La inseguridad acecha al barrio Rincón del Chicó

Martes, 21 Mayo 2019 13:39

Este sector solía caracterizarse por la tranquilidad que brindaba a sus habitantes. Sin embargo, con el tiempo esta la reemplazo la zozobra y el miedo que se siente en cada paso por sus calles.

vía principal del barrio Rincón del Chicó. En la que se presentan la mayoría de los atracos, según la ciudadanía, junto a la novena.||| vía principal del barrio Rincón del Chicó. En la que se presentan la mayoría de los atracos, según la ciudadanía, junto a la novena.||| Graciela Curiel|||
234

Siete de la noche, miércoles 6 de marzo, 2019. Los rappis, como de costumbre, entraban a los edificios del barrio Rincón del Chicó. A las 7:45 llega un rappitendero al edificio Guadalupe a entregar la orden de Crepes and Waffles. Después 15 minutos, otro domiciliario aparece para el mismo apartamento y el portero llama a notificar el pedido. En eso escuchan gritos y la tranquilidad de la noche se esfuma.  

Los vecinos del edificio se asomaron rápidamente y se dieron cuenta que había dos bicicletas en la entrada y la puerta del edificio estaba abierta. El ascensor subía hasta detenerse en el séptimo piso, donde abrió sus puertas con dos rappitenderos en él y entre ellos el portero del edificio con una pistola en la cabeza. En milésimas de segundos el guardia de seguridad se le lanza encima a uno de los ladrones y grita “¡cuidado!”. Mientras, el otro jala una cadena a Alberto Fayad, residente del apartamento al que pretendían robarle, y al tiempo le da una puñalada al portero, que estuvo luchando entre la vida y la muerte varias semanas en el hospital.

Este es uno de los muchos casos de inseguridad que comenzaron a suceder todas las semanas en el barrio Rincón del Chicó, en uno de los sitios más exclusivos de la capital. Tras conocer estos hechos, la empresa Rappi expidió un comunicado en el que lamenta lo sucedido y dice que "rechazamos enfáticamente el uso ilegal e inescrupuloso de nuestra marca para actos delictivos”. Así mismo, esta afirmó que se pondrán a "disposición de las autoridades competentes para colabora de forma efectiva con la investigación”.

Sin embargo, los habitantes de este barrio estrato seis, siguen consternados por los hechos que no dejan de pasar y afirman que cada día sus vidas corren más peligro.

Según un estudio revelado por el diario El Espectador, se denunciaron 17.903 robos a personas en Bogotá entre el mes de enero y febrero del presente año, lo que se interpreta como una víctima de hurto cada cinco minutos. Esto, comparado con las cifras del 2018, demuestra un incremento aproximado al 20%. Además, cuatro de cada 10 víctimas de robo son mujeres, siendo el miércoles el día en que más casos se presentan y el horario predilecto para los delincuentes es en la noche.

La Policía metropolitana de Bogotá presentó un listado de los barrios donde más se han presentado robos en el presente año. Chicó Norte se encuentra ubicado en el puesto número ocho, con 124 denuncias. Chicó se encuentra con 118 denuncias, en el puesto número 10. (Cabe destacar que estos barrios se encuentran uno al lado del otro y que son reconocidos por los habitantes como una misma zona).  

Estos datos no son de extrañar, puesto que los habitantes de estas localidades manifiestan sentirse inconformes respecto a la seguridad en el barrio. Denuncian los altos índices de delitos que impactan su vida cotidiana y su tranquilidad, señalando además la falta de fuerza pública. “Vi como le robaron a un señor todas las pertenencias en la calle 100 con 14, al frente de mi edificio”, comenta Luisa Forero, una ama de casa habitante del barrio Rincón del Chicó. “Los Venezolanos que se quedan en el semáforo de la 100 con 15 le quitaron todo”, agregó.

Según cifras entregadas por la Policía casi día y medio es robada una persona en el sector. Los casos van desde atracadores que se hacen pasar por policías hasta motos que les arrancan los teléfonos a los residentes del sector, mientras llegan a sus hogares. “No es por ser xenofóbica, pero la inseguridad ha aumentado con los venezolanos en el sector, los que se colocan en la 100”, comenta Luisa Reales, habitante preocupada. “Mientras tanto, los policías se sientan en la tienda a comer y se quedan durmiendo”.  

Plaza Capital le preguntó a la Policía Nacional datos sobre la inseguridad en el barrio y cómo la están combatiendo, sin embargo, esta información fue negada alegando motivos de orden público. El coronel Elkin Quinchia, comandante de la Estación de Policía de Chapinero, fue entrevistado por el noticiero Redmás noticias sobre cuántos de sus hombres patrullan el lugar. “Dos policías por turno […] ese es el componente de acuerdo con el modelo de vigilancia comunitaria por cuadrante. Hay dos policías del cuadrante y cuatro de apoyo”, explica. Así mismo, Quinchia reconoció que en El Chicó se encuentra operando la banda delincuencial ‘La Sijin’, cuyos miembros se hacen pasar por policías para robar a personas.

Igualmente, para evitar sustos, este coronel les recomienda a los ciudadanos entregar sus documentos únicamente a policías que porten el uniforme, además de alertar sobre cualquier vehículo sospechoso que transite en el lugar. Así mismo, la Secretaría de Seguridad les pidió a los ciudadanos denunciar en la línea 123 o en el CAI más cercano. 

Miguel Silva, profesor de la Universidad Nacional y experto en temas de seguridad le sugiere a los habitantes del sector trabajar con la policía. “Lo primero y lo más urgente que tienen que hacer es trabajar con las autoridades. Trabajar conjuntamente con la Policía Metropolitana para que esta tenga suficiente información que le permita realizar operativos estructurados”.

Del mismo modo, Silva explica que la policía trabaja por medio de operativos que no tienen resultados inmediatos, pero que se espera que sean efectivos. “Pasa que la gente quiere ver muchos policías en la calle persiguiendo delincuentes, pero, la lucha contra el crimen organizado pasa a través de la inteligencia y la inteligencia pasa por obtener información suficiente y adecuada sobre los fenómenos delincuenciales que suceden en la ciudad”.

Sin embargo, los residentes del barrio consideran que no se han tomado las medidas necesarias, pues la inseguridad aumenta cada día más. “No esperamos que agarren a los atracadores enseguida, pero por lo menos que nos ayuden con más policías en el sector”, comenta Juan Aragón, habitante del barrio. Muchas veces hemos propuesto seguridad privada, la ausencia de la fuerza pública influye de manera negativa en la problemática”, señaló.

Cabe aclarar que los perjuicios sobre las personas procedentes de Venezuela radicadas en el sector aumentan cada día. A pesar de eso, para Silva, la inseguridad va más allá de los nuevos habitantes del sector,  “Independientemente del origen de la población, aquí el problema no es tanto de esa población o de alguna otra en específica, sino la existencia de esas organizaciones criminales que le dan sentido a esas actividades ilícitas. Lo cierto es que la inseguridad está acechando tanto a los habitantes del sector en el que ya se escuchan comentarios de mudarse , a pesar de las grandes comodidades que puede brindar este.

Foto: Graciela Curiel. Muchos de los atracos denunciados por los habitantes ocurren cuando estan sacando a sus mascotas a pasear