Ley 133 sobre terrenos baldíos podría perjudicar a campesinos colombianos

Lunes, 10 Noviembre 2014 13:58

Más de 100 organizaciones se oponen a la aprobación del proyecto, argumentando que los campesinos no se verán beneficiados y que consolidará la extranjerización de tierras.

||| ||| Fotografía: Catalina Rojas|||
352

La Comisión Quinta de la Cámara de Representantes organizó una audiencia pública, para socializar el proyecto de Ley 133 sobre Terrenos bladiós y zonas de interés de desarrollo rural y económico, ZIDRES. Con el fin de conocer la opinión al respecto de diferentes sectores del país.

El proyecto radicado por el Ministerio del Interior, pretende contemplar las zonas de interés de Desarrollo Rural y Económico para mejorar las condiciones de producción del terreno. Las cuales se encuentran ubicadas en zonas aisladas con altos índices de pobreza, que carecen de infraestructura y resultan inapropiadas para desarrollar unidades de producción familiar.

A la audiencia asistieron diferentes organizaciones que hacen un llamado para que detengan la aprobación de la ley 133. Entre esas se encuentran la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos, la Comisión Colombiana de Juristas, la Dignidad Agropecuaria, la organización internacional Oxfam, entre otras.

Gaspar Narváez, representante de la ANUC, considera que no hay coherencia entre la exposición de motivos y el articulado del proyecto. “De ser aprobada dicha ley, los campesinos no serían beneficiados de las tierras baldías. Pues va en sentido contrario a lo que afirmó el presidente Santos, quien aseguró que iba a impulsar a los campesinos. Por esta razón pedimos a la Comisión quinta que se abstenga de aprobar esta ley”, afirmó Narváez.

Óscar Gutiérrez, representante de la Dignidad Agropecuaria, se muestra inconforme con el proyecto, pues según él, actúa en contra de crear una Nación en paz, si se aprueba la ley se creará una confrontación entre los campesinos. “Este es el peor sistema posible si se quiere entregar democráticamente las tierras a los campesinos, los terrenos de la nación ya tienen destino y los empresarios no necesitan que se les regalen tierras”, declaró Gutiérrez.

Representantes a la cámara, también se opusieron a la aprobación de la ley 133 que consolida el proceso de extranjerización de tierras y la concentración de las mismas. Inti Asprilla, integrante de la comisión quinta y representante a la cámara de Alianza Verde, aseguró: “cuando yo leo el proyecto de ley soy firme en solicitar que se archive la ley. Presenta unas inconsistencias que permitirían la acumulación indebida de empresarios nacionales y extranjeros.”

Para responder a estas afirmaciones, el representante a la cámara del partido conservador y ponente de la norma, Arturo Yepes, aseguró que “la ley la vamos aprobar porque no vamos a seguir igual en este país. Todos asustan cuando aparecen objeciones y entierran los proyectos. No vamos a favorecer la acumulación de tierras.”

Por su parte, Jorge Vélez, supernotariado, quien también se manifiesta a favor del proyecto, declaró que esta ley solo dispondrá de terrenos abandonados, con el fin de enriquecer las tierras. Finalmente, Guillermo Forero, experto en tierras, afirmó que el proyecto está mal escrito y por esa razón hay tanta oposición, “tiene que decir explícitamente que las tierras baldías deben ser adjudicadas a los campesinos.”

Información adicional

  • Coautor 1: Catalina Rojas G.