La ilustración se toma Bogotá

Lunes, 31 Marzo 2014 08:48

Hay manifestaciones de ilustración tanto de particulares como de grupos que intentan una organización del campo.

Sebastián Elvino muestra los productos de Shuz Shuz||| Sebastián Elvino muestra los productos de Shuz Shuz||| Fotografía de María Angélica Arias Naranjo|||
378

En los últimos cinco años Bogotá ha sido escenario de un creciente interés por la ilustración. Ya sea en tiendas que venden productos de la vida diaria, en la moda o en el arte, la ilustración se hace presente en los diseños que se vienen empleando en los objetos u observando en muchos de los dibujos y pinturas que comienzan a ocupar las galerías de la ciudad.

La ilustración en el mundo del diseño se refiere a las figuras o estampados que se dibujan o imprimen sobre un objeto, tela u otro material, con el fin de adornarlo y darle una condición de ser único. Para Sebastián Elvino, cofundador de la tienda de diseño Shuz Shuz, es una forma o grafismo que le da el carácter estético a un objeto que tiene una funcionalidad. Nathalie Bayona, diseñadora de modas, afirma que en la ropa la ilustración es el componente único que marca el estilo del diseñador, y añade que pueden ser esbozos o patrones.

La importancia que ha cobrado la ilustración a través de los estampados es grande, puesto que los diseños en los objetos y prendas son los que atraen a los usuarios. Los estampados “hacen que la prenda sea algo único y que la gente la quiera tener porque sabe que no va a encontrar nada igual”, dice Bayona. Según la diseñadora, los estampados más populares son los abstractos, de animales, de figuras geométricas y los tribales. Son, en todo caso, culturales, tanto en el sentido étnico como en el de elementos icónicos que forman parte de la vida urbana y la cultura popular.

Elvino también utiliza los referentes culturales en las ilustraciones de los objetos que crea. Tienen que ver con la naturaleza y lo retro, y además con figuras que se asocien con figuras, música y cine que a él y a David Quintero, cofundador de la tienda Shuz Shuz, les gustan: "objetos que enmarcan ese espíritu". Además expresa que es el hecho de estar elaborados a mano y tener diseños únicos lo que hace que los productos que ellos crean sean especiales. Esa es una tendencia que aparece en varias tiendas de Bogotá, que se inclinan por la producción manual en vez de fabricación en masa y dan gran importancia al diseño como muestra de unicidad.

Ese tipo de tiendas viene cobrando fuerza desde hace unos años, y no son simplemente locales aislados. Hay cierta interacción entre ellas: algunos profesionales interesados en el diseño independiente y nacional han creado espacios especiales. Este es el caso de Ueppa, una tienda creada en el 2010 que organiza cada cierto tiempo (no es regular) una feria o mercadillo de diseño, donde hay un espacio para los proyectos locales, originales y hechos a mano. La próxima edición es el domingo 30 de marzo, y se presentarán 14 expositores, entre los que se encuentra Shuz Shuz.

Pero la ilustración no solamente se aplica en el diseño. Tiene un espacio en el campo del arte, donde se entiende como una obra cuyo fin no es solo estético, sino que tienen un gran componente de la comunicación visual. Es esta forma de ilustración que se impulsa desde lugares como CasaTinta, espacio inaugurado por José Rosero y Diana Arias en septiembre del 2012 pero que viene funcionando y haciendo gestión desde el 2010.

Arias afirma que en la ilustración, a diferencia de las artes plásticas, "la relación que se construye entre obra y público es más cercana. Eso tiene que ver en parte con la naturaleza del mensaje, en la ilustración hay más familiaridad que la que existe con la lectura del arte como tradicionalmente lo conocemos pues las posibilidades de reproducción crean vías menos angostas para llegar al público en general".

CasaTinta se creó con el objetivo de brindar un espacio de visibilización de la ilustración en todas sus formas, desde lo editorial hasta el diseño en objetos. Todo a través de talleres, exposiciones y conferencias. Según Arias, en Bogotá hacía falta un espacio dedicado a promover la ilustración, porque las galerías, museos y lugares culturales se enfocaban mucho en las artes plásticas.

El medio más visible por el que lo logran es el Congreso de Ilustración, que se lleva a cabo todos los años en la Feria del Libro de Bogotá. Nació en el 2011 a partir de una exhibición que CasaTinta, cuando aún no era un espacio físico, había organizado en la Feria del Libro del año anterior: una muestra del trabajo de 50 ilustradores colombianos. Ha tenido tres ediciones hasta ahora, en las que se ha traído a ilustradores como Santiago Caruso (Argentina), Yuko Shimizu (Japón), Santiago Solís (México), Paloma Valdivia (Chile), Isidro Ferrer (España), Gabriel Pacheco (México) y Luis Scafati (Argentina). Este año participarán en la Feria del Libro (29 de abril al 12 de mayo), entre el 8 y 10 de mayo.

Para Arias, establecer conexiones con organizaciones similares y con otros ilustradores ha sido parte del éxito del Congreso, "para el desarrollo de una programación cada vez más amplia e interesante, que llegue no solo a personas relacionadas con el campo sino también al público en general".