Jóvenes bogotanos se enfrentan por los toros

Martes, 21 Febrero 2012 14:28
Escrito por

La temporada taurina y la decisión del alcalde Gustavo Petro de no patrocinar las corridas de toros en Bogotá, genera debate entre quienes aprueban y los que rechazan este espectáculo.

Batman Roberto Camargo, director de la fundación Pata.||| Batman Roberto Camargo, director de la fundación Pata.||| Foto: tomada de www.batmanroberto.com|||
1226

La temporada taurina en Bogotá no sólo recibe toreros de talla nacional e internacional en la plaza de toros la Santamaría, sino que además abre el espacio para que fundaciones como PATA (Protección Animal contra la Tortura Animal) realicen performances con el firme propósito de pedir que la tauromaquia se acabe.

Este año los aficionados a la tauromaquia y los que se oponen a la mismo se vieron más enfrentados que en otras ocasiones, debido al anuncio que hizo el alcalde de Bogotá Gustavo Petro a medidados de enero -cerca al inició la temporada taurina- , respecto a su intención de no patrocinar las corridas de toros. Petro señaló que no está de acuerdo con los “espectáculos alrededor de la muerte” y habló sobre su idea de que la Santamaría se abra para otras actividades de carácter cultural.

Alejandra Bahamón, de 21 años, hija de un aficionado a esta actividad, y quien desde sus 15 asiste a corridas de toros, señala que estas no se pueden acabar porque “representan una tradición no sólo de los simpatizantes, sino también del país”. Bahamón señaló que “la genética de los toros está diseñada para embestir” y que no tienen otra facultad. También mencionó que acabar con las corridas sería “afirmar que se acaba con una especie”, pues “nadie va a mantener una ganadería de toros de lidia sólo por placer”.

En el bando contrario, Batman Roberto Camargo, joven de 20 años creador de la fundación PATA, manifestó que las corridas de toros deben acabarse porque no se puede hacer de la muerte una diversión y expuso tres argumentos; habló en primer lugar, de que esta es una incongruencia, en la medida en que “les enseñan a los niños que matar está mal, pero les enseñan que la muerte se aplaude”. Como segundo punto, manifestó que el 95 % de la población quiere abolir las corridas, y que por esto, se debe llevar a votación respecto a lo que será el destino de las corridas de toros en Bogotá. Por último, recalcó que esta práctica “sólo es diversión de élite” y que el argumento de que mucha gente pierde su empleo no es valedero, ya que “es posible utilizar la plaza para otros eventos durante todo el año que llegan a generar hasta 10 veces más empleo.”

Finalmente, estos dos jóvenes opinaron respecto al anuncio de Petro sobre la tauromaquia. Alejandra Bahamón señaló que el alcalde “es un hipócrita porque su suegro, al que respeta mucho, es uno de los galleros más reconocidos del país”. Por otra parte, el animalista Camargo señaló: “Petro habló de acabar las corridas de toros, pero habló de promover las incruentas (en donde al toro se le clavan las banderillas pero sobre un velcro que lleva adherido al lomo), esto es preferible, pero también lo rechazamos porque en ninguna de las dos actividades se respetan los derechos del animal”.