Otra mirada al cannabis, una industria en progreso en Colombia

Sábado, 12 Noviembre 2022 08:57
Escrito por

Los usos más comunes de la planta son el recreativo y el medicinal. Sin embargo, posee muchos beneficios y aporta a más industrias como la de cosméticos, construcción, alimentos, papel, plástico y textiles.  

Trabajadores de Flora Growth Corp en cultivo de cannabis|Tienda Stardog Loungewear en C.C Andino||| Trabajadores de Flora Growth Corp en cultivo de cannabis|Tienda Stardog Loungewear en C.C Andino||| Foto de Flora Growth Corp|Foto de Natalia Villamil Ruiz|||
143

El cannabis cuenta con gran variedad de cepas y puede ser cultivado para diferentes propósitos. Países como Estados Unidos y Canadá se encuentran utilizando el cannabis no psicoactivo, también conocido como cáñamo mayoritariamente con cannabidiol (CBD), para realizar diferentes productos que no contaminan y podrían ser el futuro en industrias como el de la moda.  

Según la Fundación CANNA, que se encarga de estudiar e investigar la planta del cannabis y sus principios activos, “el cáñamo industrial se define actualmente como cepas con menos de 0,3% de THC (contenido de canaboides psicoactivos), algunos países fijan el máximo de 0,2%”. Es decir, que su uso no genera alteraciones ni reacciones en el cuerpo como puede producir el cannabis psicoactivo con porcentajes más altos de THC. En el caso del cáñamo, las cantidades bajas de THC que posee facilitan que su tallo, semillas y flores, sean útiles en muchas industrias que no desean un componente sicoactivo en sus productos.  

En Colombia, gracias a la ley 1787 de 2016 y al decreto 613 de 2017, el cannabis puede ser utilizado para usos medicinales y científicos en el territorio. Desde este momento, se abrió el paso a la industria del cannabis y se vienen realizando diferentes regulaciones y decretos que permitan cada vez más su cultivo, producción y comercialización a nivel nacional e internacional.   

Con el decreto 811 del 2021 y la resolución 227 de 2022, no solo se ponen en la mira las capacidades de esta planta como recreativa, curativa y farmacéutica, también se inicia un mercado llamativo en el que se puede elaborar ropa, zapatos, materiales plásticos, cosméticos, entre otros.  

Moda a base de cáñamo 

El interés que despiertan los diferentes usos del cáñamo ha logrado que compañías colombocanadienses como Flora Growth Corp, vean en Colombia un mercado solido por explorar. Camilo Hurtado, director de ventas para la región de Latinoamérica de esta empresa, asegura que “es un mercado que no termina de despegar, pero qué entendemos la magnitud del potencial... aquí hay una oportunidad muy importante.” Tanto así, que Flora Growth, ya cuentan con dos tiendas físicas de ropa en Bogotá a base de cáñamo, conocidas bajo el nombre de Stardog Loungewear.  

Los beneficios de usar tela a base de cáñamo van desde sus componentes termoadaptables e hipoalergénicos hasta su cuidado al medio ambiente. “Para hacer un metro cuadrado de tela con fibra de cáñamo, se requiere 17 veces menos agua que con lo que se hace el mismo metro cuadrado de algodón”, afirma Hurtado. Además, no se necesita la misma cantidad de fertilizantes para los cultivos y se promueve la tendencia del slow fashion, en el que la prenda tiene larga durabilidad y se biodegrada en un año. 

“Lo que se pretende es que aquí haya cultivos de cáñamo lo suficientemente productivos con cepas y semillas estudiadas para que tengan una competitividad importante y puedan ser un sustituto por ejemplo del algodón, del poliéster o una rama más de la oferta textilera” asegura Arcila. De esta manera, tiendas de ropa como Stardog Loungewear, que están innovando en el mercado, podría ampliar sus cultivos y no tendría que importar cierta parte del cáñamo para hacer las prendas. 

Asocolcanna y empresas como Flora Growth Corp, siguen trabajando para conseguir que se permita en su totalidad hacer uso del cáñamo en todas las industrias sin limitaciones, ya que existe un potencial que aún no se ha explotado del todo. Las tierras colombianas poseen el clima y la extensión para que se den cultivos de calidad que se le pueden ofrecer al mundo. Solo falta que los procesos y las licencias se generen cada vez más ágilmente y cumpliendo con la ley, tanto el cannabis medicinal como el cáñamo le aportarían cada vez más a la economía del país. 

ABC DE LA REGULACIÓN DEL CANNABIS  

Entidades y panorama del cannabis 

Actualmente, hay dos entidades que otorgan las licencias para cultivos y transformación de derivados de cannabis en Colombia. La primera es el Ministerio de Justicia y del Derecho, que a través de la Subdirección de control y fiscalización de sustancias estupefacientes, regulan los cultivos. La segunda es el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), la cual autoriza la fabricación de derivados de cannabis. Para Camila Carmona Hoyos, abogada de la línea Biolegal, encargada de prestar asesoría y acompañamiento para promover el crecimiento de la industria del cannabis en Colombia, “hace falta claridad desde la parte técnica. Hoy no se sabe el proceso de sacar un comestible con CBD en el Invima. El proceso de exportación igualmente es lento y difícil. No hay procedimientos estandarizados”, por lo que se espera que adquirir permisos y licencias con estas entidades sea más sencillo y ágil, abriendo las puertas a un mercado que es prometedor. 

Según información del Ministerio de Justicia y del Derecho en Datos abiertos, desde el año 2017 con el decreto 613 se han venido otorgando licencias para los cultivos de cannabis no psicoactivo, en septiembre de ese año se otorgaron 4 licencias y han venido en aumento. En agosto de 2022 se otorgaron 9 licencias para cannabis no psicoactivo, lo que indica que hay un interés por el cáñamo.  

El presidente de la Asociación Colombiana de Cannabis (Asocolcanna) hasta el 3 de octubre del 2022, Rodrigo Arcila asegura que, “en el futuro van a venir una cantidad de productos con cannabis no psicoactivo o cáñamo. En la industria textil, puede ser un sustituto importante del algodón, también hablamos de la posibilidad para el comercio internacional de alimentos y suplementos dietarios”.  Además, agrega que es llamativo el panorama en las exportaciones, donde se espera cerrar el año 2022 en 20 o 25 millones de dólares. 

Teniendo en cuenta proyecciones realizadas por ProColombia, “a 2030, la industria nacional de cannabis habrá generado más de 40.000 empleos en el país y, en un escenario de precios intermedio, alcanzará exportaciones por US$ 1.733 millones (precio por Kg de extracto).” Lo anterior, podría ubicar a la industria del cannabis como el segundo sector no minero-energético con mayor exportación y por lo tanto con un alto nivel de ventas internacionales.