajamos en las redes sociales a través de talleres y conferencias en organizaciones, colegios, jardines; tanto nacional como internacional.

¿Qué otros proyectos quiere llevar a cabo?

Siempre estoy activamente creando. Les estaré contando.

 
Drop here!