Cayó ‘Frozen’, el terror de los estudiantes universitarios del Centro de Bogotá

Jueves, 12 Abril 2018 15:46

El joven es señalado de ejecutar más de 700 robos utilizando una estrategia basada en la confianza y la intimidación.

Policía Metropolitana de Bogotá||| Policía Metropolitana de Bogotá||| |||
1447

Las modalidades de hurto que usan los delincuentes no son pocas. Pareciera que día a día se “idean” estrategias para hacer más rápido y efectivo el delito, sin dejar huellas y atemorizando a la víctima para que prefiera no presentar ningún tipo de denuncia ante las autoridades.  

Según las autoridades, el robo es de los principales problemas en la capital de la República. El aumento de “zonas rojas”, es decir donde el riesgo de ser víctima de un delito, a lo largo y ancho de la ciudad, y la inoperancia del sistema penal para tratar estos dan paso a un coctel en el que los principales perjudicados son los capitalinos.

En Bogotá, se tienen ubicadas diferentes bandas dedicadas al hurto, pero hay una que resalta entre las demás para los jóvenes universitarios. Se trata de tres hombres que recorren algunos puntos de la ciudad para delinquir, entre estos, el sector del Parque La Colina y la Zona T –en el norte de Bogotá- así como en el barrio Las Aguas en la localidad de La Candelaria.

Su metodología de robo se caracteriza por lo curiosa que es: Los asaltantes inician a una charla amena con sus potenciales víctimas, se ganan su confianza mediante entrega de información, bromas y protección, para luego atemorizarlas y quitarles todo. Cuando la persona pone resistencia lo amenazan con arma blanca.  

El modus operandi de ‘Frozen’

Estudiantes de la Universidad de los Andes y de la Universidad del Rosario que han sido víctimas del sujeto conocido con el alias de ‘Frozen’ relatan que este joven, que no mide más de 1,60m, se acerca a la persona que va a robar. Se muestra amable e inicia una conversación de manera agradable, amena y convincente de lo que dice.

En varias ocasiones explica que él trabaja junto con la policía, que tienen contactos en el sector o que es el “dealer” de la zona. Además de esto –explican- este personaje promete hasta un tipo de protección por si en algún momento está siendo víctima de algún abuso.

De esta manera, se va ganando poco a poco la confianza de la persona a la que le habla. Actos seguido hace que saque su teléfono celular con la intención de guardar su número telefónico o que lo desbloquee, momento en el cual ‘Frozen’ se vuelve intimidante, saca un revolver y roba a su víctima.

Con esta mala suerte corrió Felipe, un estudiante de la Universidad de los Andes, y varios amigos suyos. Ellos fueron víctimas de este ladrón en la concurrida Zona T, en el norte de Bogotá. “Él se nos acercó a vender marihuana y un montón de pendejadas”, tratando, de esta manera de entablar una charla con ellos, pero es ignorado, enseguida inicia con una serie de reclamos sin sentido y dirigidos hacia ellos.

Las víctimas de este hurto cuentan lo sucedido en ese momento: “Él se puso a alegar un montón de cosas. Nos empezó a decir que él cuidaba la zona, que él no se merecía que lo trataran así, que no lo ignoraran. Nosotros nos queríamos ir, éramos alrededor de seis personas. Él iba con otra persona y nos dijo que no fuéramos ingratos, nosotros, de forma muy respetuosa le dijimos que nos queríamos ir y el man de una nos sacó un revólver del carriel y nos lo mostró”.

“Nosotros estábamos tranquilos, pero luego nos dijo que sacáramos nuestros celulares y que confiaran en él, que cada uno escribiera su contraseña y les diera el celular. Obviamente nosotros ya sabíamos que nos iba a robar y el man nos dijo que camináramos hacia una zona, hasta la policía nos vio y no dijeron nada. Nos llevó al frente de Hotel Quinto, al frente de un parque que queda ahí y nos dijo que le diéramos los celulares, el dinero que teníamos diciendo, además, que él volvía, pero obviamente sabíamos que él no volvía y de esa manera nos robó”, relató Felipe.

“El tipo cree que es una persona muy amable, que está ayudando a las personas y demás, pero luego se vuelve muy patán, muy cerdo”. Con estas palabras las víctimas hacen referencia al ladrón, cuyo modus operandi ha sido utilizado en infinidad de robos. Uno de sus sitios para delinquir es el sector de Las Aguas.

Fueron tantos los casos que incluso se creó un grupo de Facebook para dar detalles sobre los robos, publicar fotos de los asaltantes y pedirle a las autoridades que actuaran. Después de muchos meses, el pasado miércoles 11 de abril la policía lo capturó después de que ejecutara un hurto en el centro de Bogotá. 

La Fiscalía General le imputó el delito de hurto agravado y un juez de control de garantías lo envió a la cárcel para proteger a la comunidad. En un video grabado tras su captura, ‘Frozen’ pide que lo perdonen por sus actos delincuenciales e incluso da consejos a los estudiantes para que no sean víctimas de los delincuentes.

”Qué pena con ustedes muchachos por lo que sucedió, para que anden más pendientes, no confíen tanto en la gente, si una persona desconocida se les acerca no confíen, avísenle a cualquier autoridad y háganse en lugar seguro. Les pido disculpas’’, aseguró Cubillos.

OTROS ARTICULOS DEL AUTOR