“El más grande anhelo que tuve desde niño fue ser guerrillero”: Édgar Fontecha

Domingo, 29 Octubre 2017 19:00

El exguerrillero de las Farc se encuentra en la zona veredal Antonio Nariño, en el municipio de Icononzo (Tolima) en el marco del plan de reinserción.

||| ||| |||
786

La zona veredal de paz Antonio Nariño se encuentra ubicada en zona rural del municipio de Icononzo (Tolima). En este lugar, aproximadamente 230 exguerrilleros comparten sus vidas y actividades cotidianas. La zona se divide en cuatro sectores que son: Brisas de Paz, José María Carbonel, para conmemorar el nombre del líder comunero, 27 de mayo, fecha de la primera toma de las Farc y 26 de septiembre, con el fin de rememorar la primera conferencia del Bloque Sur. En cada uno viven de 40 a 45 personas. Este lugar está equipado con cocina y baños, y una habitación por persona la cual tiene cuatro metros de ancho por seis metros de largo.

Édgar Fontecha es uno de los residentes del lugar. Nació en Puerto Toledo, Meta, en la vereda San Pedro, e ingresó a la guerrilla a sus 13 años de edad. Actualmente tiene 25 años y es más conocido como Fabián Gómez, que es el nombre que escogió al momento de entrar a las Farc. El exguerrillero le contó a Plaza Capital la historia de cómo llegó a la guerrilla y su vida en la zona veredal. 

¿Con quién vivía antes de ingresar a las Farc?

Vivía con mi mamá y mi hermana. El ingresar fue mi elección, yo llegué a la guerrilla porque el más grande anhelo que tuve desde niño fue ser guerrillero y por eso llegué a las Farc. Nadie me obligó ni me llevó a las malas, tampoco nadie me indujo.

¿Cuál fue su razón para ingresar a la guerrilla?

Yo nací y me criaron en una zona donde siempre habitó la guerrilla y siempre me gustaron sus ideales.

¿En qué parte de Colombia vivía usted antes de llegar a la zona veredal?

Yo y la gran mayoría de los que vivimos aquí en la zona venimos de los Llanos del Yarí, eso se ubica en el departamento del Meta. En dicho lugar hacían la acumulación de personal con el fin de formar varios frentes para las Farc. Del Yarí nos vinimos para acá, para Icononzo.

¿Al momento de presentarse ante personas que no hacen parte de la Zona Veredal qué nombre prefiere utilizar?

Yo me identifico siempre como Fabián Gómez porque es mi nombre de pila, pero el nombre que me puso mi madre es Édgar Fontecha Hernández. No tengo ningún inconveniente si alguien quiere llamarme Fabián o Edgar, las personas pueden llamarme como quieran.

¿Los nombres de pila son asignados por la guerrilla al momento del ingreso?

Cuando una persona entra a la guerrilla debe cambiarse el nombre por seguridad, por la familia y por cosas personales. El nombre lo escogemos nosotros mismos.

¿Cómo es la acomodación de cada persona en la zona veredal?

En esta zona hay cuatro sectores, en cada uno de ellos hay aproximadamente de 40 a 45 personas. Cada persona tiene una pieza, que tiene cuatro metros de ancho por seis metros de largo.

¿Actualmente las Farc siguen implementando los mismo ideales con los que se creó?

Los ideales son muy claros, desde que se conformó la guerrilla se constituyó con una visión política, esa visión política sigue practicándose, lo único que ha cambiado son las formas de lucha, pero la lucha sigue hasta el triunfo.

¿Hay muchos niños en la Zona Veredal?

No tantos, hay pocos, aunque el ser papá se está poniendo de “moda” en la zona.

¿Qué problemas tienen en la zona?

 El mayor problema es de salubridad, muchos de los niños y algunos adultos se nos están enfermando porque el agua no es potable, también por la malaria y gripa, que hay mucha en la zona. De acuerdo a la gravedad los remiten a Icononzo.

¿Las personas que hacen parte de este lugar tienen algún sistema de salud?

Nosotros tenemos un sistema especial de salud. Sin embargo pienso que es un poco ineficiente porque no nos brindan servicios excelentes. El sistema es especial de palabra, nos aplican la misma política de salud que le aplican a la mayoría de todos los colombianos.

¿Qué pasó con las personas que ejercían la enfermería antes del plan de reinserción?

En este momento ayudan como supervisores en toda la zona, incluso ejercen presión al momento de interponer tutelas y demandas. Sin embargo, no pueden ejercer su trabajo como enfermeros, pues no son estudiados, no tienen un título profesional. En caso de que alguna de estas personas lo ejerza puede meterse en un problema legal.

¿Le gustaría quedarse en la zona veredal Antonio Nariño?

 Hay muchas personas que nos queremos quedar aquí. Me gustaría quedarme primero para conocer el territorio ya que no lo conocía y también por las expectativas de vida que nos están ofreciendo, las cuales son muy buenas.

¿Cree en la paz?

Claro que sí, es una nueva oportunidad para todos. Creo que el proceso de paz es algo cierto, esto ayudará a lograr grandes cambios tanto en la vida de nosotros los excombatientes, como en el país.