"A la gente le choca que una mujer tenga la voz": La Rubia Inmoral

Jueves, 23 Mayo 2019 23:55

Ana María Cáceres es la joven detrás del arroba 'La Rubia Inmoral', una chica rebelde, con una forma bien particular de decir lo que piensa y permitir que otras alcen su voz.

Ana María Cáceres, más conocida como 'La Rubia Inmoral'||| Ana María Cáceres, más conocida como 'La Rubia Inmoral'||| Instagram @LaRubiaInmoral|||
413

Ana María Cáceres es la chica detrás del personaje de Instagram @LaRubiaInmoral, una feminista, humanista y amante del reggaetón. Estudió literatura en la Universidad de Navarra en España y en la actualidad se dedica a hacer un cuestionamiento continuo por redes sociales acerca de las estructuras sociales en términos de género, por medio de experiencias personales y una forma bien particular de difundir información.

Plaza Capital habló con ella para que contara acerca de sus inicios en el feminismo, los retos que vive en redes sociales al ceder el micrófono a las demás mujeres, la próxima publicación de su libro y su amor por el reggaetón.                                                                                                        

¿Quién es La Rubia Inmoral?

Es un personaje que yo creé hace 5 años y que al principio solo era eso, una cuenta de Instagram que yo tenía en la que podía expresar muchas cosas que yo era, porque aún no había conciliado conmigo y estaba en esa búsqueda de quién era Ana María.

De un año para acá me di cuenta que ese personaje es lo que yo soy y que describe a una chica que intenta ser fiel a sí misma y que no permite que los demás impongan sobre su vida, su cuerpo y sus acciones. Esta no es una cuenta súper editada, pues es un ser humano el que está detrás de la pantalla y, que además, muestra todas las facetas de su vida y como todo ser humano, también pasa y atraviesa diferentes procesos de los cuales se cuestiona y saca conclusión de ellos.

¿De dónde viene ese interés en los temas feministas?

Ocurrió cuando empecé a cuestionarme por mi sexualidad y cómo la sexualidad de las mujeres y hombres eran tan diferentes desde el colegio. Una va notando las desigualdades en, por ejempló, por qué ellos podían representarse socialmente con algo que en mi estaba mal visto, porque me “quitaba valor”. Entonces, lo mío comenzó con algo más estético y cuando una comienza a mirar la estructura por completo se da cuenta de que nos atraviesa desde nuestro cuerpo, hasta nuestros trabajos y familia. Pero, cuando miro a mi alrededor veo a mujeres racializadas, empobrecidas y que la vida las atraviesa de una forma diferente, entiendo mucho más la lucha del feminismo.

Es una amante del reggaetón, pero es feminista y hay muchas canciones que degradan a las mujeres ¿Cómo funciona esta dualidad?

Evidentemente el reggaetón no alaba a la mujer de ninguna forma, aunque la industria se ha abierto mucho más para que las mujeres participen y digan también “guarradas”, con lo cual no tengo problema. Pero yo siento que con el reggaetón pasa algo muy claro y es que a las personas no les gusta, no porque sea machista, sino porque es de clase baja. Entonces, a la gente le escandaliza eso sobre todo porque tú necesitas legitimar con gustos y acciones lo que también tienes en la cabeza. Así que, volvemos a que no es un problema estético, sino uno estructural, la industria es patriarcal y sexualizada. Hay que cuestionar la industria, porque si fuera así no podríamos consumir ni literatura, ni arte de ningún tipo.

 Tiene una forma peculiar de comunicar la información, como las “cartas”, las experiencias personales, fotos de usted misma dando un mensaje y las ilustraciones ¿de dónde surge esta idea?

Siempre he estado inmersa en el mundo de las letras y lo “intelectualoide” y en ese mundo no les interesa poner las cosas en “cristiano”. Entonces, yo opto por que al transmitir el mensaje en Instagram sea tal cual, sin adornar las cosas ni ponerlas en un sentido rimbombante. Esto permite que me acerque mucho más a la gente en los temas que muy pocas personas tocan y que les da pena porque son tabú. Además, a la gente le choca que una mujer tenga la voz y que diga cosas que una mujer no debería decir.

 ¿Por qué optar por incentivar una concientización feminista por estos medios?

Yo no creo tener una misión como tal, yo hablo de feminismo, arte y de otros temas en general, pero no creo que sea una bandera de una sola causa y la gente a veces lo percibe así y piensa que quiero tomar la vocería de algo y yo no soy la indicada para eso. Porque siento que hay que darle el micrófono a otras personas desde las plataformas que uno tiene. Pero ¿por qué desde Instagram? Porque me di cuenta que yo tengo una facilidad para incomodar a todo el mundo gigante. Así que, esta es una aplicación que facilita que se tomen la vocería.

 ¿Cuál es el mayor reto a nivel de difusión de la información?

El mayor reto es que la gente a mi no me reconozca solamente como la única que sabe algo, porque partimos que yo estoy en un proceso de deconstrucción y aprendizaje, esta no es una cuenta académica y yo me estoy mostrando como un ser humano. Quiero brindar una cuenta donde yo pueda ceder eso a otras personas y el público que yo tenga pueda cederle a otras e interprete realidades desde otro ángulo.

Lleva una concientización por medio de experiencias personales mayoritariamente ¿cómo lleva los comentarios y demás opiniones?

Yo a lo largo de la vida siempre le ha caído muy fuertemente a la gente para bien o para mal, entones yo con las críticas y opiniones estoy muy acostumbrada en sí.

Ha mencionado que en octubre de este año publicará su primer libro ¿qué encontraremos en él?

El libro que voy a publicar en octubre es una novela de ficción, pero yo creo que todas se van a poder reconocer en el libro. Tiene pedazos que son de narración, un tono un poco sarcástico y algunas partes donde se pueden reír con lo que digo. Además, hay partes que son duras y que tienden a ligar mucho con algo personal y creo que les va a encantar y lo van a odiar, así como todo lo mío (risas). Los hombres probablemente lo odien con todas las fuerzas de su alma y para las mujeres va a ser algo catártico y liberador, así como ha sido también escribirlo.