Juliana Salazar, el abrirse paso en el Periodismo Deportivo siendo mujer

Jueves, 11 Mayo 2017 09:27
Escrito por

Salazar es actualmente periodista del equipo nacional de Deportes de Caracol Radio. Su historia es el claro ejemplo de que los sueños se cumplen, y que la dedicación y el esfuerzo son claves para conseguirlo.

||| ||| Tomada de Instagram @julisalazarmeza|||
4582

Desde muy pequeña, gracias a la influencia de su padre, Juliana Salazar se convirtió en una apasionada de los deportes, y como en el colegio siempre fue la niña que disfrutaba de hablar en público en los eventos y las clases, no le tardó mucho tiempo darse cuenta que lo suyo era el Periodismo Deportivo. Así, a lo largo de una carrera de casi 18 años, ha logrado estar en diferentes instituciones, equipos y eventos, momentos por los que agradece y que siempre describe como “experiencias muy bonitas” en las que se llenó de aprendizaje.

Salazar estudió Comunicación Social y Periodismo en la Universidad de Manizales. Además, realizó una especialización en Gerencia de la Comunicación Organizacional en la Universidad Pontificia Bolivariana en Medellín. Trabajó en varios medios en su ciudad natal, y un par de veces estuvo trabajando en Pereira y Bogotá, pero siempre regresaba. Muy joven fue asistente de prensa del Once Caldas, directora de revistas deportivas y directora de Comunicaciones en algunas instituciones. Fue la Jefe de Prensa de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Puerto Rico y cubrió el Mundial de Fútbol sub 20 de la FIFA que se realizó en Colombia. Finalmente, tras alrededor de 15 años de trayectoria, fue llevada a realizar pruebas en Caracol Radio Manizales, allí se convirtió en la directora de Deportes, y tras 2 años y 4 meses, su trabajo fue escuchado en la sede central de Caracol Radio en Bogotá, donde trabaja desde el 13 de julio en la sección de Deportes, además de participar en programas como El Alargue, el Carrusel Deportivo y el Fenómeno del Fútbol.

Juliana Salazar, desde el inicio de su carrera en 1998, tuvo claro lo difícil que sería hacerse un lugar dentro del Periodismo Deportivo siendo mujer. Sin embargo, nunca consideró siquiera la posibilidad de abandonar sus sueños. Para ella, el estudio y la dedicación han sido los elementos mediante los que ha conseguido demostrar que puede trabajar hombro a hombro con cualquier compañero que se le ponga al lado, con trayectoria o novato, hombre o mujer.

“En la época en la que yo estaba, te estoy hablando del año 1998, era muy difícil abrirse espacio como mujer en esta profesión. Yo pienso que en esa época el machismo era mucho más arraigado, era mucho más visible, mientras que hoy en día pues tú ves en diferentes espacios de televisión, de radio, en prensa, que ya las mujeres tenemos un espacio mucho más ganado”, afirma Salazar, quien empezó a trabajar desde que cursaba segundo semestre de universidad, cuando tenía 18 años. “A mí no me tocó un camino fácil, en mi tierra había muchas personas que estaban en contra de que yo hiciera periodismo y específicamente fútbol, entonces había un machismo muy arraigado y bien difícil. Pero yo creo que cuando uno tiene la convicción y las ganas, y sobre todo la conciencia de lo que quiere ser en la vida pues simplemente lucha por eso. Eso fue lo que yo hice realmente”, afirma.

Su carta de presentación ha sido su trabajo. Para ella, la única y mejor manera de abrirse paso en el medio es con conocimiento y dedicación. “Yo dije bueno, este camino es difícil, el espacio es difícil para la mujer, pero creo que la única forma de demostrarlo es que sé, con conocimiento, estudiando, leyendo, mirando. Incluso yo hice un curso de técnico durante una semana en Medellín, en la Copa América de 2001, no para ser técnico, pero para conocer qué es una táctica, qué es una estrategia, qué es un sistema de juego, por qué entra un volante y sale un delantero, saber cómo cambia el sistema. O sea, muchas cosas que hoy en día agradezco, porque ahora que soy comentarista, me ha servido montones todo esto que aprendí”, dice Salazar.

