El insólito robo en medio de un velorio en el Chicó

Lunes, 16 Abril 2018 21:29
Escrito por

Pareciera que los ladrones ya no respetan ningún tipo de lugar para cometer sus acciones ilegales. 

Los vecinos del barrio Chicó manifiestan su preocupación por el aumento en la inseguridad. Foto: Graciela Curiel||| Los vecinos del barrio Chicó manifiestan su preocupación por el aumento en la inseguridad. Foto: Graciela Curiel||| |||
964

En el barrio Chicó III de la localidad de Chapinero, en el norte de Bogotá, se está presentado una ola de inseguridad sin antecedentes. En los últimos meses, desde las personas que trabajan en los centros empresariales ubicados en la zona, hasta las que asisten a un velorio para darle el último adiós a un ser querido se han convertido en blanco de los ladrones.

Pese a ser uno de los lugares más exclusivos de la ciudad, los ladrones están al asecho. Actúan de manera rápida y directa, y por el momento parece que las autoridades no pueden hacer nada. Todos los días sus habitantes escuchan en los sitios de encuentro una historia de un robo o de un intento de hurto.  

En la primera semana de febrero, por ejemplo, atracaron a una mujer de la tercera edad mientras asistía a un velorio. La víctima se encontraba en el parque ubicado entre la Funeraria Gaviria y la Iglesia Cristo Rey, en la calle 98 con carrera 18.

Mientras saludaba a los familiares del difunto y daba el más sentido pésame, dos hombres llegaron y en menos de un minuto, después de amenazarla con un arma blanca, le quitaron un anillo de oro. Los testigos quedaron impávidos tanto por la rapidez del robo como por el lugar donde se registró el caso.  

Era la primera vez que pasaba algo así, sin embargo la gente que vive por el lugar saben que no será la última.  “Atracan hasta en bicicletas”, comenta Ana, una de las vendedoras de aguacates que se ubica todos los días frente de Carulla de la calle 98.

“La inseguridad está peor que nunca, y más a la hora de almuerzo. A pesar de ser el momento más concurrido, es cuando hay más peligro. Ahora hay unas señoritas, tres exactamente, bien vestidas que atracan a las personas, es riesgoso hasta tener el celular en la mano”, añadió.

Plazoleta del barrio El Chicó, en el norte de Bogotá. Foto: Graciela Curiel

La preocupación frente a esta problemática también toca a los vigilantes de la zona. “Al parecer los ladrones se visten con ropa elegante para que uno no sospeche. En el caso de la señora del velorio fue así y le robaron un anillo de oro”, comenta Henrry Ortiz, vigilante del edificio Portal del Chicó, que queda al frente de la funeraria Gaviria.

A pesar de los constantes atracos en la zona, la policía no hace presencia. Esto ha llevado que los residentes del barrio intenten hacer justicia por mano propia.

La tercera semana de febrero atracaron a una persona al frente del Carulla. “Cogieron a uno de los ladrones y le dieron una muenda (…) No creo que lo hayan entregado a la policía. Eso últimamente esta grave, hay personas que están a favor y otras en contra de hacer justicia con sus propias manos”, añadió Henry Ortiz.

Las personas que suelen visitar el lugar viven con incertidumbre y miedo constante, no se puede salir a la esquina con el celular en la mano porque hay posibilidades de que les roben. Atracan a las personas almorzando, caminando, comprando en la droguería, hasta cuando están en un velorio.