Salarios emocionales: Colombia es uno de los países con peor satisfacción laboral

Miércoles, 20 Noviembre 2019 12:09

Colombia es uno de los países con peores índices de satisfacción laboral. La mayoría de empresas y sus respectivos trabajadores desconocen lo qué es el salario emocional y sus implicaciones en la vida laboral.

||| ||| |||
438

Información adicional

  • Coautor 1: NICOLÁS BERRIO
  • Coautor 2: DANIELA LARRARTE
  • Coautor 3: JENNIFER MEDINA

¿Sabía que si solo le pagan por trabajar le hace falta la mitad de su remuneración? El salario emocional es un término que muchos ciudadanos desconocen, tradicionalmente, se ha entendido como un concepto meramente económico, pero en los últimos años se ha incentivado su uso para entender y reconocer las múltiples formas que existen de retribuir al trabajador.

El salario emocional: la nueva forma de incentivar al trabajador

La idea de trabajar y recibir algo a cambio no es nueva, pero ha evolucionado para transformarse en un área de investigación en donde los factores económicos se analizan desde un segundo plano. El análisis se enfoca en encontrar la importancia que tienen los incentivos que se pueden ofrecer a los trabajadores, que vayan más allá de una remuneración económica, dedicándose en entregarle al empleado otros factores que mejoren su bienestar, ambiente laboral y calidad de vida. Cuando este concepto empieza a asociarse con el panorama laboral en Colombia, suele haber confusiones acerca del uso de la palabra salario para referirse a algo que no es netamente económico. En este caso, se define como otra forma de retribución al trabajo, un acompañamiento necesario a lo que normalmente se conoce como el sueldo. Es el planteamiento de una nueva manera de entender las oportunidades dentro del mundo laboral y el bienestar emocional.

Para Carolina Hernández, encargada del área de bienestar laboral de la revista digital RRHHDigital, dedicada a la actualidad sobre las políticas de implementación de Recursos Humanos en España, las empresas que dejan de lado los factores motivacionales de los empleados, pierden de manera proporcional la productividad colectiva de las empresas. El informe del World Economic Forum concluye que las empresas con programas de bienestar recuperan, el 150% de la inversión. Es decir que, por cada mil pesos invertidos en bienestar laboral, se recuperan 1.500 pesos.

 Entre los medios de retribución más mencionados por las empresas se encuentran oportunidades accesibles de crecimiento dentro de las compañías, desarrollo profesional y personal, buen ambiente laboral e incentivos como el estudio o planes de financiación para la adquisición de bienes. El salario emocional es un factor importante para la motivación de los trabajadores, Jaime Leal, quien escribió “Salario Emocional, El Futuro de la retribución laboral” concluyó que la motivación salarial tiene un tiempo de satisfacción menos prolongada que la satisfacción personal, y que es un factor que las empresas deberían estudiar para mejorar el ambiente laboral y potencializar a sus empleados de manera que sean vistos como personas con necesidades de fondo.

El panorama laboral y de productividad en Colombia

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) Colombia es uno de los países con los peores índices de calidad de vida familiar y laboral con una calificación del 0.9 de 10, siendo el 10 la mejor calificación. En Colombia las personas trabajan un 16% más que el promedio de los países que se encuentran en el OCDE, además, solo le dedican 12 horas a la semana al ocio y el cuidado personal. En Colombia es necesario encontrar un equilibrio entre lo laboral y lo personal ya que este no solo aumenta la productividad en las empresas, sino que mejora la calidad de vida de los trabajadores.

