"¿Cómo hago para salir del mercado local?" Estos son algunos consejos de las editoriales

Domingo, 22 Abril 2018 09:45

En la Filbo se reunieron editores de las casas Tragaluz, Laguna, Sexto Piso, Rey Naranjo y Turner para debatir sobre la exportación de libros en América Latina y España.

Crédito de la foto: Karina Santos||| Crédito de la foto: Karina Santos||| |||
234

Muchas veces ha pasado que el mercado colombiano de libros no es suficientemente grande para las editoriales. Debido a ello, estas comienzan a mirar otras opciones de mercado y una de las que más les llama la atención es hacer alianzas con otras casas en Latinoamérica, para así expandirse y llegar a más lugares. Este fue el tema tratado en la Filbo 2018, el pasado 20 de abril, por editores de cinco casas diferentes.

Cada una de estas editoriales independientes contó su experiencia al exportar por primer vez libros. Los panelistas coincidieron en algunos aspectos y Plaza Capital recopiló las recomendaciones que dieron cuando se piense en traspasar fronteras.

“No hay que apresurarse”, el mejor momento para exportar hace parte de un plan. Además, comentaron que hay muchos modelos de distribución, por eso cada editorial debe considerar cuál es el más adecuado de acuerdo con lo que se quiere lograr.

También llamaron la atención sobre cuidar las proporciones de distribución y el contenido de los libros, saber qué dicen, porque el libro no se mueve solo ni se vende solo. Es necesario crear una estrategia de comunicación, publicidad y reseñas para la obra, entre otras medidas de visibilización.

Sobre la exportación, mencionaron que es una oportunidad de reimpresión para el libro, y enfatizaron en que los gustos literarios cambian significativamente por país. Los libros de Colombia no son los mismo de España o México, por eso hay que conocer el mercado en el que se va vender.

En ese sentido, para empezar con el tema editorial, como comenta Daniela Gómez, de Tragaluz Editores, es importante “saber quiénes somos, para quiénes somos importantes. Es preferible trabajar con librerías de nuestro tamaño”, con esto se buscaría evitar perdidas cuando llegue el momento de exportar.

Otra de las cosas que resaltaron es que, a pesar de que lo ideal sería que el Estado invirtiera en este tipo de asuntos para que la literatura colombiana se leyera en más partes, es algo que las editoriales no se pueden quedarse esperando. Para lograr la exportación, ellos mismos han tenido que costearse los viajes y crear alianzas con otras editoriales. John Naranjo, de la editorial Rey Naranjo, comentó que  “uno no puede esperar a que alguien le pague un viaje que lo va a favorecer a uno”, en cambio, ante esto hay que ser recursivos.

 

Explore aquí un especial multimedia de todo lo que ofrece la presente versión de la Filbo y no se pierda el cubrimiento especial que hará Plaza Capital durante las próximas dos semanas.