Alimento Futuro: así es el 'laboratorio gastronómico' inmersivo que llegó a Bogotá

Viernes, 09 Septiembre 2022 18:52
Escrito por

Se trata de un menú degustación que optimiza el 100 % de los productos que se utilizan, a través de una experiencia gastronómica multisensorial eco amigable.

Curiosos platos en los que no se sabe lo que se consume hasta el final de la experiencia.||| Curiosos platos en los que no se sabe lo que se consume hasta el final de la experiencia.||| Foto cedida por: Chef Sergio Guzmán- “experiencia Alimento Futuro” hotel Click Clack Bogotá|||
212

Un menú degustación que surge a partir de la optimización del cien por ciento de la materia prima de los productos que se consumen y sin generar residuos. Esta es la apuesta de Alimento Futuro, una de las más recientes experiencias gastronómicas multisensoriales y eco amigables con el planeta que llegó a Bogotá.

Lleva cerca de cuatro meses abierto al público y por ahora solo está disponible en el hotel Click Clack. Por medio de nueve platos distintos, este menú genera una experiencia multisensorial en la que el comensal aprende a optimizar responsable y conscientemente los alimentos que consume, sin generar desechos y potencializando los mismos en la preparación de sus platos.

El chef Sergio Martínez, encargado de ejecutar actualmente Alimento Futuro, le contó a Plaza Capital que inicialmente la idea surgió porque su creador, el chef Carlos Quijano, se interesó por la búsqueda de un menú que pudiera contener la posibilidad de tener platos sostenibles y amigables con el planeta.

A la evolución de la idea de Alimento Futuro se integró el chef Pablo Naranjo, quien a partir de la experiencia multisensorial buscó enseñar al comensal una alternativa de alimentación saludable y educativa, a partir de una conscientización sobre la situación actual del planeta, que para el restaurante escala de forma futura en recursos alimenticios limitados, como consecuencia del acelerado cambio climático y la sobrepoblación.

“También apoyamos a los microempresarios. Utilizamos productos naturales que se encuentran en regiones de difícil acceso como Leticia o el Chocó. Si bien los proveedores aún no cuentan con un alcance suficiente para poder expandirse por el resto del país y la ciudad, nosotros apoyamos sus productos y trabajamos con ellos”, destaca el chef Martínez, quien agrega que internacionalmente también trabajan con productos que por ahora no están siendo comercializados en el país.

Constantemente, en el descubrimiento de nuevos platos y proteínas, Alimento Futuro enfatiza en la necesidad de buscar alternativas de consumo cada vez más responsables.

Según cuenta el chef Martínez, proteínas como la de res, cerdo o pollo son eliminadas por completo del menú, como forma de generar consciencia sobre el gran impacto medioambiental que estos animales generan en su proceso de producción y cría.

En Alimento Futuro se opta por proteínas vegetales, alimentos orgánicos que adicionalmente sean naturales y no contengan ningún tipo de químico.

Para Martínez, esta es una forma de permitir que el comensal y el restaurante puedan jugar con una idea de alimentación y sabores en la que se emule, por ejemplo, el sabor a una proteína animal cuando en realidad se consume una proteína vegetal. Y así mismo, jugar con los sabores del vegetariano, y cualquier tipo de sabor que genere una sensación distinta en el paladar.

La idea es que los menús de Alimento Futuro estén hechos para todo tipo de personas. Incluso para aquellas que también presentan alguna restricción alimenticia y sientan que se ven impedidos a disfrutar de la experiencia gastronómica completa.

Un laboratorio gastronómico

El chef Martínez concluye que el menú de nueve experiencias, aparte de ofrecer un juego divertido con los sabores, no busca que el comensal simplemente pruebe el plato y se vaya. Lo que se  intenta es que engañe el paladar mientras experimenta- a través de una amplia experiencia multisensorial- una gran gama de sonidos y proyecciones visualmente impactantes junto a aromas y diversidad de texturas, como si se encontrara en un laboratorio, pero gastronómico.

Con la posibilidad de reservar 72 horas antes, en plan exclusivo para adultos, la experiencia gastronómica tiene un valor de $ 400.000 aproximadamente. Su duración estimada es de cuatro horas, a partir de las 6:30 de la tarde. Para disfrutarla, el comensal debe llegar al restaurante del hotel Click Clack de Bogotá, ubicado en la Carrera 11 # 93-77. 

48 horas antes a la experiencia se solicita llenar un formulario con las restricciones alimenticias que el comensal presenta, así el chef tiene la posibilidad de preparar el menú de la experiencia con antelación, teniendo en cuenta las novedades del comensal en su dieta.

La ocupación máxima es de ocho personas y la experiencia se realiza en un espacio aislado y adecuado para potencializar los nueve pasos del menú sin distractores. De hecho, no se permite grabar ni tomar fotos.

Con esta apuesta, Alimento Futuro llega a la ciudad para abrirse paso en la alta cocina, junto a una experiencia gastronómica multisensorial envolvente y entretenida, ofreciendo una nueva forma de preparar y consumir saludablemente los alimentos de manera consciente.