“Entonces, creo que fue una lucha difícil, hubo días duros en los que a veces uno llegaba a la casa como con ganas de llorar y lloraba, lo hacía; pero creo que había algo interno que siempre me movía por dentro y me decía que yo podía y que todos esos obstáculos simplemente eran pruebas para yo demostrarme a mí misma que podía salir adelante en medio de tanto machismo que había en ese entonces”, dice la periodista, quien además agradece que hoy, en su trabajo actual, toda esa situación ha cambiado. “Hoy en día hay mucho más espacio, pero creo que ese mismo espacio que nos hemos ganado las mujeres tenemos que seguirlo demostrando con estudio, con conocimiento, y demostrando que podemos estar en una mesa de trabajo de par a par con los hombres como hoy me pasa en el Carrusel Deportivo y en Caracol, que afortunadamente nunca me han visto diferente por ser mujer, todo lo contrario, me han acogido como a todos los que están en la misma mesa de trabajo”, cuenta ella.

A pesar de que han aparecido dificultades en su camino y ha tenido que hacer bastantes sacrificios, el Periodismo la apasiona de tal manera que nunca se ha dejado vencer por la adversidad. La impulsa el darse cuenta que tiene las capacidades para llegar a donde sea que se lo proponga, pero además de eso, su principal motivación y el motor de su vida, es su familia. “Mi papá y mi mamá, ellos han hecho un esfuerzo grandísimo a lo largo de la vida por darnos a mis hermanas y a mi lo mejor en cuanto a estudio, en cuanto a valores, a cariño, en cuanto a muchas cosas. Entonces yo siento que el hecho de que ellos me vean crecer, que me vean progresar, que me vean llegar a lo que yo siempre he querido, para ellos es una satisfacción y la mejor recompensa a todo el esfuerzo. El hecho de saber que estoy haciendo lo que más me gusta y lo que más me apasiona, el saber que la lucha y el esfuerzo ha ido recogiendo lo que he sembrado a lo largo de mi vida, es lo que me levanta todos los días para seguir luchando y para seguir consiguiendo más sueños”, dice Salazar.

Siempre aspira a más, y le gustaría algún día tener la oportunidad de hacer televisión, simultáneo a su trabajo en radio. Hoy tiene 36 años, y le da un consejo a quienes, como ella cuando tenía apenas tenía 18, inician su recorrido por esta profesión.

“El mensaje para los periodistas que están iniciando, para los periodistas nacientes, para los periodistas que apenas están comenzando el camino, mi mensaje es que nunca dejen que los sueños se les apaguen, yo creo que los sueños siempre se pueden hacer realidad, y una muestra clara de que eso se puede lograr es mi caso: de haber empezado a labrar un camino que era difícil, que era complicado, pero gracias a la convicción que tenía y que tengo aún de lo que quiero hacer, pues eso me ha permitido abrirme espacio. Siempre hay que sembrar lo mejor para recoger los mejores frutos, así que mi invitación es a que sigan soñando, a que vuelen lo más alto que puedan. Siempre se van a encontrar piedras y obstáculos en el camino, pero es decisión de ustedes si quieren tomar esos obstáculos como piedras o si quieren convertirlos en puentes para llegar al otro lado y seguir luchando. Porque siempre uno encuentra dificultades, pero también encuentra muchas alegrías, y esas alegrías compensan mucho más las tristezas o las dificultades. Y nada, este camino es hermoso, es maravilloso, el Periodismo es la carrera más bonita que puede haber y hoy que la ejerzo con tanta pasión y tanto amor, creo que me doy cuenta que nunca fue descabellado haber pensado en ser periodista deportiva. Les dejo mi historia como ejemplo para que se den cuenta de que los sueños sí se pueden hacer realidad”, finalizó.