Un colegio distrital ocupó el segundo lugar en concurso de la NASA

Jueves, 19 Mayo 2011 06:09
La idea de acercar a los niños y jóvenes de lugares en extrema pobreza como Ciudad Bolívar a propuestas científicas y de conocimiento, logró que el colegio Cundinamarca fuera reconocido a nivel mundial como uno de los mejores observadores del espacio.
Jaime Cabarcas montó en un pasillo del colegio el salón de astronomía para los niños y jóvenes.||| Jaime Cabarcas montó en un pasillo del colegio el salón de astronomía para los niños y jóvenes.||| Stephany Echavarría|||
966

El Club de Astronomía Luna llena, del colegio Cundinamarca, ubicado en Ciudad Bolívar, obtuvo el segundo lugar en el concurso de la NASA “Ceres-S´cool, Students Cloud Obervations on-line 2010”. En este concurso se premian a los 10 clubes de astronomía, entre los 2.500 inscritos a nivel mundial, que reportan las mejores observaciones de nubes.

La propuesta fue liderada por el profesor Jaime Cabarcas quien desarrolla con los niños un trabajo científico determinando la humedad, la presión, la temperatura y los tipos de nubes que se presentan en el día. Los satélites de la NASA, Terra y Aqua giran alrededor de la tierra, mediante las muestras que los niños hacen y luego suben al sistema de la agencia espacial por internet, se logra determinar cuán cercanos estuvieron a los datos reales.El club empezó con 35 estudiantes hace cuatro años, actualmente Jaime tiene a su cargo 225 niños y niñas que están entre preescolar y grado noveno en el colegio Cundinamarca. “El proyecto ha salido con las uñas, al principio medíamos la temperatura con un termómetro para niños y la presión con una botella de plástico que improvisamos”, comenta el profesor Cabarcas.

Gracias al segundo lugar que ocuparon, recibieron por parte de la NASA cartillas didácticas y cada uno de los niños obtuvo un diploma de reconocimiento. Además, los maestros pudieron asistir a cursos de capacitación en el Planetario Distrital. Por otro lado, el colegio distrital Cundinamarca recibió el apoyo de Colciencias, Maloka y la Secretaría de Educación, esta última actualmente avala el proyecto de construir un observatorio dentro de la institución.

Actualmente, los niños asisten a cursos como Mission X, organizado también por la NASA, en el que se entrenan como astronautas y por medio del cual se les incentiva no sólo a la práctica científica sino a que tomen conciencia de la importancia de una sana alimentación y una vida deportiva constante. 

William Gálvis rector del colegio, insiste en que proyectos como éste son fundamentales para que los niños en condiciones de extrema pobreza puedan ver otro mundo lejos de la droga y la delincuencia. “Está comprobado que los niños se vuelven más educados y respetuosos en sus casas, el acercase a nuevas oportunidades de proyectos de vida desde pequeños genera que estos niños, aún en condiciones económicas tan precarias, tengan una ilusión de ser excelentes seres humanos”, afirmó.

Jaime Delgado, es un joven de 14 años que sueña con ser astronauta, con menos de metro y medio de estatura conoce más de asteroides y naves planetarias que cualquier otro. Según el profesor Cabarcas la inferior estatura del muchacho se debe a la desnutrición que éste tiene pues, aunque almuerza en el colegio, muchas veces ésta es la única comida que recibe al día.

Es por esto que el profesor Jaime Cabarcas insiste en brindarles nuevas opciones para motivar a sus estudiantes. Con el apoyo de distintas entidades como, la Secretaría de Cultura, han conocido el desierto de la Tatacoa, la Sierra Nevada de Santa Marta y el Cabo de la Vela. Hoy día, siguen desarrollando proyectos con el aval de Colciencias y se esfuerzan por obtener a, finales de este año, el primer lugar como los mejores observadores de nubes.