'Guadalupe años sin cuenta' busca impactar mediante el 'artivismo'

Jueves, 21 Febrero 2019 08:56

El clásico del teatro colombiano, que se presentará hasta el dos de marzo en el Teatro La Candelaria, trasciende el simple entretenimiento para crear un impacto social en la audiencia.

Lavanderas y la opresión femenina||| Lavanderas y la opresión femenina||| Sebastián Muñoz|||
601

"A nosotros no nos interesa el entretenimiento. Nos interesa más el arte. El arte como transformador de la percepción que los espectadores tienen de la realidad", cuenta Patricia Ariza, poeta, dramaturga y directora de la obra 'Guadalupe años sin cuenta' que se presenta por estos días en el teatro La Calendaria en el centro de Bogotá.

De esta manera surge el término "artivismo" resulta de la combinación entre las palabras arte y activismo. Estas son presentaciones que no se limitan a ser contempladas por la audiencia, sino que buscan realizar una transformación social.

Estrenada desde 1975 en el mismo teatro La Candelaria por directores de la talla de Santiago García y Patricia Ariza, la obra relata el conflicto entre liberales y conservadores en el Llano, en donde los más pobres son los más perjudicados. Con música tradicional llanera, comedia y baile, esta obra se consolidó como uno de los clásicos de la dramaturgia colombiana.

La obra ha sido presentada en momentos estratégicos de la historia colombiana desde su estreno hace 44 años. Después que se realizaran 1800 funciones, tuvo un leve receso a finales de los años ochenta. No obstante, hubo un remontaje en 1999, en medio de los diálogos de paz entre el entonces presidente Andrés Pastrana y la guerrilla de las Farc.

"Retomamos la obra porque estábamos convencidos que la paz era posible mediante el diálogo. Con varios de los actores que trabajamos, estamos convencidos que el arte es una nueva forma de generar ese activismo filosófico, psicológico y político que se requiere para generar cambios en las sociedades", afirma Jhon Franklin Hernández, 'Franco', actor de la obra y profesor de la Universidad Externado de Colombia.  

Sin embargo, el artivismo debe enfrentar su propia lucha dadas las polémicas que genera. Guadalupe años sin cuenta fue controversial en la época, pues representa la muerte de Guadalupe Salcedo, el exjefe guerrillero que entregó las armas y se reincorporó a la sociedad. No obstante, según se cuenta en la obra, existe la versión de que el Gobierno aprovechó su estado indefenso y lo asesinó.

El 'artivismo', una iniciativa de tiempo atrás y que sigue vigente

En Colombia han surgido desde hace muchas décadas varios ejemplos de 'artivismo', no solo sobre las tablas. Gracias a Gabriel García Márquez y su obra literaria ‘Cien años de soledad’, la masacre de las Bananeras pudo comenzar a ser visible y sobreponerse a la historia oficial. Por otro lado, el genocidio de más de 50 mil indígenas, que se denuncia en La Vorágine, se hizo público gracias a la pluma de José Eustasio Rivera.

Hablando de la obra teatral, se destaca la investigación previa que se realizó para elaborar el guion. Con ayuda del escritor e investigador Arturo Álape, el grupo de directores de la obra se adentraron en territorio llanero para investigar la historia de Guadalupe Salcedo y las guerrillas del sector. De hecho, la pieza fue ganadora del premio Casa de las Américas, distinción con la que comúnmente se premian obras literarias, debido a la calidad del guion. "Fue un año muy largo. Le preguntamos a todo el mundo; víctimas, testigos, músicos, para poder recrear fielmente la historia", comenta su directora.

Además de la música y baile llaneros, la obra cuenta con otra particularidad: maneja un humor trágico. En vez de ridiculizar e infantilizar la historia, los actores consideran que la comedia es un elemento fundamental para generar reflexión en la audiencia: “Por medio del humor se pueden dar bofetadas muy fuertes. Por eso silenciaron a Jaime Garzón, porque por medio de la comedia el man decía un montón de cosas importantes. Incluso cuando uno está en su grupo de amigos, mediante un chiste uno puede decirle cosas a una persona que, de otra forma, sonarían hirientes”, afirma Patricia Díaz, actriz de la obra desde hace 20 años.

Pese a que Guadalupe,años sin cuenta se gestó hace más de 40 años es fiel reflejo de la sociedad colombiana actual, ya que, pese a los esfuerzos de los artistas por generar conciencia de que siempre será mejor el diálogo que el conflicto y que la memoria es clave para no repetir la misma historia; el panorama colombiano sigue siendo hostil y violento. No obstante, los directores y el Teatro la Candelaria siguen impasibles en su labor de visibilizar los relatos que, en muchas ocasiones, se han ocultado por la historia oficial.

VIDEOS

Elenco de la obra entrenando Grupo teatral Tramaluna