Ingredientes de una comentarista gastronómica: Valeria Vargas Low

Viernes, 20 Mayo 2016 02:50

Son muchas las cuentas de Instagram que publican fotos de comida deliciosa pero no tantas las que critican sus preparaciones. Conozca el caso de una estudiante rosarista dedicada a esta labor.

|||| |||| Foto tomada de @valeriavlow||||
613

Aunque usted no lo crea ‘Foodie’ es una palabra ¿Qué significa? Aficionado a la comida que no cuenta con los estudios necesarios para ser considerado “Gourmet”. Este no es el caso de Valeria Vargas Low, quien estudió gastronomía y gestión de restaurantes en la LaSalle College y trabajó con Antonio Bachour, nombrado en 2011 uno de los diez mejores pasteleros de América. Actualmente, Vargas está cursando segundo semestre de Periodismo y Opinión Pública en la Universidad del Rosario.

Hace seis años, Valeria, creó una cuenta en Instagram donde publica recetas de cocina, críticas a restaurantes y próximamente las curiosidades que tiene un chef en su nevera. El primero que se le va a medir a este reto es Daniel Castaño, chef del restaurante “Gordo” de Bogotá ¿Tendrá comida chatarra o saludable? ¿Estará llena o casi sin nada?

El número de seguidores de su cuenta (@valeriavlow) está próximo a llegar a los 10.000, por lo cual distintas marcas la han llamado para que promocione sus productos,“las invitaciones siempre llegan y los regalos también; a mi me mandan tortas, cervezas, anchetas, quesos para que los pruebe. Si me gustan los publico y si no, no”, afirma la entrevistada.

El arte de la crítica

“Comida básica, cebiche insípido, pescado cocinado en un mar de limón y precios vulgares. Ni el sitio, ni la calidad de la comida los pagan”, expone Vargas en una de sus publicaciones. “Sabes, mi paladar no es un filtro de calidad, pero sí siento que me he preparado mucho, he viajado y comido en diferentes sitios. Pienso que tengo criterio y conozco lo que está pasando detrás del plato”.

Mis críticas — dice — en el caso de que ser negativas, van a ser: el término está pasado de cocción, la salsa cortada, nunca algo como me pareció una basura y ya, porque eso es grosero, no una crítica constructiva ni confiable.

Con R de rico y rápido

La receta que nunca falla es la pasta, es súper versátil, económica y fácil de hacer. Muchos vivimos solos y no tenemos quien nos cocine, comenta Vargas, entonces para llevar a la universidad es clave. Se puede traer desde la preparación tradicional de pasta con atún y mayonesa, hasta jugar con uvas pasas, marañones, un pollo y salsa de yogurt griego. La idea es ser súper creativo siempre, lograr que se vea y sepa rico.

Los sándwiches también son buena opción, son saludables y se pueden preparar con ingredientes ricos sin que sea tan costoso. Un sándwich de queso brie con manzanas verdes y pollo quedaría deli. Eso costaría menos de diez mil pesos y los ingredientes te van a durar para muchos días porque no te vas a acabar todo el pan o todo el queso en una sola preparación.

La receta de todo chef incluye….

Una gran dosis de humildad. Lo primero que debe tener un chef es saber aceptar críticas. Al presentar su plato se convierte en una figura pública y uno puede juzgar las habilidades del cocinero que lo hizo, afirma Vargas.

Y la de un comentarista gastronómico…

Para que una crítica resulte confiable creo que hace falta experiencia y sencillez. Muchos ‘foodies’, en cambio, se están endiosando, se dan estatus de críticos de la nada y están puntuando los restaurantes. Yo sufro mucho con eso porque uno como lector no sabe qué criterios están teniendo en cuenta para dar el puntaje.

Pienso que, gracias a las redes sociales, la palabra ha adquirido mucho poder, pero como tiene lo bueno, también tiene lo malo: Una persona cualquiera puede influenciar a miles y hundir a punta de críticas un sitio. Eso es cuestionable. Uno tiene credenciales para hablar de muy pocas cosas en la vida. Yo los tengo para hablar de gastronomía.

María Dolores Ponce de León