 

Según un informe que publicó este año la consultora Plurum el 80% de los trabajadores colombianos están insatisfechos. Además, que el 25% de las personas indica su trabajo como la mayor fuente de estrés. Este mismo estudio indica que el 30% de las empresas en Colombia tienen problemas para encontrar estrategias con el fin de comprometer a sus empleados. Es así como la estrategia más importante dentro de las empresas para mejorar la productividad laboral se ha vuelto el aumento salarial un 90% de incidencia. Pero los salarios emocionales no sólo implican un beneficio para los empleados sino también para las mismas empresas. Según el Informe Mensual de Mercado Laboral: Salario Emocional “los empleadores que han adoptado prácticas de trabajo flexible mencionan una serie de beneficios económicos como la reducción del ausentismo y la rotación de los trabajadores, así como mejoras en su capacidad para atraer y retener a los empleados, que en última instancia se traducen en una mayor productividad”.

De este modo, muchas empresas en Colombia se rigen bajo la resolución 0312 de 2019 que mide los Estándares Mínimos del Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo. “El bienestar de los trabajadores se mide a través de los indicadores de gestión establecidos en la Resolución 0312/2019 en donde se explica la importancia del ausentismo por enfermedad o accidentalidad. Entonces entre menos tengamos ausentismo por estas causas o por cualquiera que sea, nos da a entender que mis trabajadores se encuentran en buen estado físico, mental, y emocional para trabajar sin complicaciones”, dice Linda Menjure, la encargada del área de recursos humanos de la empresa Presisos S.A.S., empresa encargada en consultoría de sistemas integrados de gestión de seguridad y salud en el trabajo.

Estrategias empresariales para el beneficio de los empleados y el desarrollo productivo

 Hoy en día, el objetivo de las empresas es adaptar nuevos métodos que se ajusten más a lo que espera obtener de un trabajo además de un salario económico. Un ejemplo de esta nueva metodología en Colombia es el Banco Davivienda, el cual tiene como propósito superior el que sus empleados puedan vivir una vida con integridad y así mantener la productividad de la empresa.

Sin embargo, la productividad de una empresa no necesariamente va ligada a la implementación de los salarios emocionales, pues eso depende de muchos otros factores. Del mismo modo, no necesariamente dar un incentivo específico a los empleados de una empresa va a funcionar al aplicarla en otro lugar de la misma manera. Así lo afirma Luis Hernando Gutiérrez, profesor titular de la Universidad del Rosario y con un doctorado en economía de la Universidad de Florida “los incentivos o salarios emocionales  pueden mejorar la productividad de una empresa, pero esta también depende de muchos otros factores como el tipo de industria y las condiciones de la misma, porque hay que tener en cuenta que no todas las industrias tienen las mismas condiciones. También, depende del tipo de salario emocional que se le va a ofrecer al empleado y, de la misma manera, del tipo de trabajador al que se le va a dar dicho incentivo en términos de educación y capacitación en su área laboral, por ejemplo”.

Por otro lado, el profesor Luis Hernando Gutiérrez plantea que la productividad puede ser mayor en tanto que el salario emocional se implemente a un mayor número de empleados de una empresa, “a nivel de la capacitación uno pensaría que es más probable que en aquellas industrias donde se logre dar un incentivo diferente al salario monetario y este afecte o beneficie a un número grande de trabajadores entonces la productividad puede aumentar, pero si se le da beneficio a una parte pequeña de la fuerza laboral de una empresa entonces es probable que el aumento en términos de productividad sea muy bajo”.

“Davivienda tiene muchos beneficios para sus trabajadores, como ayudarnos a comprar una vivienda, con la educación de nuestros hijos, auxilio óptico, nos dan uniformes, alimentación y extralegales. El banco nos apoya con nuestro crecimiento personal, de vida, salud física y mental, entorno familiar y laboral.” dice Lilia Almanza, Jefe del departamento de cuadre contable del activo. Un empleado feliz produce mejor, tiene sentido de pertenencia y valora su empresa como un espacio de aprendizaje y crecimiento. Ahora bien, las estrategias que aplican las empresas, dependen en mayoría del perfil de trabajadores por los cuales deben preocuparse. Es decir que las empresas cuyos trabajadores son en su mayoría padres de los 28 años en adelante, tienen que velar por ajustar sus métodos a una población con preocupaciones e intereses laborales específicos.  Por ejemplo, las empresas cuyos trabajadores son jóvenes, en su mayoría estudiantes y sin hijos, deben hacer estrategias que se ajusten las necesidades en intereses profesionales de este tipo de trabajador.

