Periodistas independientes piden a sus colegas confiar en sus historias

Lunes, 05 Noviembre 2018 20:44

Gideon Long, Julia Symmes Cobb, Cady Voge, Erika Pineros y Dylan Baddour debatieron sobre el desafío de ser periodista independiente en un país diferente al propio.

Freelancers compartiendo sus experiencias profesionales en la Universidad del Rosario. Foto de: Karen Sánchez||| Freelancers compartiendo sus experiencias profesionales en la Universidad del Rosario. Foto de: Karen Sánchez||| |||
90

El martes 30 de octubre la Universidad del Rosario acogió a una variedad de periodistas internacionales para que compartieran las experiencias que les ha dejado el periodismo en sus vidas. Los periodistas estuvieron en las aulas rosaristas discutiendo las apuestas del periodismo actual, el mercado mediático y dando recomendaciones útiles para freelancers (periodistas independientes). Así mismo, sugirieron cómo proponerle historias a un editor, qué contar cuando se escribe y cómo hacerlo. Con la venia del profesor Steven Grattam, cada uno mostró una pieza de sus trabajos a la audiencia presente.

Vender la historia

Julia Symmes Cobb, una corresponsal para Reuters en Bogotá, mostró su reportería e investigación sobre la identificación del cuerpo de un joven colombiano desaparecido durante el conflicto armado, usando tecnología de identificación genética. A Julia le tomó nueve meses desarrollar esta historia, que hizo junto a los forenses de la Fiscalía y a la familia del difunto que estaban identificando. Así fue cómo construyó una historia que fue publicada en febrero de este año por Reuters.

Sin embargo, vender la historia a sus editores no fue fácil, debía hacerles entender que la historia tenía una importancia en el lugar en el que ella se encontraba. Ese es un reto que todos los demás periodistas también enfrentaron: contar la historia con un contexto que importase internacionalmente.

Lo anterior le sucedió también a Cady Vogue, una periodista multimedia independiente que cubrió el paso de inmigrantes mexicanos hasta los Estados Unidos de América. Cady se unió a la caravana y vivió la misma experiencia que los inmigrantes. La describió como un momento gratificante en su carrera. En mayo de este año BBC News publicó su vídeo, el cual ya cuenta con más de mil vistas. Para Cady lo más importante era contar una historia que importara, porque su audiencia era norteamericana, alejada de la realidad mexicana. Cady debía convencer a sus editores de que compraran su historia, por esa razón a ella le tocó ‘pensar por fuera de la caja’ para lograr este objetivo. Cady debió salir de su zona de confort y entender el contexto que estaban viviendo lo inmigrantes para que su historia se hiciese comprensible a los ojos norteamericanos.

Por otro lado, Julia Symmes recomendó que al enviar las propuestas se debe ser concreto y directo, no dar rodeos. En estos escritos es bueno decir quién es el periodista, en qué ha estado trabajando, por qué su tema es interesante para la audiencia internacional y agregar con quiénes ha tenido oportunidad de hablar. Esto familiariza al editor con la historia y logra ubicarlo rápidamente. Así mismo, Gideon Long enfatizó que al enviar la propuesta se debe ser corto y recordar que al editor no le importa cuánto ames tu historia, sino la venta de la historia al mercado.

Contar la historia desde otros ángulos

No obstante, la experiencia de Gideon Long, un corresponsal para el Financial Times, que cubrió el rescate de 33 mineros en Chile, fue diferente. Gideon estuvo cubriendo el derrumbe de la mina de San José, en 2010, que dejó atrapados a 33 mineros a 720 metros de profundidad, durante 69 días. Gideon debía reportar un desastre que no tenía avances al pasar los días de las jornadas de rescate, es ahí cuando se da cuenta que no puede contar lo mismo sobre este suceso. El periodista independiente explica que había que cambiar los ángulos para relatar las historias porque ‘‘no se puede contar la misma cosa todos los días’’.

Por otra parte, Dylan Baddour, un periodista independiente que publica para medios como Vice y The Guardian, afirmó que el periodista debía encontrar el ángulo humano para sus historias. Dylan mostró a la audiencia su trabajo sobre la llegada de venezolanos a territorios colombianos. Esta fue su primera experiencia como periodista independiente en Colombia, sin el apoyo ni la seguridad de que algún medio fuese a comprar su historia.

Para Dylan, era importante mostrar a Colombia desde otro ángulo, uno que no fuese drogas o violencia porque esto era lo que ya se sabía. Sin embargo, para él, este discurso, además de ser el más conocido, es el más vendido y aceptado por los editores. Es por esta razón que su crónica, publicada en enero de este año, se enfocó en la marcha de cientos de venezolanos hacia Colombia. Dylan aseguró que se debe encontrar una historia corta que logre representar a toda la situación de la cual se esté escribiendo. Por esta razón, Dylan comienza su artículo, publicado en Vice, con una anécdota y un personaje especifico. A su vez, recomienda que los periodistas identifiquen a su personaje lead para cuando comiencen a escribir.

Confíar en lo que se escribe

Así mismo, Erika Pineros, una periodista y fotógrafa de origen colombiano y actual reportera en Cambodia, plantea que los periodistas deben confiar en su intuición, en lo que escriben. Erika le contó al auditorio su experiencia cubriendo el conflicto en su país de nacimiento después de estar por fuera de él durante un tiempo.

Erika realizó un reportaje sobre la violencia sexual hacia las mujeres en el contexto del conflicto armado en Colombia. Para ella, esta historia tenía diferentes ángulos, los cuales, aseguró, son necesarios para la construcción de un texto periodístico. Sin embargo, su reto era hacerle entender a sus editores que lo escrito tenía una importancia trascendental en la historia colombiana misma.

Otros consejos para los colegas periodistas

Para Gideon, la práctica periodística sufre de algo que titula como passive journalism, es decir, periodismo pasivo. Esto sucede cuando se deja enfriar una historia, es decir, cuando el periodista no ve más allá de lo que es fácil encontrar. Gideon aconseja que los periodistas deben encontrar lo que la gente no quiere decir, es ahí donde está la historia. Sin embargo, esto depende del contexto, por ejemplo, cuando una víctima del conflicto armado no quiera hablar, es respetable, ya que está en todo su derecho. De esta manera se evitarían revictimizaciones.

Para Erika Pineros, es importante no rendirse ante los rechazos. Es por eso que recomendó que en el proceso del pitching, es decir, cuando se envían las propuestas a los editores, se debe hacer de forma muy concisa y correcta. Pineros aseguró que a pesar de que uno pueda ser ignorado se debe seguir insistiendo.

Así mismo, Cady Voge compartió esta idea y afirmó que usualmente nadie responde al primer correo, por eso lo mejor es enviar un segundo. Ella afirmó que es importante captar la atención del editor en la primera línea.

Erika aconsejó utilizar la aplicación BananaTag o Trick, las cuales rastrean el camino de los correos, con estas se puede saber si se debe o no volver a enviar el mensaje para que sea leído. Por último, todos los periodistas coincidieron en que el trabajo periodístico no podría ser completado sin varios elementos cruciales: la ayuda de las personas o de lo periodistas locales y la organización que el mismo periodista haga de su trabajo.