Así fue la gran marcha estudiantil del pasado 10 de octubre en Bogotá

Miércoles, 10 Octubre 2018 19:44

La jornada se llevó a cabo de manera simultánea en las principales ciudades del país.

Foto por: David Gómez|Foto por: David Gómez|Foto por: David Gómez|Foto por: Alejandra Cetina|Foto por: David Gómez|Foto por: David Gómez|Foto por: Juliana Torres|Foto por: Juliana Torres|Foto por: Juliana Torres|Foto por: Alejandra Cetina|Foto por: Alejandra Cetina|Foto por: Alejandra Cetina|Foto por: Alejandra Cetina|Foto por: Camilo Cuellar|Foto por: Camilo Cuellar|Foto por: Camilo Cuellar|Foto por: Camilo Cuellar|Foto por: Camilo Cuellar||| Foto por: David Gómez|Foto por: David Gómez|Foto por: David Gómez|Foto por: Alejandra Cetina|Foto por: David Gómez|Foto por: David Gómez|Foto por: Juliana Torres|Foto por: Juliana Torres|Foto por: Juliana Torres|Foto por: Alejandra Cetina|Foto por: Alejandra Cetina|Foto por: Alejandra Cetina|Foto por: Alejandra Cetina|Foto por: Camilo Cuellar|Foto por: Camilo Cuellar|Foto por: Camilo Cuellar|Foto por: Camilo Cuellar|Foto por: Camilo Cuellar||| ||||||||||||||||||||
509

Se estima que cerca de 30.000 personas entre estudiantes, profesores, funcionarios y directivos de diferentes centros de educación superior marcharon el pasado 10 de octubre por las calles de Bogotá en defensa de la educación pública. Los puntos de encuentro donde se esperaba mayor afluencia de gente eran la Universidad Nacional de Colombia y la Universidad Pedagógica Nacional. Además, se esperaba participación masiva de las instituciones privadas, que se encontrarían en el Centro de la ciudad para luego unirse a la gran “marcha por la U”.

La movilización además contó con la participación y apoyo de la Federación Colombiana de Educadores, FECODE; la Asociación caldense de profesores de la Universidad Nacional, ACPUNAL, y la Asociación Colombiana de Universidades, ASCUN, entre otros.

Dentro de las peticiones que exigen los universitarios está el aumento presupuestal para las universidades públicas, el congelamiento del valor de las matrículas, mayor apoyo económico para Colciencias y la disminución de las tasas de interés del ICETEX al 0%. Los profesores y organizadores de la manifestación tomaron la vocería, recalcaron la importancia de que se marchara en paz y de ser claros con lo que se estaba pidiendo.

Las concentraciones comenzaron cerca de las 8:30 am. Los estudiantes terminaban los tapos, comparsas y camisetas que habían preparado para la movilización. Mientras tanto, centenares de policías se alistaban a las afueras de las universidades públicas para dar acompañamiento durante todo el recorrido, prestos a posibles disturbios. En los puntos de concentración de las universidades privadas, sin embargo, no hubo acompañamiento policial.

En la Pedagógica, el profesor Adolfo Atehortúa anunciaba el inicio del “ayuno indefinido” con el que se pretendía invitar al gobierno, al Ministerio de Educación y demás actores “a pensar de verdad” en la educación superior pública. “Creemos que no podemos seguir subsistiendo y eliminando cada año que pasa nuestra viabilidad. Necesitamos soluciones estructurales, definitivas y de fondo que le permita tener vida a las instituciones” afirmó Adolfo.

Las marchas empezaron a las 9:30 am con pitos, vuvuzelas y tambores que acompañaron los diferentes recorridos de las universidades: por la avenida carrera 30 marchaban los que se encontraron en la Universidad Nacional; por la Caracas se movilizaron desde la Universidad Pedagógica; en el Centro de la ciudad, la mayoría de universidades privadas, y por la Séptima, la Universidad Javeriana junto con la Universidad Distrital. Las estaciones de Transmilenio por las cuales pasó la movilización fueron cerradas por las autoridades y grupos de estudiantes restringieron el paso vehicular.

Las dos manifestaciones principales se fortalecieron conforme se acercaron al Centro, a ellas se les sumaron las mas pequeñas para llegar en conjunto a la Plaza de

Bolívar. “¿Quién es usted? Soy estudiante”, era parte de una de las arengas que gritaban los asistentes en defensa de la educación. Aunque se presentaron algunos casos de vandalismo en contra de Transmilenio y algunas instalaciones de empresas privadas, se resaltó que algunos de los estudiantes limpiaron la pintura de los articulados y estaciones en forma de rechazo a la protesta violenta.

Mientras transcurría la movilización, el Congreso y el gobierno nacional anunció la reasignación de 500.000 millones de pesos para la educación pública del Presupuesto General de la Nación de 2019. Esto generó el rechazo de grupos de estudiantes, directivos y funcionarios de las universidades públicas, pues, según ellos, eso no es un aumento considerable y suficiente. Algunas facultades de diferentes universidades públicas anunciaron que entrarán en paro indefinido. Plaza Capital estará pendiente del desarrollo de estos eventos.

Información adicional

  • Coautor 1: Fotografías de David Gómez, Alejandra Cetina, Camilo Cuellar, Paola López y Juliana Torres