Primera batalla de Dancehall en Bogotá

Miércoles, 14 Septiembre 2016 16:32

Plaza Capital entrevistó a la bailarina profesional Jenny Restrepo, quien será la jurado de la primera batalla de Dancehall en Bogotá, este domingo 18 de septiembre.

Jenny Restrepo será la jurado de la primera batalla de Dancehall en Bogotá|||| Jenny Restrepo será la jurado de la primera batalla de Dancehall en Bogotá|||| Foto: Izzel Peligrosos||||
726

Este domingo se realizará en Bogotá la primera batalla del género musical Dancehall, “StepxStep Dancehall Battle”. El evento tendrá lugar en la academia de danza SoulBeat durante las horas de la tarde y Jenny Restrepo, bailarina de Dancehall internacional, será jurado.

Bailarines de toda Colombia están a la expectativa de compartir su talento en la pista de baile, concursar, ganar premios y dar a conocer un poco más acerca del Dancehall. Aunque en Medellín ya se han realizado tres competencias de este género musical, esta es la primera que se va a llevar a cabo en la capital del país.

Jenny Restrepo, bailarina profesional, ha participado en las tres batallas que se han llevado a cabo en Medellín, donde ganó dos y fue jurado en la otra. Plaza Capital habló con ella para conocer un poco acerca de su experiencia como bailarina, sus expectativas del evento y las características que debe tener cada participante.

¿Qué es el Dancehall y cómo llega a Colombia?

JR: El Dancehall no es solo un tipo de baile o un estilo de música, es también la expresión artística que compone parte de la historia de Jamaica. Esta cultura llegó a Colombia alrededor de hace 10 años. En un inicio, fue transmitida de Panamá a ciudades costeras como Cartagena y Santa Marta, pero posteriormente se expandió a ciudades ubicadas al interior del país, como Bogotá.

¿Cómo fue su primer acercamiento con el Dancehall?

JR: En el año 2008 conocí el Dancehall en una academia llamada “Urban Flow”, que desde siempre se ha caracterizado por su propósito de emprender un proyecto de Danza Urbana en Medellín. En esos momentos, yo me sentía más inclinada hacia el lado del Hip Hop, pero cuando tomé la primera clase de Dancehall me comencé a interesar más por ese tipo de baile.

Tiempo después me fui a vivir a Estados Unidos y seguí investigando por mi parte lo que podía ver en internet sobre este género dancístico, pero en esa época fue muy difícil encontrar información. En ocasiones, lo poco que se encontraba no era realmente Dancehall.

Después de haber conocido un poco más del Dancehall ¿Qué la motivo a ser bailarina de este tipo de música?

JR: Que encontré un mundo gigante alrededor de esta cultura, que me enamora cada vez más. Siento que el Dancehall me “arropó” y me dejo ahí, pues me ha dado felicidad y veo que por medio de este he podido ayudar a eliminar de la vida de algunas personas problemas de salud, autoestima o depresión. También me motivó mucho la parte de enseñar, inspirar, generar sentimientos en las personas y transformar pensamientos. Como vi que el Dancehall estaba dando esos resultados, sentí que de cierta forma este me eligió a mí y yo me quise quedar con él.

¿A través de qué mecanismos ha construido y fortalecido su conocimiento sobre el Dancehall?

JR: Por un lado he tenido la oportunidad de tomar clases con bailarines profesionales de Dancehall de todas partes del mundo, en especial de Europa. Por otro lado, en enero de este año realicé el viaje de mi vida a Jamaica con mi grupo las Mulahttaz. Allá aprendimos de bailarines jamaiquinos y estuvimos muy inmersas en su cultura. Identificamos la forma como se visten, cómo funcionan las fiestas, cómo coquetean los “manes”, cuáles son las dinámicas en la sociedad y eso nos ayudó mucho a entender al Dancehall desde sus orígenes.

Llevo cuatro años bailando este género musical y los dos últimos he participado con mi Crew en concursos como “el Jamming Festival”, “El Primavera fest”, y “el Concierto de Damian Marley”, en Medellín.

Con respecto a su participación en concursos ¿cómo concibe la experiencia de haber competido en las primeras dos batallas de Dancehall en Colombia?

JR: Mi primera competencia de Dancehall fue el 4 de abril del año 2014 y aunque fui la ganadora, considero que para esa batalla yo sabía un 2% de lo que ahora sé. La segunda vez que participé sentí que sabía más de esa cultura y eso se vio reflejado en mi danza. Como bailarina, he visto que el progreso en estos cuatro años ha sido impresionante.

Ahora desde el papel de jurado ¿qué aspectos va a tener en cuenta al momento de evaluar a los concursantes de StepxStep Dancehall Battle?

JR: Voy a calificar el oído del bailar, pues el Dancehall tiene muchas canciones que mencionan artistas o pasos. Así el participante no conozca la canción, sí se ha “empapado” de la cultura, entonces va a saber qué movimiento debe hacer. También tendré en cuenta que el participante baile en la época correcta de la música que esté sonando. El Dancehall tiene tres épocas musicales y a veces los bailarines hacen pasos de la nueva escuela, dentro de una canción de los 60’s, y eso no puede ser así. Por último, voy a evaluar lo que me transmita el bailarín. Usualmente hay participantes muy “tesos”, pero sí no me comunican nada eso va a incidir en su calificación final.

¿Cuáles son sus expectativas como jurado de la competencia?

JR: Como jurado pretendo aportarle conocimiento a cada concursante y que la gente se entere de quién soy yo y qué hago. También veo esta competencia como una oportunidad para representar a mi grupo las Mulahttaz, dejarle un mensaje a la gente, compartir y transmitir la mejor energía.

¿Qué mensaje le quiere decir a las personas para motivarlas a concursar este domingo?

JR: Que todos los días se aprende algo nuevo y cada experiencia aporta para la vida y la carrera. Esta competencia es un espacio para conocer personas que comparten la misma pasión, donde la danza se convierte en el medio de inspiración y transformación.

Dancehall Stepxstep es una competencia que les exige a los bailarines capacidad de improvisación y conocimiento de los pasos de Dancehall. Para las personas interesadas en competir la inscripción será de $10.000 y de $2.000 para la entrada de los espectadores. El ganador de las batallas se llevará una suma de dinero, que se definirá según los ingresos de las boletas de la competencia.  Mientras que el segundo y tercer puesto obtendrán accesorios de Dk worshop, un taller de diseño de modas y patrocinador del evento.