Aumentan los robos a locales comerciales en el barrio JJ Vargas

Martes, 04 Marzo 2014 02:46

Hurtos de productos, engaños al vendedor y atracos, son algunas de las modalidades que utilizan los ladrones para cometer delitos en este barrio de Bogotá.

Locales comerciales del Barrio JJ Vargas.||| Locales comerciales del Barrio JJ Vargas.||| Foto por: Laura Puentes /Plaza Capital|||
635

Los propietarios de los locales comerciales que se encuentran ubicados en el barrio José Joaquín Vargas han denunciado el incremento en el número de robos en ese sector de la ciudad. Son treinta locales los que están bajo la administración del conjunto residencial El Labrador IV que se encuentra a solo cuatro cuadras de la Estación de Policía de Barrios Unidos. Al menos veinte establecimientos han sufrido algún tipo de hurto desde comienzos de 2013.

"La semana pasada me robaron todo el producido de la caja, eran dos hombres con una pistola”, asegura el propietario del supermercado El Labrador. No es la primera vez que han robado ahí, los dueños han tenido que enfrentarse con dos robos similares en menos de dos meses además de las personas que entran y se llevan los productos sin pagar. Esto mismo ha sucedido en el local que vende frutas y verduras Fruver. Los productos están al alcance de las personas que aprovechan cualquier descuido para sacar la fruta sin pagarla.

No solo atracos han sucedido en este sector. Edelberto Vargas, dueño de la peluquería Albeiro y Beto, dijo que la semana pasada un ladrón trató de llevarse la bicicleta de su hijo que se encontraba en la puerta del local. El comerciante alcanzó a reaccionar y una persona se interpuso en el camino del ladrón y lograron detener el robo. Pero Martha Alfonso no corrió con la misma suerte. Ella es propietaria del restaurante Pimienta y Carbón donde entraron dos personas a almorzar y al momento de pagar la engañaron y le robaron ochenta mil pesos. “Me iban a pagar con un billete de cincuenta mil y me hicieron creer que les había dado mal las vueltas. En medio de la confusión se llevaron el billete y las vueltas. Ochenta mil pesos me robaron”, aseguró Martha.

El teniente Alexander Zuluaga encargado del cuadrante número diez asegura que los dueños de los locales comerciales no denuncian los robos por lo que la Policía no tiene cifras de hurtos en ese cuadrante. “El trámite es muy largo y se demora mucho por eso los propietarios no denuncian”, dijo el oficial. El cuadrante número diez va desde la calle 68 hasta la calle 63 y desde la carrera 60 hasta la carrera 68. Zuluaga explicó que la Policía ha realizado campañas de sensibilización para invitar a las personas a que denuncien los robos.

Los propietarios señalarón que no denuncian porque pierden mucho tiempo y dicen que la Policía no hace nada. Según ellos, la policía tarda mucho en identificar a los ladrones y como no tienen cámaras dentro de los locales, no tienen pruebas suficientes para justificar el robo.

Ante las denuncias Jenny Franco, la presidenta del consejo del conjunto residencial El Labrador IV, asegura que la administración puso cuatro cámaras periféricas y dos en forma de domo para vigilar el sector. De esta manera cuando ocurren los robos los propietarios pueden tener acceso a los vídeos y reportar el hurto ante la Policía. “Los vigilantes realizan las respectivas rondas y el conjunto lleva una bitácora en la que ellos firman a la hora que realizan la ronda”, dijo Franco.

Aunque no hay muchas denuncias, los propietarios han solicitado a la Policía mayor presencia por el sector. La presidenta del consejo del conjunto residencial le dijo a Plaza Capital que la próxima semana van a realizar una reunión con los propietarios de los locales y un ingeniero para activar el sistema de botón de pánico.