Quiero pagar una misa

Jueves, 28 Mayo 2015 15:45
Escrito por

¿Alguna vez se ha preguntado como las iglesias determinan el precio de las misas? Plaza Capital quiso explorar esta pregunta sin dejar de lado las historias de las personas que compran este servicio.

||| ||| Foto: Felipe Varela Jimenez/PlazaCapital.co|||
6956

Día a día son miles los creyentes que deciden pagar para que un cura les celebre una misa especial por diferentes propósitos como la salud, la fortuna, en honor a un ser que ha partido y hasta la fertilidad, pero con tanta variedad debe haber un sistema definido para que la iglesias determinen sus precios. Ese sistema se representa en el acta de aranceles eclesiásticas que publica la Arquidiócesis anualmente.

El Cardenal es la autoridad máxima de la iglesia católica en Bogotá. Él es el encargado, junto a la asamblea de Obispos de la Provincia Eclesiástica de Bogotá, de hacer el estudio de mercado que determinara cuanto se puede cobrar por cada tipo de misa. Esta es una tarea bastante difícil ya que no hay otros productos semejantes con los cuales compararlos.

Así que tras un extenso estudio la Arquidiócesis de Bogotá publica anualmente el acta de aranceles eclesiásticas que dicta el precio de las diferentes Celebraciones, esto con el fin de “evitar hasta la más pequeña apariencia de negociación o comercio”.

Celebración Precio
Eucaristía un día fijo sin músico $40.000
Eucaristía en día no fijo $22.000
Misa plurintencional La ofrenda es voluntaria
Eucaristía de exequias que incluya la Santa Misa $125.000
Celebración del matrimonio $120.000
Para matrimonios en Capillas no parroquiales debidamente autorizadas por el Vicario Episcopal $300.000 distribuidos de la siguiente manera: $200.000 para la parroquia y $100.000 para el fondo vicarial de Pastoral Vocacional

Del dinero ganado el padre obtiene entre $30.000 y $40.000 pesos para él y el resto es para los gasto de la iglesia. Además un cura puede dictar misas independientes, las cuales suelen ser contratadas en oficinas o por familias, en las cuales el sacerdote se puede quedar con el 100% del pago y ellos mismos poner el precio.

Aunque parezca que un cura se puede enriquecer con los elevados precios de las misas, la verdad es que los gastos que manejan son muy altos. Así nos lo comenta el Padre Álvaro Castaño quien dice que una iglesia tiene que tener mínimo tres empleados: una persona en la parte administrativa, una persona que se encargue del aseo y otra de la manutención técnica el recinto. A cada uno se le tiene que pagar el mínimo más las prestaciones, esto suma alrededor de dos millones de pesos.

Además, mensualmente se debe pagar una cuota a la Vicaria que puede rondar entre los 80.000 y los 120.000 pesos dependiendo el estrato en el que se encuentre la iglesia. Sin contar de cuatro cuotas extraordinarias que puede llegar a los 600.000 pesos y se envían directamente a Roma para la celebración de fiestas especiales como la Semana Santa y las novenas. Y por si fuera poco toda iglesia debe declarar impuestos ante la Dian. Gracias a esto es que ya no aplica el dicho de “tiene más plata que cura con dos parroquias”.

Los precios dados por el acta de aranceles puede cambiar dependiendo el estrato del sector en el cual se encuentre la iglesia y el tipo de publico al que llega. Acá pueden ver un resumen de los diferentes precios según las localidades.

Aunque en el acta de aranceles dicta que “los fieles tienen el deber de ayudar a la Iglesia en sus necesidades, de modo que dispongan de lo necesario para el culto divino, las obras apostólicas y de caridad y el conveniente sustento de los ministros” son los mismos fieles los que sienten que la iglesia los está ayudando a ellos.

Como por ejemplo Rafael Hernández, el cual acaba de pagar 10.000 pesos en la iglesia del señor de los milagros para celebrar una misa en nombre de José Gregorio Hernández, imagen que es confundida con un santo por sus dones sanadores.  Rafael nos comenta que el pagar la misa es solo uno de los pasos que debe hacer para que José Hernández le realice una cirugía espiritual que le cure su colon.

Otra devota es Flor María García, la cual llega a pagar hasta 5 misas en un mismo mes. Ella pide por la salud de sus dos hijos y de sus nietos. “ellos son la luz de mis ojos y ya que no los puedo ayudar mucho por mi edad, les entrego toda mi fe para que tengan salud y fortuna”.

Y así mismo la señora Fanny Cruz hace unos meses pago la misa por el mes que cumplió su esposo de muerto. “me sentí devastada cuando mi Leito se me fue pero la fe es la que me mantiene hoy en pie”.

Para estos devotos los 50.000 pesos son poco para lo que pueden ganar demostrando la fe y devoción que le tienen a sus distintos santos.