Doce años después de la masacre de Bojayá

Viernes, 02 Mayo 2014 10:46

Hoy se cumple el aniversario número doce de la masacre que dejó 98 muertos en una zona conocida como Bella Vista, cabecera municipal del municipio de Bojayá en el departamento del Chocó.

Iglesia después de la explosión del cilindro de gas.||| Iglesia después de la explosión del cilindro de gas.||| Imagen tomada de UNperiódico|||
426

Mujer Víctima de la masacre de Bojayá/ Imagen tomada de Cerosetenta Uniandes

Un 2 de mayo como hoy, en medio de los enfrentamientos entre los guerrilleros del Bloque José María Córdoba de las Farc y paramilitares del Bloque Élmer Cárdenas, estalló una pipeta de gas llena de metralla dentro de la parroquia donde se encontraban más de 300 personas. Doce años después, las víctimas recuerdan lo sucedido con las heridas en el alma todavía abiertas.

Los paramilitares se escondieron detrás de la iglesia. Hacia las 11 de la mañana las Farc lanzaron contra ellos el cilindro gas que rompió el techo de la iglesia e impactó contra el altar ocasionando una gran explosión. Ese día murieron 79 personas inmediatamente después de la explosión. Entre ellas, 48 eran menores de edad. Días después de la tragedia murieron otras 13 personas en los enfrentamientos armados que no cesaron. Sorpresivamente, ocho años después, 6 personas, que estuvieron expuestas a los gases de la pipeta del 2 de mayo, murieron de cáncer.

La iglesia quedó destruida y los familiares de las víctimas no tuvieron donde realizar los rituales religiosos para garantizar el eterno descanso. Los guerrilleros sabían de la presencia de civiles al interior de la iglesia pero, aun así, el comandante alias “Vicky” ordenó el bombardeo con las pipetas. Las víctimas reclaman negligencia por parte del Estado porque la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría habían avisado del peligro en el que se encontraba la población por la presencia de grupos armados en la zona.

Roberti Vargas es un dramaturgo nariñense que vive en Bogotá. No es una víctima de Bojayá, pero es un colombiano consciente de la importancia de la memoria para estas personas. Realizó una obra de teatro titulada “Los 5 Misterios de un Genocidio” un año después de la masacre para recordar lo sucedido. “Hay que recordar estos hechos para decirle al Estado y a los colombianos que este tipo de cosas no tienen por que ocurrir”, comentó Vargas.

La obra de teatro se ha presentado varias veces a lo largo de estos doce años y en junio de 2014 van a retomar el montaje. “Tiene una estructura dramática escrita de la forma como se reza un rosario mariano, cinco escenas que narran los hechos”, dijo Vargas. La masacre de Bojayá fue el tema que escogió este nariñense por la dinámica de la masacre donde en medio de los enfrentamientos de ambos grupos armados se encontraba la población civil.

“El 3 de mayo de 2002 escuché en las noticias que la prensa había llegado primero que el Ejército. Esto me impactó y me llevó a pensar en hacer la obra de teatro”, comentó Vargas. Como este colombiano, muchos se han puesto en la tarea de recordar estos hechos a través del arte. Con la colaboración de artistas afro descendientes Vargas logró dar a conocer su obra en muchas zonas del país e incluso a nivel internacional en países como Perú.

Doce años después, Bojayá sigue siendo un municipio hundido en la tristeza. Muchos de sus habitantes huyeron después del trágico 2 de mayo y los que quedaron están a merced de Dios. La presencia estatal en el departamento del Chocó es mínima y no tienen los servicios necesarios para sobrevivir. En el invierno, el río Atrato los castiga aún más arrasando las casas de madera donde no hay electricidad y el alcantarillado está a medio construir.

La memoria es lo único que le queda a los bojayaceños. Cada 2 de mayo en el municipio realizan cantos, recorren las calles y los lugares emblemáticos de la masacre. El olvido implica darse por vencidos en una lucha con una sociedad que se preocupa pero no actúa. Salvo por un informe realizado por el Centro de Memoria Histórica, donde se dice que la reparación no puede ser únicamente de infraestructura, no hay ningún organismo del Estado que haya hecho algún balance acerca de la situación actual de este municipio.