Pagar por unas horas de compañía

Miércoles, 02 Abril 2014 04:34

¿Necesita un amigo para pasar un rato? ¿Una pareja que lo acompañe en fechas importantes? ¿Una mascota con la cual pasar algunas horas? Cada vez crece más la oferta de este tipo de servicios. Puede alquilar un amigo en Bogotá en Rentafriend.com o rentalocalfriend.com y escoger su acompañante por edad, gustos, actividades favoritas o identidad sexual.

El precio del alquiler depende del amigo que solicite.||| El precio del alquiler depende del amigo que solicite.||| Foto: Laura Carrero|||
544

Alice Kuntz, de Rio de Janeiro, es la fundadora de Rent a Local Friend. Esta página web busca que los turistas en distintas ciudades del mundo puedan encontrar a un nativo que los acompañe. En Latinoamérica, se presta este servicio en Colombia, Argentina, Uruguay, Brasil y México. Los turistas alquilan a un “amigo local” por cuatro u ocho horas. Cada “amigo local” pone el precio a sus servicios, pero, para hacer la reserva, el cliente debe pagar el 30% de ese precio por adelantado.

Basta con entrar a la página, seleccionar la ciudad y buscar entre los amigos disponibles. En Bogotá, Diana Marcela Luque ofrece sus servicios como “amiga local”. Además de su compañía para el turista que la contrate, también ofrece alquilar una habitación en su casa y el transporte para que el cliente pueda pasear por la ciudad. Otra “amiga local” para alquilar en Bogotá es Yaithza Sánchez, estudiante de periodismo y negocios.

No sólo los turistas pueden alquilar un amigo. En Rent a friend puede alquilar un amigo para cocinar, ir a cine, hacer deporte, ir al parque o hablar por teléfono. Se ofrecen, además, amigos para adultos mayores o personas con alguna discapacidad. Para usar el servicio, se paga una membresía de aproximadamente 45 mil pesos que asegura que al “amigo” no se le descontará ningún porcentaje de su pago.

El precio de la hora de compañía varía dependiendo de la actividad y cada amigo decide cuánto cobra. Después de entrar a la página rentafriend.com, debe seleccionar la ciudad en la que se encuentra y buscar su amigo para alquilar según edad, sexo, gustos, actividades o identidad sexual. Los amigos para alquilar en Bogotá van de 19 a 40 años.

En cuanto a la seguridad, las páginas web dicen poco. En Rent a local friend, por ejemplo, se dice que es un servicio seguro pues se intercambia información con el “amigo local” antes de concretar el encuentro. Además, se habla de un servicio que se lleva a cabo en lugares públicos y de la libertad del cliente de abandonar el plan cuando quiera.

Para ser parte de los “amigos” que prestan sus servicios parece no haber muchas exigencias. En Rent a friend, simplemente se habla de estar dispuesto a ganar dinero por realizar actividades divertidas. En Rent a local friend se exige que el futuro “amigo local” hable inglés con fluidez, conozca muy bien su ciudad, tenga un horario flexible, y se haya graduado de una carrera profesional.

En el campo del amor han surgido estrategias similares. En China se ha vuelto cada vez más famoso el servicio de Novios de alquiler, sobre todo como compañía para la fecha de año nuevo chino. Una hora con este tipo de acompañante, que incluya muestras de cariño como besos y abrazos, puede costar unos 50 yuanes (cerca de 16 mil pesos). Las parejas alquiladas también suelen cobrar por la actividad. Algunos clientes alquilan una pareja para presentar a su familia. Una iniciativa similar surgió en Argentina, donde dos actores decidieron ofrecer su compañía a cambio de dinero en el día de San Valentín.

En Corea del Sur el servicio de alquiler de compañía se ha extendido hasta las mascotas. En la tienda de alquiler de mascotas Domino World, se alquilan perros por semanas, días u horas. Esto es útil para quienes siempre han deseado una mascota, pero no tienen el tiempo para dedicarle los cuidados necesarios todos los días o para mantenerlo en su casa. Alquilar un perro durante una semana cuesta cerca de unos 135 mil pesos. En Colombia, se habla de apadrinar una mascota y llevarla a casa sólo los fines de semana. Así, el cliente paga por los gastos de manutención del perro y disfruta de su compañía únicamente dos días a la semana.