¿Por qué continúa la escasez del papel en Colombia?

Lunes, 05 Septiembre 2022 09:40
Escrito por

A pesar de que varios sectores industriales han venido recuperándose tras la pandemia, la industria de pulpa, papel y cartón se encuentra con dificultades para regular sus precios.

 

Sección de libros nacionales en la librería Lerner.||| Sección de libros nacionales en la librería Lerner.||| @NataliaVillamil|||
211

En Colombia se utiliza el papel para la producción de empaques, papeles suaves, imprenta y escritura. Para nadie es un secreto que, con la llegada de la pandemia, la falta de materias primas a nivel mundial y la crisis de los contenedores, diferentes sectores han tenido problemas. En el caso de la industria del papel, desde el 2021 viene presentando escasez, alza de precios y disminución en ventas, que no se han logrado regular del todo.

Según datos de la cámara de la industria de pulpa, papel y cartón de la Asociación de empresarios de Colombia (ANDI), el subsector de imprenta y escritura representa el 27 % de la industria nacional. Preocupa que el alza de precios en libros, resmas de papel y cuadernos siga en aumento y afecte la situación, no solo del bolsillo de los consumidores, sino también el de los distribuidores y vendedores que ven difícil mantenerse en el mercado.

Uno de los afectados es la Papelería y Cacharrería Darío Mejía, distribuidores y vendedores al por mayor, a quienes les preocupan los precios tan altos. “Antes un cuaderno costaba $ 1.300, ahora está en $ 3.000, lo mismo pasa con el papel regalo y las resmas”, así lo expresa Sara Rojas, vendedora y administradora del lugar. Ellos que llevan más de 50 años ubicados en San Victorino, deben comprar los productos de papel a altos precios y así mismo llevarlos al mercado, donde los clientes piden rebajas porque no pueden comprar la misma cantidad como lo hacían antes.

En una situación similar se encuentran las librerías, las cuales han tenido que subirles el precio a sus libros para obtener ganancias. Hay escasez de ejemplares y llegan más caros que lo acostumbrado. “Una novela promedio podría valer $ 50.000 y digamos este año ya las novelas o libros de un tamaño normal nos están llegando en $ 70.000, entonces es un incremento de un 20 o un 30%”, explica Hernán Jara, vendedor hace más de 30 años de la librería Lerner ubicada en el centro de Bogotá. Adicional, esta librería se ha logrado mantener gracias a que los ingresos son iguales a los del 2019 por el alza de precios, pero el número de ejemplares vendidos es mucho menor y esto perjudica directamente a las editoriales.

Situación de las editoriales

Para las editoriales, la escasez de papel ha demorado los procesos de entrega a sus clientes y ha agotado ciertos tipos de libros compuestos por gran número de páginas, debido a que su impresión requiere de más insumo y es demasiado costosa. “Como se han puesto tan costosos los libros en físico, pues las personas han comprado más e-books" asegura Daniela Ibarra, directora de Marketing de la Editorial ITA. Ellos llevan en el mercado tres años y aunque se podría decir que comenzaron en la pandemia, han logrado sobrellevar las pocas ventas de libros físicos compensándolo con la venta en libros digitales.

De acuerdo con cifras presentadas en el informe de la Cámara Colombiana del libro (CCL), “el libro digital, que en 2018 representaba el 7,3% de la oferta de títulos, pasó a 25,2% en 2021”. Los e-books podrían ser una buena opción para sobrellevar la escasez del papel en Colombia y abrirle las puertas a las editoriales que aún no han entrado en el mundo digital. Sin embargo, el interés de los lectores por consumir libros físicos hoy en día significa estar dispuestos a pagar más por ellos.

Otros sectores se afectan

El subsector de imprenta y escritura no es el único que se ve afectado. De acuerdo con la ANDI, las industrias de los empaques representan el 48% del papel y el cartón, y a pesar de que hace

un mes aproximadamente ya han venido regulando su producción, los precios siguen con un alza que no se resuelve. Michael Von Schiller, Gerente general de la empresa Karton S.A.S, encargada de la producción de tubos de cartón y empaques para sectores textileros, papeleros, plásticos y de alimentación afirma que, "los incrementos pueden estar entre el 40-50%”, lo que les trae inconvenientes a la hora de vender. En este caso, la empresa debe darle prioridad a sus compradores más grandes y fieles, lo que genera que se deje en un segundo lugar a las compañías pequeñas por el desabastecimiento de las materias primas y aumento de la demanda. De esta manera, la empresa pierde clientes y sus elevados costos afectan a otros sectores que hacen uso del papel constantemente.

Se espera que lo que queda del 2022 le permita a la industria papelera crecer y retomar precios accesibles a todos sus compradores y consumidores. Por el momento es incierto el panorama y depende incluso del mercado internacional y de las nuevas decisiones políticas nacionales, el que se estabilice o no este sector.