Ejemplo de esto son las estrategias que han hecho que los más de 200 call centers en Bogotá sean exitosos y que algunos se caracterizan por su buen ambiente laboral y alto salario emocional. El reto de estas empresas es mantener a los empleados interesados y buscar una proyección a largo plazo dentro de la empresa, por lo que es partir de su estrategia centrada en un pago además del económico que logran tener una buena reputación e interés para los trabajadores.

Las estrategias que implementan se deben a lo rutinario que en momentos puede llegar a ser el trabajo de servicio al cliente. Algunas de las medidas son, romper con el esquema de horarios y actividades laborales cotidianas, por ejemplo, haciendo pausas deportivas en medio de la jornada para despejar la mente. Días de pijama, disfraces, súper héroes, equipos de fútbol y otras jornadas de esparcimiento que en su mayoría están acompañadas de pasteles, pizza y perros calientes. Esto hace parte de iniciativas que se aplican desde el departamento de recursos humanos, en donde las estrategias se implementan no sólo por el bienestar de los empleados sino también para cumplir con los indicadores de crecimiento de la empresa.

Hector Rozo, líder de equipo en un departamentos de un exitoso Call Center en Bogotá, afirma que el trabajo de servicio al cliente en esa empresa debe aprovecharse pues la empresa le apuesta en primer lugar al bienestar de los empleados. Haciendo énfasis en que no todas las empresas tienen esa visión de la remuneración del trabajo y por eso hay que aprovecharla. Rozo afirma que muchas de las estrategias se discuten junto al equipo de recursos humanos dependiendo de los equipos en donde se pondrían en práctica. Se toman en cuenta aspectos como el tipo trabajo, los horarios y el perfil de clientes con los que deben trabajar. Es decir que además de tener claro la importancia del salario emocional, destinan estrategias personalizadas para mejorar el ambiente de algunos equipos y potencializar su crecimiento. 

Para Luis Hernando Gutiérrez los salarios emocionales se han convertido en una de las estrategias más importantes que han venido aplicando las empresas no solo para motivar a los empleados sino para mejorar la productividad en sus empresas. “En términos generales, creo que hoy en día muchos trabajadores están buscando incentivos no monetarios dependiendo de sus necesidades particulares y todo esto a la larga afecta positivamente a la productividad de una empresa porque los trabajadores se ven más motivados. Actualmente, hay estudios que demuestran que unos de los incentivos más importantes y con mayor repercusión en la productividad es el número de horas de trabajo. Por ejemplo, en Australia se realizó un estudio en el cual una empresa hizo un experimento en el que se redujeron las horas de trabajo de 48 a 40 horas por semana sin reducir el salario a los trabajadores y estos aumentaron su productividad. No obstante, esto no quiere decir que al aplicar este mismo incentivo en otra empresa va a dar los mismos resultados, esto depende más del contexto y de la empresa en sí misma”.

“Otros factores que pueden aumentar la productividad es el cambio o renovación tecnológico, un mejor uso de los recursos o factores de la producción como el capital, el trabajo, la energía, el agua, etc. Sin embargo, esto solo funciona en la medida que la empresa busca estrategias para mejorar la capacitación de los trabajadores, es decir, enseñarles técnicas de desempeño mucho más eficientes”, agregó Luis Hernando Gutiérrez. Es tarea entonces para las empresas colombianas adaptarse a las nuevas necesidades de los trabajadores y, para los ciudadanos, es de suma importancia empezar a entender y reconocer los alcances e implicaciones de este nuevo concepto dentro de su vida y bienestar emocional

OTROS ARTICULOS DEL AUTOR